Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Las elecciones anticipadas deberían consolidar los efectos balsámicos del 155 en Cataluña

El resultado de las elecciones catalanas del 21 de diciembre de 2017 debería servir para consolidar el golpe de timón que se vio obligado a dar el Gobierno con el fin de frenar el órdago independentista y sus nefastas consecuencias sobre la economía. 

La aplicación del artículo 155 de la Constitución, aunque sea en una versión matizada, con la inmediata convocatoria de elecciones el 21 de diciembre, ha tenido un efecto económico balsámico. También sobre la economía catalana, que ha frenado la profunda desaceleración que la atenazaba, pendiente todavía del desenlace electoral y la capacidad desestabilizadora de “la matraca independentista”, como denuncia la mayoría de los empresarios.

Propuestas de Iceta que suenan a Mas . Una Agencia tributaria y quita de deuda a Cataluña

La disminución de la tensión se observa en la desaceleración de la salida de empresas de Cataluña, aunque ya hayan superado las 3.000. Así, a mediados de octubre llegaban a abandonarla a un ritmo superior a las 200 diarias. Mientras que, desde el 27 de octubre, cuando el presidente Mariano Rajoy convocó las elecciones anticipadas para el 21 de diciembre, el número de empresas que abandonan su sede social en la región no supera las 100 por día.

Respecto a los ahorradores, la convocatoria del referéndum ilegal provocó una salida de 12.000 millones de euros hacia otras regiones españolas, con el consiguiente riesgo de quiebra y daño reputacional para Sabadell y Caixa Bank, las entidades más afectadas. Pero estas, desde que movieron su sede fiscal han conseguido frenar su sangría e incluso recuperar parte de los montos fugados de sus clientes y depositantes. Aun sabiendo que esta recuperación será lenta y muchos de estos depósitos no regresarán por el precedente creado, dependiendo en todo caso del resultado electoral del 21 de diciembre y de la evolución posterior del depresivo voto independentista. Lo que se ha conseguido, en todo caso, es que las salidas de depósitos sean menores a las entradas, arrojando saldos positivos con incrementos en términos netos.

El chantaje ha encarecido la financiación

El daño para España viene de las agencias de calificación y nuestro consiguiente superior pago de intereses por las actuales emisiones de deuda. Las agencias no han mejorado la reputación y confianza en la deuda del Reino de España a los niveles “A”, como sí han hecho con la de Italia, de variables económicas fundamentales más débiles que las españolas. Y nos perjudica el correspondiente mayor pago de intereses derivado de la peor calificación.

El golpe contra la Constitución une a la España moderada y elimina prejuicios sobre la derecha

En lo que se refiere al sector turístico, los datos de Exceltur cifran la caída de los ingresos hoteleros en la Ciudad Condal en un 11,2%, el pasado octubre, y un 9%, en noviembre, previendo un desplome del 15,2% en diciembre y durante el primer trimestre de 2018. Hasta entonces, los hoteleros de Barcelona prevén tener que reducir su plantilla un 8% respecto a igual periodo de 2017, tras seis meses seguidos de caídas de ingresos superiores al 10%. Lo cual es significativo para un sector clave de la economía de Cataluña, acostumbrado a facturar 25.000 millones de euros y generar 400.000 empleos. Cabe pensar, no obstante, que este impacto sea limitado en la economía española por el ya conocido “efecto derrame”, en la medida en que la mayoría de clientes acaba reorientando sus destinos a otros lugares de la península, Canarias o Baleares, como ocurre con las solicitudes del Imserso. Y que un comportamiento equivalente parece que está teniendo lugar por parte de los turistas extranjeros. Si la ralentización catalana implicara crecer solo un 0,5% durante el cuarto trimestre en el conjunto de la economía española, nuestro crecimiento quedaría en el 3% que señalaba el cuadro macroeconómico.

21 de diciembre

Datos del Programa de Estabilidad remitido por el Gobierno español a Bruselas | Gobierno de España

Sin embargo, la AIReF, Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, prevé que la economía española crecerá en el cuarto trimestre un 0,8%. Una tendencia que puede continuar en el primer trimestre de 2018. Esto permitiría el repunte suficiente como para llegar al incremento del 3,1%, superando el 3,0 previsto por el cuadro macroeconómico adelantado en el Programa de Estabilidad original 2015-2018 enviado a Bruselas. De la misma forma que también durante los dos últimos ejercicios se superaron las previsiones gubernamentales, siempre más conservadoras en previsión de contingencias.

Y es que, además, tenemos que considerar que en 2015 y 2016 los crecimientos del PIB llegaron a ser del 3,4 y 3,3%, respectivamente, ya que el Instituto Nacional de Estadística acaba de modificar los datos del 3,2, en su momento adelantados para ambos ejercicios. Todo lo cual demuestra el gran potencial de crecimiento y resiliencia que muestra la economía española. Incluso frente al chantaje independentista y las contingencias derivadas.

Imagen de portada: Pleno del Parlament de Cataluña durante la pasada legislatura | parlament.cat
Escrito por

Catedrático de Economía Aplicada en USP CEU. Colaborador en La Linterna de COPE, ABC, La Razón, El Economista y Expansión.

...

Deja tu comentario