Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Sánchez se disfraza de Robin Hood y apunta a los autónomos para comenzar su saqueo fiscal

El Gobierno de Pedro Sánchez se plantea una subida de las cotizaciones de los autónomos. Este es uno de los nuevos impuestos que pretende aprobar el Ejecutivo en un intento de colgarse la medalla socialista de quien quita al rico para dar al pobre. 

Subidas de impuestos. Este es el programa económico del Gobierno. De momento, porque probablemente habrá más, sobre la banca, las empresas tecnológicas, los carburantes y el empleo, porque eso representa la subida de las cotizaciones de los autónomos. Por lo que empezamos a vislumbrar, la política de la era Pedro Sánchez consiste en resolver los graves desequilibrios apelando al bolsillo de los sufridos contribuyentes, que no son más que las menguadas y vapuleadas clases medias trabajadoras. Disfrazados de Robin Hood, sus ministros nos avanzan, para ir abriendo boca, que quitarán el dinero a los ricos para dárselo a los pobres. Lamentablemente, es solo eso, un trampantojo con buena venta en la televisión que no resolverá los problemas. Su único fin es blanquear un nuevo saqueo fiscal.

https://twitter.com/PSOE/status/1011927653711007744

El exponente más burdo de la farsa que han orquestado es la anunciada subida de las cotizaciones de los autónomos. El proyecto que se baraja, que veremos en qué queda finalmente dada su exigua representación parlamentaria, es reducir a 50 euros el pago mensual a la Seguridad Social de los que facturan menos de 10.000 euros netos al año. Con ello, aliviarán las cargas de aquellos a los que apenas les llega para cubrir sus gastos y, además, aflorará la economía sumergida, puesto que reduce ostensiblemente el coste de oportunidad de permanecer en el mercado negro. No les falta razón. Ahora bien, con esa tarifa exigua difícilmente cuadrarán las cuentas del sistema de pensiones, por muchos que entren en el mercado legal. La respuesta para ese desequilibrio la tiene el Gobierno: ¡que paguen los ricos! Y esos a los que Moncloa llama ricos son los que facturan al año 40.000 euros, 3.300 euros en doce pagas mensuales. Ser rico en España se ha puesto cada vez más fácil. O más difícil, según como se mire.

Con el plan que se ha filtrado a la prensa, los autónomos que facturan entre 10.000 y 40.000 euros pagarían la cuota vigente. Pero los que superen esos 40.000 euros tendrían que cotizar al menos el doble. La vara de medir es la cotización pasada, por incierta que pueda ser la del futuro. El sistema que pretende implantar es similar al que rige para los trabajadores por cuenta ajena. La diferencia es que esos empleados comparten el peso de la cotización con sus empresas, que son las que soportan la parte del león, y, además, reciben a cambio beneficios, como el de percibir su salario durante las bajas por enfermedad, del que no disfrutan los autónomos.

Con las pensiones nos jugamos el mañana . Se necesitan reformas sin ventajismo electoral

Hoy por hoy, entre las opciones que la Seguridad Social ofrece a los autónomos, la gran mayoría elige la cotización mínima, que no llega a los 300 euros al mes, dado que las prestaciones adicionales por pagar una tarifa más alta no acarrean más prestaciones. La única promesa por cotizar más es cobrar una jubilación más alta y, dada la situación del sistema de pensiones, una inversión financiera o un plan privado prometen a priori una rentabilidad mucho más elevada. Les dotan, además, de un mayor grado de libertad a la hora de gestionar sus propios ahorros, cuestión que no es menor en los tiempos que corren. Si la subida de las cotizaciones de los autónomos se produce, tendrán tres opciones: elevar su cotización, con lo que se resentirá el consumo; trabajar y producir menos, con el consiguiente daño para la economía del país; o pasar al menos una parte de su actividad a la economía sumergida, puesto que aumentan los incentivos para hacerlo. En los tres casos, el efecto a largo plazo para las cuentas de la Seguridad Social, en particular, y la economía, en general, será de empobrecimiento.

Política para colgarse medallas

Será problema del que venga después. Posiblemente, el objetivo del Gobierno con esta iniciativa sea apuntarse el tanto político de cerrar la legislatura acabando con el déficit de la Seguridad Social. Será a corto plazo, puesto que, como nos han advertido los organismos internacionales y el propio INE, la pirámide poblacional hace inviable el modelo tal y como está concebido. La medalla se la habrá colgado Sánchez y la exhibirá orgulloso ante los jubilados que exigen que se blinde por ley una subida anual de pensiones ligada al IPC y ante otros tantos que se jubilarán en la próxima década. A costa de perjudicar seriamente la situación financiera de estos autónomos, muchos a la fuerza, que facturan más de 40.000 euros. Es un coste asumible para Ferraz, puesto que los socialistas piensan que estos no son sus votantes. Como si no tuvieran la obligación de gobernar para todos los españoles…

Imagen de portada: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que plantea una subida de las cotizaciones de los autónomos, durante un pleno en el Congreso | congreso.es
Escrito por

Periodista. Actualmente presentadora de 'TRECE al Día' en 13TV. Ha sido también coordinadora de Economía de los Servicios Informativos de Telemadrid. Autora del libro "Gabinete de crisis" y "Ana Botín, nacida para triunfar".

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons