Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Las dos Españas económicas y las decisiones políticas que pueden ampliar el desequilibrio

Un dato estadístico como es el PIB por habitante sirve para reflejar de forma muy clara los desequilibrios económicos que existen en España. Cualquier turbulencia, incluido un freno presupuestario, afectaría más a las regiones menos potentes.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) nos ha informado, y ya ha pasado a ser noticia conocida, que en el año 2017 hemos tenido un PIB (Producto Interior Bruto) por habitante en España mayor que el obtenido en cualquier otro momento de nuestra historia. Evidentemente, es un éxito conseguido por la Administración actual. Y, desde luego, como responsables de un conjunto de medidas de política económica aplicables a todos los sectores del proceso productivo español, hay que destacar las decisiones adoptadas por los ministros Cristóbal Montoro y Luis de Guindos, porque son los que actúan sobre ese conjunto de nuestra economía. Evidentemente, gracias a ellos ha quedado ya superada aquella situación vinculada a la crisis subprime y sus erróneos intentos de superación en la etapa del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Luis de Guindos, al BCE . Con la recuperación, España vuelve a ser importante en Europa

Pero, además, el INE nos ha ofrecido los datos del PIB por habitante de las comunidades autónomas. Así, podemos conocer las diferencias entre la España más opulenta y la que tiene menores rentas. Antaño, como se puntualizó, en primer lugar, por las investigaciones de Román Perpiñá Grau y terminó de conocerse con los trabajos dirigidos por José Ángel Sánchez Asiaín sobre las rentas provinciales existentes en España, se había llegado a una conclusión. Existía una España rica, situada en la periferia geográfica, y la interior, salvo el caso de Madrid, era la más pobre. Fue el resultado de la política económica proteccionista, que ampliaba el mercado interior a través del tráfico marítimo de ciertas zonas costeras y lo dificultaba a causa de los costes de transporte terrestre en el interior.

Ahora ha desaparecido ese modelo proteccionista. A partir de 1957, todo ha pasado a ser diferente y, desde 1985, con muchísima mayor fuerza. ¿Qué contemplamos entonces? Con esos datos del INE se observa en primer lugar la existencia de algo así como que el triángulo de mayor riqueza está adosado, por uno de los lados, a los Pirineos. Abarca el País Vasco, Navarra, Aragón y Cataluña, se amplía con La Rioja y tiene como situaciones adyacentes a Madrid y Baleares. Es la España que supera el PIB nacional por habitante.

Si lo ampliamos con las regiones autónomas que superan el 90% del PIB español por habitante, observamos que el conjunto de un mayor desarrollo abarca, además, a Castilla y León, Cantabria y Galicia. Naturalmente, Madrid queda enlazado con Castilla y León desde el punto de vista del mapa de la España más activa. Con cercanía al 90% del PIB por habitante, cabría añadir a la Comunidad Valenciana y a Asturias.

Recuperar el PIB cesante, un reto económico para el Gobierno y sus nuevos Presupuestos

Lo que se observa, en primer lugar, es la vinculación del triángulo más opulento a la frontera con Europa; y, después, vemos que se convierte en un cuadrilátero, el cual se explica, fundamentalmente, por los enlaces, no solo terrestres, sino también marítimos, con los mercados europeos. Aparece así la España septentrional con ventajas sobre la meridional.

En esa España septentrional ha surgido un elemento de freno, incluso colosal, en Cataluña, a causa del intento separatista. Por otro lado, si continúan también existiendo frenos al próximo Presupuesto, la España meridional los experimentará con mayor fuerza que la otra. He aquí que decisiones de ciertos grupos políticos pueden hacer variar algo los datos para 2018 y 2019.

Tags publicados
Escrito por

Presidente de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons