Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Hacienda y Amazon . Tres malos argumentos para justificar la farsa del Gobierno de Sánchez

Tres argumentos son suficientes para desmontar todo lo que rodea a Hacienda y Amazon. Que paga pocos impuestos, que la nueva tasa permitirá hacer frente a las pensiones y que protegerá al pequeño comercio. Un atraco injustificable.

Hacienda y Amazon protagonizan una nueva pugna cuyo único damnificado será usted. El nuevo Gobierno de Pedro Sánchez ya tiene bastante avanzado el impuesto que pretende aplicar sobre las empresas tecnológicas, hasta el punto de que confía en que entre en vigor a principios del próximo año. De este modo, España se convertirá en uno de los primeros países de la Unión Europea (UE) en aplicar un gravamen específico sobre la boyante economía digital, cuya irrupción y crecimiento están beneficiando de forma muy sustancial a cientos de millones de personas.

La idea no es nueva, puesto que ya fue avanzada por Bruselas y el anterior Gobierno del PP meses atrás. La Comisión Europea pretende, por un lado, imponer una nueva tasa de entre el 1% y el 7% de sus ingresos a las tecnológicas que facturen más de 750 millones de euros a nivel mundial y un mínimo de 50 millones en la UE, mientras que, por otro, quiere gravar los beneficios que generen estas compañías en cada Estado miembro, con independencia de que tengan o no presencia física, siempre y cuando facturen más de 7 millones anuales, posean más de 100.000 usuarios en el país en cuestión o generen más de 3.000 contratos digitales al año. El pellizco para las arcas públicas españolas podría rondar los 1.500 millones de euros anuales.

Amazon e Internet no solo han facilitado tu vida, también pueden modificar tu negocio

En el caso concreto de Amazon, y dado que su volumen de negocio gira en torno al comercio online, el plan de Hacienda consiste, simple y llanamente, en gravar con un impuesto adicional cada una de las ventas que realice en España, a mayores del IVA que ya soportan los consumidores. Y puesto que encarecer las compras por internet no suele gozar de la simpatía del contribuyente, el PSOE intenta justificar este atraco mediante tres argumentos básicos que, sin embargo, no se sostienen.

  • El primero y más conocido por todos es que los gigantes como Amazon pagan pocos impuestos, muchos menos de los que, en realidad, les corresponderían por ley. El razonamiento es tan burdo que, si de verdad fuera así, estas y otras empresas estarían cometiendo un fraude fiscal y, por tanto, bastaría con exigir el estricto cumplimiento de la normativa vigente, sin necesidad alguna de inventar ningún nuevo impuesto. Pero lo cierto es que Amazon, al igual que sucede con Google, Apple o Facebook, cumple escrupulosamente la regulación tributaria. Lo que pasa es que su modelo de negocio, basado en internet, no se ajusta al canon fiscal propio del siglo XX, cuyo objeto de persecución son las sedes y tiendas físicas. Y la mayor prueba de ello es que Amazon ganó unos 3.900 millones de dólares en 2016 y pagó a la Hacienda de Estados Unidos, que es donde está su sede fiscal, cerca de 1.400, lo que supone un tipo efectivo del 36%.

Amazon demuestra que no todo está en los números . Jeff Bezos se reinventa a diario

  • El segundo gran argumento en la historia de Hacienda y Amazon es que este nuevo tributo permitirá pagar las pensiones, lo cual es una gran mentira, ya que el déficit de la Seguridad Social se aproxima a los 18.000 millones de euros anuales, mientras que esta tasa digital recaudará, como mucho, unos 1.500.
  • Y el tercero, aunque no menos importante, es que de este modo el Gobierno “protegerá” al pequeño comercio frente al enorme auge que están experimentando las ventas online. Lo que no entiende el PSOE es que este nuevo impuestazo no beneficiará, en ningún caso, a las tiendas físicas, sino todo lo contrario. Para empezar, porque el rápido crecimiento del comercio digital no tiene tanto que ver con el precio como con un radical cambio en los hábitos de consumo -es mucho más cómodo y práctico comprar por internet- y, en segundo término, porque el pequeño comercio también se está beneficiando de esta revolución, pudiendo abrir mercados y captar nuevos clientes a través de este tipo de plataformas, especialmente Amazon.

El conflicto entre Hacienda y Amazon, al igual que sucede con el resto de tecnológicas, es una gran farsa, ya que el único y verdadero objetivo del Gobierno consiste en recaudar más a costa del bolsillo del contribuyente, que será, en última instancia, el que sufrirá esta creciente rapiña fiscal.

Tags publicados
Escrito por

Periodista. Redactor jefe de Economía de Libertad Digital y Libre Mercado. Miembro del Instituto Juan de Mariana. Máster en Periodismo por la USP CEU-El Mundo.

Ultimo comentario
  • Sólo se fijan en la pasta que van a trincar, no para reducir la deuda, YA QUE AÚN NO SABEN EN QUÉ SE LA VAN A GASTAR.

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons