Diario de análisis, reflexión y valores    

 

PSOE y Podemos: gastar para comprar votos aunque a largo plazo arruinen al país

El Gobierno de Pedro Sánchez negocia con Podemos una subida de impuestos que apunta en todas direcciones. De llevarse a cabo supondrá una penalización al ahorro y también a las rentas del trabajo. El gasto desmedido puede traer consecuencias.

Diésel, banca, tecnológicas, sociedades, autónomos, trabajadores, ahorradores… En apenas tres meses de Gobierno del PSOE, no hay colectivo que de una u otra manera no se haya visto amenazado por una inmediata promesa de subida de impuestos. Pablo Iglesias, con el objetivo de cercar el espacio político de los socialistas, propone, y la diligente ministra de Hacienda de Pedro Sánchez se muestra solícita a disponer con tal de garantizar la aquiescencia del partido morado a unos Presupuestos con los que trata de asegurar la permanencia de su jefe en La Moncloa hasta 2020. En eso consistía el cambio: en gastar a manos llenas en vez de administrar, en buscar el modo más efectivo de exprimir hasta el límite a cualquiera que atesore un céntimo en el bolsillo en vez de elevar el potencial de crecimiento y generación de riqueza de la economía.

 

El presidente diseñó un Gobierno paradoja, buscando un perfil y su contrario -véase Josep Borrell y Meritxell Batet-, con el fin de contentar a todos. Pero en el área económica el discurso es unívoco. A la ministra Nadia Calviño, la supuesta guardiana de la ortodoxia, no se le conoce más iniciativa que la de ir a pedir permiso a sus colegas de Bruselas para cerrar el ejercicio con un déficit más elevado del pactado por el PP. Conseguido el objetivo, es María Jesús Montero la que lleva las riendas y los principios que guían su acción son de sobra conocidos. Son los que han condenado a Andalucía, una comunidad que paga impuestos muy por encima de la media nacional, a padecer una de las tasas de paro más elevadas de toda España. Solo Extremadura y Melilla la superan en desempleo. Con la excusa de la igualdad, de gravar al supuesto rico para dárselo al pobre, acaba repartiéndose la miseria.

La negativa de los independentistas catalanes a respaldar la penúltima tropelía salida de la factoría Podemos, la de la subida de impuestos de forma brutal a los trabajadores, porque eso son y no otra cosa los que cobran 60.000 euros al año, parece haber vedado el ya extenuado caladero de las rentas del trabajo. Pero no dan tregua. Ahora dirigen sus voraces apetitos recaudatorios hacia las rentas del capital. Los de Iglesias quieren una subida de impuestos sobre el ahorro, un bien que escasea en España, tanto en la tarifa del IRPF como eliminando la desgravación de los planes de pensiones. Todo con el fin de gastar, gastar y gastar. Gastar únicamente en comprar votos, aunque a largo plazo arruinen al país.

El precio del poder . Sánchez compromete el déficit para solventar sus deudas políticas

Si penalizamos el ahorro, ahogamos la inversión y, por tanto, el futuro. Los que puedan se llevarán el dinero a otra parte. El resto dejará de ahorrar, puesto que económicamente no les compensa. Dada la precaria situación de la Seguridad Social, no parece la opción más recomendable si queremos garantizar una jubilación digna a los que hoy son jóvenes. Si penalizamos las rentas del trabajo, las personas trabajarán menos, puesto que no obtendrán recompensa adicional alguna por hacerlo, o se pasarán a la economía sumergida con el fin de que Hacienda no les arrebate el fruto de su esfuerzo. Ese es el efecto de las desproporcionadas subidas de impuestos que barajan los socios de la izquierda. Y, con todo, no es ese el daño más lesivo de esta política económica hecha de propuestas disparatadas y rectificaciones que a veces lo son aún más. Las peores consecuencias se derivarán de la incertidumbre en la que ha sumido a numerosos sectores productivos. Ya se observa en los indicadores adelantados: el capital huye y la actividad se paraliza a la espera de un escenario estable que permita tomar decisiones racionales.

Imagen de portada: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, comparece en una de las comisiones del Congreso de los Diputados | congreso.es
Escrito por

Periodista. Actualmente presentadora de 'TRECE al Día' en 13TV. Ha sido también coordinadora de Economía de los Servicios Informativos de Telemadrid. Autora del libro "Gabinete de crisis" y "Ana Botín, nacida para triunfar".

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons