Diario de análisis, reflexión y valores    

 

La Cataluña que cae . Los principales sectores económicos fallan y podrían arrastrar al empleo

La deriva soberanista de Cataluña está llevando a la comunidad autónoma a unos registros económicos mínimos. Cae el turismo, las empresas siguen adelante con su huída, no se compran ni se venden viviendas y el famoso superávit fiscal brilla por su ausencia.

Intentando evitar alarmismos, las caídas de los indicadores económicos en Cataluña están siendo realmente mayores que las estimadas y difundidas desde octubre. Los ejecutivos de las multinacionales que viajan a Barcelona saben que hay habitaciones de hotel cuyos precios han tenido que reducirse hasta una tercera parte.

“La marca Barcelona está muerta” . El ‘procés’ impide la expansión empresarial en Cataluña

Con todo, los datos oficiales son elocuentes. Los turistas (datos de octubre de 2017) cayeron un 4,6%, frente a alzas del 1,8% en el conjunto de España (con incrementos hasta del 6% en comunidades como la valenciana). Las ampliaciones de capital en 2017 han caído un 3,6%, mientras en el resto de España crecieron un 33,2%. El propio número de diputados obtenidos por los partidos nacionalistas ha ido cayendo de 76 a 74, 72 y 70, en las sucesivas elecciones de 2010, 2012, 2015 y 2017, respectivamente, mientras que en votos nunca fueron mayoría. CaixaBank y Sabadell han sido, tras las elecciones, los valores que más han caído, con un 3’6 y un 3’43%, respectivamente. Pero también empresas con la gestión e importante volumen de su negocio en Cataluña, como Colonial, que cae un 1,91%, y Merlín, un 1,79%.

La Barcelona histérica y la Barcelona pacífica que desafía las soflamas del discurso oficial

La compraventa de viviendas subió apenas el 12% (datos de octubre), frente al 26% del conjunto de España, desplomándose el precio de las mismas llegado diciembre de 2017. Inversores y fondos inmobiliarios nacionales (Servihabitat, Solvia…) e internacionales (Soros, Blackstone, Lone Star, Davidson Kempner, Varde Partners) y tantos otros manifiestan estar “pillados” y sentirse engañados por unos líderes independentistas que para ellos son simplemente unos ‘outlaw’, fuera de la ley. Algunos quieren pedirles responsabilidades penales. Y lo peor está por venir en los próximos trimestres, pues saben que cuanto más tarden en vender los activos que tienen en Cataluña, más perderán.

El conflicto en “Catalonialand” tiene tanto eco entre los viajeros ingleses por su españolidad

El superávit fiscal catalán que argumentaban no querer transferir “a la subsidiada Andalucía” se evapora, por lo que seguirán caídas en las recaudaciones de IVA, Impuesto de Sociedades e IRPF. Estuve allí, de donde eran mis abuelos maternos, coincidiendo con el día electoral y pude ver a dos trabajadores marroquíes ataviados con su mono de empresa buscando las papeletas soberanistas; al preguntarles alguien de ERC por su lugar de residencia, contestaron que vivían en Hospitalet, con lo que no pudieron votar. Dentro de poco, con la caída de actividad, tampoco podrán trabajar.

Escrito por

Catedrático de Economía Aplicada. Grupo de Investigación MAPFRE-CEU San Pablo. Miembro del Consejo Editorial de El Economista y UNISCI Journal.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons