Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Los tratados de libre comercio en vilo . Trump opta por el proteccionismo y China crece

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca pone en jaque la implantación de tratados de libre comercio, que hace algunos meses parecían una realidad. China puede ser la gran beneficiada. 

Los Estados Unidos se encuentran en una delicada situación financiera que constriñe su capacidad para costear los altos gastos militares destinados a proteger a los países de la ASEAN, Japón y Corea, del ascenso económico y militar de China. El país nipón también tiene graves problemas económicos, lo que igualmente contribuye al debilitamiento de la influencia japonesa y norteamericana en Asia. En suma, Estados Unidos experimenta altísimos déficits comerciales crónicos a escala global, muy particularmente con los países asiáticos, además de altos niveles de endeudamiento externo: China, Japón y los países del Golfo Pérsico se encuentran entre sus principales deudores. Además, la deuda pública norteamericana alcanza ya niveles insospechados, superiores al 105 % del PIB.

El “comercio justo” de Trump resuena entre sus votantes de zonas desindustrializadas en el interior de los Estados Unidos, que han sufrido en propia carne el impacto de los procesos de deslocalización

¿Existe futuro en el espíritu liberalizador del TPP (Trans Pacific Partnership) para reducir las barreras a la exportación norteamericana en Asia-Pacífico? El TPP pretendía crear un área de libre comercio entre EE.UU. y los países del Pacífico, donde la influencia norteamericana es mayor por razones políticas y/o culturales y/o históricas: Japón, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Perú y Chile; con aquellos países asiáticos de la ASEAN, excolonias europeas de la Commonwealth Británica, donde los procesos de deslocalización de empresas industriales occidentales fueron otrora más intensos y que concentran el grueso de la actividad económica en el Sudeste Asiático: Malasia, Singapur y Brunei; así como con Vietnam, encuadrado en la ASEAN como respuesta al ascenso regional de China.

¿Subirán los tipos de interés en 2017?

En suma, el TPP pretendía ser la base de la política para Asia-Pacífico del gobierno Obama, reequilibrando la balanza de pagos americana y aumentando su influencia regional. Sin embargo, el presidente Trump se opone frontalmente al TPP, amenaza con levantar barreras arancelarias para los productos mexicanos o chinos y acabar el muro fronterizo que ya divide parcialmente a EE.UU. y México.

Contra el dumping de la China comunista

¿Tiene sentido, pues, el proteccionismo mercantilista de Trump?

Por una parte, en países como China, el producto basado en el dumping social, medioambiental y la falta de respeto de la propiedad industrial e intelectual, base de la prosperidad de las naciones occidentales, puede significar una competencia injusta para el productor americano. Por otra, existe un cuarto dumping, el político: el autoritarismo en países como China, que impide la libertad de expresión y el control de la corrupción por falta de capacidad administrativa y por diferencias y deficiencias en el sistema legal, ha puesto a muchas empresas occidentales en inferioridad de condiciones frente a las locales en la misma República Popular China.

Las etiquetas de Trump: nacionalismo y proteccionismo

Finalmente, el proceso de desindustrialización de los Estados Unidos y la desigualdad creciente en todas las sociedades desarrolladas amparan posturas más o menos populistas: el “comercio justo” de Trump, lógicamente, resuena entre sus votantes de zonas desindustrializadas en el interior de los EE.UU. (trabajadores blancos varones pobres), que han sufrido en propia carne el impacto de los procesos de deslocalización productiva a países con peores salarios y condiciones laborales, a nivel de los cuatro dumpings. Todo esto en un entorno de desigualdad creciente en el interior de todos los países desarrollados.

Pero, ¿por qué estigmatizar a México, amenazando con mayores aranceles a sus productos y terminar el muro fronterizo que ya divide a ambos países, cuando el balance migratorio es positivo para México? ¿Van a ser los más pobres en América los que van a pagar el textil, los alimentos o pequeños automóviles mexicanos importados a EE.UU. más caros, productos intensivos en mano de obra barata? Los beneficios de comerciar en la ALENA son evidentes para los EE.UU. por las economías de escala y su especialización productiva, de acuerdo a las ventajas competitivas, en procesos productivos orientados a la exportación, intensivos en mano de obra cualificada, tecnología punta y organización de altísimo nivel, como contenidos de cine, televisión e internet, microchips, industrias de la defensa y servicios a la producción, entre otros. Sin embargo, también es verdad que China y México ya empiezan a brillar en sectores punteros como el aeronáutico (México) o los teléfonos inteligentes y trenes de alta velocidad de los que carece EE.UU. (China).

Estados Unidos experimenta altísimos déficits comerciales crónicos a escala global, muy particularmente con los países asiáticos, además de altos niveles de endeudamiento externo

Luces y sombras en un contexto altamente politizado que no tiene en cuenta los límites efectivos de la capacidad de Trump para modelar la política económica norteamericana, que precisa de la colaboración del Congreso y el Senado de los EE.UU. para aprobar nuevas medidas comerciales: tras dos generaciones de procesos liberalizadores, las inercias y los lobbies corporativos pueden limitar sus aspiraciones.

Aquí toma relevancia la postura del premier singapurense, Lee Hsien Loong, quien propone un TPP sin los Estados Unidos: esta solución a medio camino podría facilitar una relación bilateral más armoniosa entre EE.UU. y los demás socios del TPP. Por una parte, podría promover un comercio más “justo”, en la línea de los partidarios de Trump; por otra, aumentar la influencia económica y militar americana en esta parte de Asia como contrapeso a China, basándose en el resto de dragoncitos de Extremo Oriente y Sudeste Asiático, en gran parte controlados por las influyentes minorías chinas económico-financieras en ellos establecidos.

Escrito por

Economista, Doctor en Paz y Seguridad. Investigador del Instituto Universitario Gutiérrez Mellado-UNED. Consultor económico para el sudeste asiático.

Ultimos comentarios
  • Y ¿qué hay de incrementar la tensión para exigir más aporte económico directo a los paises aliados y a la vez relanzar la venta de material de defensa que es de los pocos sectores con balanza positiva en EEUU? Además, esto permitirá relanzar el desarrollo de nuevos productos ahora que Rusia, China, India, irán, etc, se están acercando con los nuevos pakfa, kuznezov y todo lo que van a poner en servicio en breve, con menores costes de adquisición y mantenimiento y en algunos casos con mejoras tácticas y técnicas sobre el equivalente usa. También les permitiría vender productos ACTUALMENTE top a los aliados de segundo nivel, como el f35 a España.
    Un saludo.

  • Estimado sixto,
    gracias por tu amable comentario. si sigues a la secretaria de estado para asuntos de la rp china en tiempos de clinton, susan shirk, encontrarás literatura bastante abundante sobre como las tensiones las crea china desde bastante antes de la entrada a la omc en 2001. las disputas en el mar de china son un producto para consumo interno: la legitimidad del politburó se basa en el crecimieno económico rápido, las demándas de mayor libertad y democracia en china crecen en paralelo a las decenas de miles de pequeños o grandes disturbios en las ciudades chinas, demandando mayor justicia y menos corrupción, pekín utiliza las tensiones en el mar de china como útil propagandístico, con raices en la ocupación japonesa (terrible), en la segunda guerra mundial y las concesiones europeas en territorio chino después de la guerra del opio. para enfadar al público chino, y desvíar la atención sobre los graves problemas que tiene china, periódicamente se apela al nacionalismo anti nipón como útil propagandístico de consumo interno. el autor.

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons