Diario de análisis, reflexión y valores   

 

La tesis Keynes y el Mayo del 68 . Utopías provocadas por el crecimiento económico

Keynes aseguraba en los años 30 que los nietos de aquella generación vivirían mejor que sus abuelos. Eso fue lo que ocurrió y lo que propició utopías como las de Mayo del 68. Muchos mensajes socioeconómicos de hoy tienen su origen en aquellos tiempos.

Ese gran y excelente estudioso de los movimientos sociales contemporáneos que es Antonio Elorza acaba de publicar un interesantísimo libro, Utopías del 68. De París y Praga a China y México (Pasado & Presente, 2018). En la lectura de su contenido aparecen nítidos aquellos mensajes socioeconómicos de las nuevas generaciones. Ese mundo universitario constituía un porcentaje considerable tanto en París como en España.

Keynes y Mayo del 68

ANTONIO ELORZA | UTOPÍAS DEL 68 | PASADO&PRESENTE | 2018 | 345 PÁGS. | 23 €

Pareció ser la confirmación de una tesis de John Maynard Keynes mostrada en su ensayo La economía política de nuestros nietos, que en 1932 se editaría en sus Essays in Persuasion y que fue el título de su conferencia en Madrid en 1930 en la Residencia de Estudiantes, edificio hoy del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. La alusión madrileña -que tiene ligeras variantes respecto al texto definitivo pero no esenciales- fue, como recoge Rafael Rubio de Urquía en La herencia de Keynes (Alianza, 1988)-, que los nietos tendrían mucho mejor resueltos los problemas económicos.

¿Esto fue lo ocurrido? Efectivamente, los nietos que se manifestaron en París en 1968 eran los de aquellos que escuchaban los mensajes de Keynes en 1930. Observemos, respecto a lo que ocurría en París en 1968, otro dato de acuerdo con la tesis keynesiana. Según la famosa estimación de Angus Maddison, The World Economy: historical statistics (ODCE, 2003), el PIB por habitante de Francia de 1930 a 1958 había pasado del índice 100 al 160. En España, de acuerdo con la estimación de Jordi Maluquer de Motes, España en la economía mundial. Series largas para la economía española (1850-2015) (Instituto de Estudios Económicos, 2016) pasó de 100 a 200.

Ante ese claro bienestar, Keynes formuló la profecía de que, tras este enriquecimiento, surgiría “un deterioro originado por este nuevo estado de cosas”, y ello precisamente en las regiones mundiales con mayor mejoría: el Norte de Europa y Estados Unidos de América, tesis que no deja de tener relación con las aportaciones, también en 1930, de José Ortega y Gasset en La rebelión de las masas.

La visita de Keynes a España y los orígenes de las facultades de Economía tras la Guerra Civil

Y eso es lo que, precisamente, con acompañamientos musicales pero sobre todo con admiración ante la revolución cultural de la China de Mao, condujo a aquello que Elorza recoge casi al inicio de su libro del mensaje que fue muy atractivo de los partidarios del comunismo prochino: en la universidad debía triunfar la idea de que “los estudiantes se examinasen a sí mismos y de que los profesores les acompañasen a las barricadas”. El aviso anunciado por Keynes y Ortega culminó en el 68 en utopías que hoy se rechazan desde China a Praga, desde Vietnam a México. Pero quedan rescoldos derivados del fuerte crecimiento económico que continúa. Es de esperar que lo liquiden los biznietos y tataranietos. Keynes consideraba, dirigiéndose a España, que no tendríamos ese riesgo, a causa de nuestra tradicional actitud ante los valores esenciales de la vida. Por eso, España sería capaz de resistir el trastorno. De ahí que este sea un gran reto económico, político y social que tenemos que asumir casi un siglo después.

Imagen de portada: Detalle de la portada de Utopías del 68. De París y Praga a China y México, que muestra una fotografía icónica de las protestas parisinas | Pasado&Presente
Escrito por

Presidente de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

Ultimos comentarios
  • Genial ,con siempre D.Juan

  • Juan Velarde, thank you for your blog post.Really thank you! Awesome.

  • Thanks for this amazing post dear.

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons