Diario de análisis, reflexión y valores    

 

La empresa familiar acelera . Momento para bajar impuestos y superar la brecha digital

La empresa familiar, motor poco reconocido de la economía española, comienza a ver la luz al final del túnel. Ahora, con energías renovadas, toca hacer frente a los retos tecnológicos y políticos del sistema productivo. 

Después de un duro y largo peregrinar por el desierto, las empresas familiares españolas comienzan a transitar por otro tipo de parajes y creen vislumbrar una luz al final del túnel. Se trata de un hecho profundamente revitalizador para el conjunto de la economía española, ya que, en nuestro país, este tipo de empresas supone nada menos que un 88,8% del total (1,08 millones sobre los 1,2 millones de empresas totales registradas en España). La empresa familiar conforma, pues, el verdadero tejido productivo de nuestra economía, ya que absorbe hasta un 75% de todo el empleo privado (lo que se traduce en más de 6,5 millones de puestos de trabajo).

Además, aunque al hablar de empresas familiares no podamos evitar que acudan a nuestra mente marcas como Mercadona u Osborne, en absoluto este tipo de empresas son representativas del negocio familiar prototípico, ya que, en su inmensa mayoría, se trata de pymes que apenas logran aguantar los titánicos envites de las turbulencias económicas. Por este motivo, se puede calificar como una gran noticia que en el IV Barómetro de la Empresa Familiar, realizado por la consultora KPMG, un 80% de las empresas familiares encuestadas vean un futuro esperanzador para sus respectivos negocios.

Este optimismo tiene su base en los datos que proporciona este mismo informe, notablemente positivos para las empresas de esta naturaleza desde 2014: ha aumentado la facturación, se ha contratado una mayor cantidad de mano de obra y ha aumentado su presencia en el exterior, capítulo este último de especial relevancia, habida cuenta que hasta un 38% de los encuestados consideraban que una rebaja de impuestos repercutiría muy positivamente en los planes de expansión de su negocio (lo cual, obviamente, incluye también la posibilidad de emprender proyectos de internacionalización).

Retos políticos y tecnológicos

Sin embargo, en el horizonte no muy lejano se avecinan nuevos retos para la empresa familiar. Por un lado, la incertidumbre política aparece como una de las preocupaciones de mayor relevancia en el citado informe de KPMG, muy especialmente la derivada de la situación vivida en Cataluña. Y es que, a pesar de que muchas empresas catalanas han declarado su intención de trasladar su sede a Madrid y otras partes de España en caso de que la independencia se acabase consumando, quienes lo han hecho son básicamente empresas grandes que no conforman el verdadero tejido industrial de la región. Concretamente, en Cataluña hay casi 208.000 empresas de origen familiar (un 85,6% del total), la inmensa mayoría de ellas pymes cuyo margen de maniobra para trasladar físicamente su entorno de negocio es menor y que, por tanto, observan con gran inquietud esta situación.

https://twitter.com/eldebatedehoy/status/849894499069374464

Por otro lado, en el futuro más inmediato no le va a quedar más remedio a este tipo de empresas que salvar la brecha tecnológica a través de su completa inmersión en la economía digital. De hecho, esta transformación no debería ser vista, ni mucho menos, como una amenaza a su propia supervivencia, sino más bien como una oportunidad de crecimiento de la productividad de los factores empleados para alcanzar, de esta manera, nuevas cuotas de mercado.

Parece ser, pues, que en este caso se cumple el dicho popular que reza que tras la tempestad viene la calma. Desgraciadamente, la crisis fue un escollo demasiado grande para muchas empresas familiares, tanto que muchas de ellas (demasiadas) se quedaron por el camino. Sin embargo, las que sobrevivieron se encuentran operando con renovadas energías y es que ya se sabe que, retornando al refranero español, lo que no te mata te hace más fuerte.

Escrito por

Doctor en Ciencias Económicas por la USP CEU. Profesor de la Escuela Europea de Dirección y Empresa, EUDE.​ Especialista en proyectos de integración económica y acuerdos comerciales internacionales.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons