Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Gramsci vuelve. La educación es un derecho de los padres, no del Estado

El Gobierno quiere imponer la presencia de un representante del poder municipal en los colegios. El derecho a educar corresponde a los padres, no al Estado. La formación de hombres de porvenir ha de permanecer a cubierto de los delirios ideológicos.

Desde que se empezara a tramitar la futura ley de educación, los políticos centraron sus controversias en lo que no debiera ser controvertido: enseñanza concertada, religión en las aulas, castellano como lengua vehicular, distribución competencial entre Estado y comunidades autónomas o derecho de los padres a la educación de sus hijos. Se tiene la impresión de que cuestiones más prioritarias, como reducir los altos índices de fracaso escolar que presenta nuestro sistema educativo, pasan a un segundo plano.

Para echar más gasolina al fuego de los encendidos debates sobre la misión de la educación, el Gobierno pretende imponer la presencia de un representante del poder municipal en los Consejos escolares públicos y concertados. Pinta lo mismo que un perro en misa. “Ayuntamiento de maestros y escolares con voluntad y entendimiento de aprender los saberes”, así definió el rey sabio Alfonso X a la universidad en Las Siete Partidas. En la escuela, a los anteriores, súmese a los padres de los alumnos, pero ¿por qué un representante del Estado? Resabio de rancio estatalismo que recuerda a la otrora “acción de oro” del Estado en las empresas privatizadas, resistiéndose a la desaparición de sus monopolios. Con el agravante de la presión, cuando no odio, que la ideología siempre inyecta en ámbitos que deben respirar una atmósfera de libertad como es el educativo.

El derecho a educar es patrimonio de la familia

La educación es un derecho. No un servicio público. Sí es un servicio público la obligación del Estado de garantizar la igualdad de todos los ciudadanos en el acceso a la instrucción. Si la primera tarea de un legislador es garantizar las libertades en materia educativa, el primer derecho/deber de la unidad familiar es la educación de sus miembros. El derecho a educar corresponde a la familia, a los padres. No es predicable del Estado. Lo enuncian la Constitución Española de 1978 y la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. También es exigencia de derecho natural. Si las Administraciones públicas adoptaran en materia de enseñanza una posición subsidiaria respecto a la sociedad civil, la educación dejaría de ser campo de batalla ideológica, prolijo capítulo en los programas electorales de los partidos y aciago resorte de control e intervención en manos del poder público, para pasar a ser lo que realmente es: una función social, familiar, nunca estatal. Por ello, la enseñanza es una prioridad de cada una de las familias, de cada uno de los padres.

El adoctrinamiento en Navarra abre la puerta a la degradación de los niños

Un sólido sistema educativo debe estar al margen de visiones partidistas. La formación de hombres de porvenir ha de permanecer a cubierto de los delirios ideológicos con los riesgos que entrañan: adoctrinamiento, contenidos sesgados o manipulación de la realidad, que tan funestos y trágicos perjuicios han causado a la humanidad. Inevitablemente, toda la vida humana es tanto más insegura e incierta cuanto más se la hace depender de los caprichos de la pugna política. Quienes en nombre del progreso propugnan una creciente intervención del Estado en la vida pública están consiguiendo, ciertamente, que nadie tenga la menor sensación de seguridad. Si se destruye dicha sensación, se destruye también la vida del propio individuo y, en mayor grado, la de la familia.

Advirtió el sociólogo Pierre Bourdieu que la escuela no puede ser una reproducción de las creencias de la clase que ostenta el poder, porque entonces se convierte en un foco de filias y de fobias. Y lo que es más grave, se vulnera el derecho de los padres a dar a sus hijos una educación acorde con sus creencias. No se puede prescindir de la familia en la educación de los hijos, sino debe potenciarse el acercamiento de los padres a la vida de los centros. No resulta razonable una escuela regida por la costumbre de separar al individuo de la familia, al contrario, debe concebirse como una cierta prolongación del hogar. En ningún caso ha de ser una institución estatal en donde los niños no son instruidos por representantes de los padres y en la que los padres quieren que sean instruidos, sino por agentes del Estado, verdaderos comisarios políticos que se inmiscuyen en las conciencias de los escolares para enseñarles lo que al Estado interesa, haciendo de ellos ciudadanos manejables y simples trabajadores productivos. Pura vuelta a Gramsci.

Imagen de portada: Primer plano de Antonio Gramsci
Escrito por

Abogado y apasionado de la Educación.

Ultimos comentarios
  • Esto es una certeza.
    La gran pregunta es:
    ? La sociedad civil va a luchar por sus derechos o va a consentir que el cdntroderecha administre el sistema de la izquierda en educacion?.
    Recuerdo que las leyes educativas en España desde 1.982 tienen sello de izquierdas y los colegios tragan lo que sea por unos conciertos infradotados.

  • Ahí está el quid del tema. Es como el juego de la cuerda. Unos van ganándola, palmo a palmo y los otros no la recuperan cuando los contrarios flojean. Deberían aprender del Cholo, que repliega para salir en ventaja, recuperar y ganar. Pero para eso, necesitamos políticos que miren más por nuestros hijos que por su ombligo.

  • Totalmente de acuerdo con ramón y con el MAGNÍFICO artículo de RAÚL MAYORAL. dEBEMOS EMPEZAR CUANTO ANTES A ENVIAR ESCRITOS A TODOS LOS CENTROS CONCERTADOS CATÓLICOS (PUES NO NOS OLVIDEMOS QUE POR LA TIRANÍA DEL CONCIERTO, TODO CUELA, Y ES QUE NO SE PUEDE SERVIR A DOS SEÑORES, PORQUE SE AMARÁ UNO Y SE ABORRECERÁ AL OTRO),RECORDÁNDOLES QUE SI PERMITEN ESOS CONTENIDOS EN HORAS LECTIVAS, ESTÁN VULNERANDO NUESTRO DERECHOS COMO PADRES Y, SOBRE TODO, FALTANDO A LA VERDAD DE SUS IDEARIOS

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons