Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Consecuencias de bajar las tasas universitarias . Golpe negativo a la equidad y la eficiencia

La propuesta del Ministerio de Educación de reducir las tasas universitarias puede mejorar la valoración popular del Gobierno pero, en la práctica, afectará negativamente a la equidad y la eficiencia del sistema. 

Desde hace años, existe un debate en España sobre el coste que deberían asumir las familias para el acceso a la universidad, en el que las recomendaciones de los técnicos, investigadores e instituciones internacionales en favor de subir las tasas universitarias se enfrentan con la fuerza opositora procedente de los usuarios, sindicatos y gestores de las instituciones públicas de educación superior.

Las universidades privadas impulsan la economía

La última decisión al respecto por parte del Ministerio de Educación ha consistido en promover una bajada en los precios de los másteres no habilitantes el pasado mes de abril, decisión que contraviene los principios de equidad y eficiencia que deberían prevalecer en el sistema educativo español. La medida, que será sin duda aplaudida por sus beneficiarios, tendrá consecuencias negativas en varios ámbitos.

Desde el punto de vista de la equidad, debe considerarse que las enseñanzas de posgrado de los centros públicos ya disfrutan de una subvención de entre el 50% y el 60% del coste de prestación de ese servicio, lo cual es ya de por sí claramente excesivo e injusto, si tenemos en cuenta que son los propios estudiantes lo que se beneficiarán de su mayor nivel de empleabilidad en el mercado laboral y de los mayores salarios y mejores condiciones durante toda su vida laboral.

Cuanto mayor sea el coste asumido por los alumnos, mayores son las tasas de éxito en sus estudios, dado que tienden a tomarse más en serio la decisión de los estudios a cursar

Si atendemos a la comparativa internacional, observamos que la “rentabilidad privada”, esto es, el beneficio neto que obtiene la persona que cursa los estudios de las enseñanzas universitarias españolas, se sitúa prácticamente en el mismo nivel que la media de la OCDE: 11% anual en España, frente al 12% en el promedio de la OCDE. Por el contrario, la “rentabilidad pública” o diferencia entre los costes y los ingresos que los estudios universitarios suponen para la Administración, en España es muy inferior al promedio de la OCDE: 6% en España, frente al 10% en el promedio de la OCDE.

Estos indicadores sitúan al sistema universitario español entre los de menor rentabilidad pública de todo el mundo, lo que podría incrementarse fácilmente si el coste asumido por los propios estudiantes fuera mayor.

Y, desde el punto de vista de la equidad en la distribución del gasto público, es un hecho constatado que en España existe un déficit de presencia de alumnos universitarios procedentes de familias de bajo nivel socioeconómico, por lo que un menor gasto público en subvencionar los másteres permitiría canalizar recursos hacia otras políticas sociales o educativas más focalizadas en los colectivos desfavorecidos y con mayor necesidad de asistencia por parte de la Administración.

Mayores costes asumidos, mayor tasa de éxito

Respecto al principio de eficiencia, debemos establecer que cetiris paribus, cuanto mayor sea el coste asumido por los alumnos, mayores son las tasas de éxito en sus estudios, dado que tienden a tomarse más en serio la decisión de los estudios a cursar, evitando matricularse sin la suficiente convicción o información.

¿Son racistas los filósofos clásicos?

En segundo lugar, los alumnos que perciben un servicio cuasi gratuito suelen ser más condescendientes ante faltas en la calidad del servicio recibido, lo que obliga a tratar de controlar la calidad mediante procedimientos indirectos, auditorías, indicadores secundarios, etc. , que distan mucho de ser eficientes.

Desde una comparativa internacional, es esclarecedor el hecho de que el sistema universitario de Estados Unidos, considerado como el mejor del mundo, se financia en un 64% con fondos privados. Y, en el contexto de la Unión Europea, las mejores universidades son las británicas, las cuales también se financian de forma muy superior al resto mediante fondos privados, ya que suponen el 43% del total, frente al 22% de promedio de la Unión Europea.

La bajada de tasas universitarias quizás mejore la valoración del actual Gobierno entre la opinión pública, pero previsiblemente tendrá consecuencias negativas sobre la equidad y la eficiencia del sistema universitario español.

Escrito por

Coordinador del Grupo de investigación Eleduca. Profesor del Departamento de Economía en la USP CEU.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons