Diario de análisis, reflexión y valores    

 

La X de la Iglesia Católica en la declaración . Un ejemplo de transparencia y compromiso

La Conferencia Episcopal cumple con su ejercicio anual de transparencia y ha presentado su Memoria de Actividades con la que detalla, euro a euro, la labor de la Iglesia Católica en España y el uso que se da a los beneficios de la X en la declaración.

Un total de 8,5 millones de ciudadanos, considerando las declaraciones conjuntas, han marcado en 2016 la X en su declaración de la renta en favor de la Iglesia Católica. Se trata de una recaudación histórica de 256.661.678 euros. Un récord superior a la recaudación máxima previa a la crisis de 2008 (que superó los 253,4 millones de euros) e incluso superior en un 2,82 por ciento a la recaudación del año pasado.

Fue en el canje de notas el 22 de diciembre de 2006, entre la Nunciatura Apostólica y el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, cuando la Iglesia se comprometió a presentar anualmente una memoria justificativa de las cantidades recibidas del Estado y los contribuyentes, así como de sus aplicaciones y destino. Un acuerdo que tiene su base en el artículo 16.3 de la Constitución que dice que, “los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Siendo la religión católica la mayoritaria y principal desde el surgimiento del reino de Hispania o Spania en el siglo V , no es extraño que, el 3 de enero de 1979, el acuerdo sobre asuntos económicos entre la Santa Sede y el Estado español fijara el compromiso de este de colaborar con el sostenimiento adecuado de la Iglesia, fijando el correspondiente sistema de asignación tributaria.

Hay que decir, no obstante, que el número de declaraciones con asignación a la Iglesia ha disminuido desde 7.347.612 a las 7.112.844, estando el récord de declaraciones en el ejercicio 2010, donde fueron más de 7.454,8 millones.

Quizás esta disminución se haya debido a la aparente menor difusión de su propia labor por parte de la Iglesia; de hecho, extraña incluso que la presentación pública de la Memoria Anual de Actividades 2016 se haya realizado apenas el pasado 19 de junio, casi coincidiendo con el encarte en los principales medios de comunicación y cuando la campaña oficial de la Renta lleva ya dos meses y muchos contribuyentes han realizado ya su declaración. Excepto precisamente quienes tienen derecho a devolución lo que impactaría en una pérdida de potencial recaudatorio.

Por otra parte, en algunos ambientes se habla de actuaciones contradictorias de las propias autoridades eclesiásticas en temas concretos, lo que ha podido motivar tal disminución. Por ejemplo, Sus posiciones ante el 1 de octubre y ante el propio secesionismo entendidas como “tibias” por muchos contribuyentes.  Incluyendo, también,  aquella declaración en la que se pedía “defender los derechos de los diferentes pueblos del Estado. Ello hizo que un significativo número de periodistas señalaran su boicot a la casilla de la X; también algunos bufetes de abogados y gestorías argumentan, como parte de la explicación de la citada disminución, la presencia de secciones de Cáritas en algunas plataformas antidesahucios, en lo que se interpreta un posicionamiento en contra del cumplimiento de la ley. Incluso no gustan ciertos posicionamientos “seguidistas y maximalistas” en favor de una inmigración descontrolada.

Convivencia pacífica, la premisa de una Iglesia “de todos y para todos” ante el desafío catalán

En todo caso, eso no sería excusa para no reconocer el apoyo a las 12.718 entidades religiosas existentes en España, entre hermandades, cofradías, fundaciones, movimientos y otras asociaciones. Además, hay que poner en valor sus 23.019 parroquias atendidas por 18.614 sacerdotes. Hay 812 monasterios, 9.322 monjas de clausura, 53.918 religiosos, 1.247 seminaristas, 105.622 catequistas y 439 diáconos permanentes. Más de 8,3 millones de personas asisten regularmente a misa, y se celebran anualmente más de 9,5 millones de eucaristías. Hay 2.591 centros católicos con 1.484.378 alumnos (7.450 más que en 2015) con 125.887 trabajadores (370 más que el año anterior), y 102.476 personas integrando el personal docente. Solo en centros católicos concertados, hay 2.449 que ahorran al Estado más de 2.550 millones de euros. Y además, 16 universidades con 87.425 alumnos, también en aumento.

En lo que se refiere al patrimonio cultural, el impacto estimado en los bienes de interés cultural y de las fiestas religiosas equivale a más del 3%del PIB de España. Las estimaciones, en fín, realizadas señalan que por cada euro de asignación a través de la X en el IRPF revierte en la sociedad 1,38 euros. Es decir, que la inversión que los ciudadanos asignan a la Iglesia a través de la asignación tributaria repercute en un 138 por ciento en la sociedad.

Imagen de portada: El portavoz de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, durante la presentación de la Memoria de Actividades de la Iglesia Católica | CEE
Tags publicados
Escrito por

Catedrático de Economía Aplicada. Grupo de Investigación MAPFRE-CEU San Pablo. Miembro del Consejo Editorial de El Economista y UNISCI Journal.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons