Diario de análisis, reflexión y valores   

 

La RFEF obliga a los entrenadores a presentar el certificado negativo de delincuentes sexuales

La Federación Española de Fútbol acaba de recordar que es requisito indispensable para todos aquellos monitores, médicos, ATS, etc. que trabajen con niños presentar el certificado negativo del Registro Central de Delincuentes Sexuales. El club debe presentar ese certificado o un certificado del propio club firmado por el presidente que acredite que cuentan con dicho documento.

Si bien es cierto que esta temporada se ha reducido el número de casos de supuestos abusos a menores de edad que forman parte de equipos o participan en actividades deportivas, está claro que sigue siendo un tema que preocupa en la sociedad española. No podemos olvidar el caso que saltaba a la luz en febrero de 2016 cuando Adam Johson, jugador del Suderland, se declaraba culpable de haber besado a una menor de edad después de haberla acosado a través de internet. Coincidiendo prácticamente en el tiempo, conocíamos en nuestro país la detención en Valladolid de un entrenador de un equipo de fútbol sala por un presunto delito de pederastia. El pasado mes de marzo fue finalmente absuelto por la Audiencia de Valladolid.

La FIFA ampara a los menores refugiados

Este año 2017 tampoco ha sido una excepción. El pasado mes de abril saltaba a la luz un posible caso de pederastia en Málaga. Al parecer, un entrenador podía haber abusado sexualmente de cerca de 23 niños. Se trata de menores de entre 11 y 17  años pertenecientes a dos clubes donde el detenido habría estado entrenando. Apenas un mes antes, Miguel Ángel Lahoz, que fuera segundo entrenador del equipo de División de Honor Infantil de la Unión Deportiva Montecarlo, admitía ante la justicia que abusó de un menor y que tanto a este como a otros nueve les exigió que le enviaran por teléfono fotografías personales de contenido sexual con las que posteriormente les chantajeaba. Y así podríamos contar muchos otros casos que se producen en distintos puntos de nuestro país.

Desde junio de 2016 es obligatorio el certificado negativo de delincuentes sexuales

En España, todas las competencias en competiciones de menores dependen de la Federación Española de Fútbol, quien a su vez las deriva a las federaciones territoriales. Dada la enorme preocupación generada en torno a esta proliferación de casos de abusos de menores, en junio del 2016 la propia Real Federación Española de Fútbol envío una circular a todas sus federaciones territoriales, de enorme trascendencia por lo que supone en cuanto a la concienciación y la clara intención de poner todos los remedios posibles para que este tipo de episodios no se repitan en nuestro país, tanto en el fútbol como también en las categorías inferiores del fútbol sala español.

En el mismo, la Federación Española exige la obligación de aportar certificados negativos del Registro Central de Delicuentes Sexuales a todos aquellos profesionales que trabajen de forma habitual con menores. Según dicho texto, al que ha tenido acceso EL DEBATE DE HOY, el estamento federativo comenzaba recordando el artículo 13.5 de la Ley Orgánica 1/1996 de 15 octubre de Protección Jurídica del Menor. En el mismo se recoge como requisito indispensable para el acceso y ejercicio a las profesiones, oficios y actividades que impliquen contacto habitual con menores “el no haber sido condenado en sentencia firme por algún delito contra la libertad e indemnidad sexual”. Esto incluye “agresión y abuso sexual, acoso sexual, exhibicionismo y provocación sexual, prostitución y explotación sexual y corrupción de menores, así como trata de seres humanos”.

Para acabar instando obligatoriamente a todas aquellas profesionales, oficios o actividades que tengan un contacto habitual con menores “a acreditar esta circunstancia” de no haber sido condenado por ningún de los casos anteriormente mencionados mediante la presentación de “la certificación negativa del Registro Central de delincuentes sexuales”.

Ahora se acepta también un certificado del club sellado y firmado por el presidente

Recientemente, la Federación Española de Fútbol acaba de volver a enviar una circular a todas sus federaciones en relación con este asunto. A partir de ahora, todos los clubes que soliciten al departamento de licencias y registro federativo tramitar este tipo de licencias que requieren el trato con menores van a tener dos opciones para hacerlo. Por un lado, está la tradicional y vigente desde hace un año, consistente en presentar el certificado negativo del Registro Central de Delincuentes Sexuales. Y, por otro, y aquí la gran novedad, se ofrece a los clubes una segunda alternativa que pasa por adjuntar un modelo de Certificado enviado por la propia RFEF donde se manifieste que el técnico en cuestión posee dicho certificado negativo de delitos sexuales. Dicho certificado debe estar sellado por el club, además de firmado por el presidente y secretario del mismo, con el riesgo que supone para cualquier club presentar este documento acreditativo sin luego tener el citado certificado.

Basta solo con ver el propio documento del que hablábamos anteriormente y que se trata de una declaración expresa de haber obtenido las certificaciones negativas del Registro Central de Delincuentes de todos los trabajadores que prestan sus servicios en el club. El mismo se ampara en la Ley de Protección a la infancia y adolescencia, instando al apartado cinco del artículo 13, expuesto ya anteriormente en este artículo.

Afecta a las 14 distintas categorías recogidas en el reglamento del fútbol

Pues bien, esta obligatoriedad no crean que es exclusiva del entrenador o segundo entrenador, sino que afecta a las 14 distintas categorías que están recogidas actualmente en el Reglamento de la Federación Española de Fútbol. Así, en el mundo del fútbol será obligatorio presentarlo a los entrenadores, segundos técnicos, entrenadores de porteros, delegados del equipo, médico, preparador físico, ATS o fisioterapeuta, ayudante sanitario y encargado de material. Es decir, a todas aquellas personas que pueden formar parte de una organización dentro de un club de fútbol y que tienen acceso directo a los niños. Casi lo mismo sucede con el fútbol sala. En este caso, los afectados son el entrenador, segundo entrenador, al igual que también al delegado, médico, preparador físico, ATS o fisioterapeuta y el encargado de material.

Condición indispensable para tramitar la licencia. También afecta a intermediarios que tratan con menores

Llegados a este punto, queda claro que todas aquellas federaciones territoriales que quieran tramitar licencias de entrenadores, médicos, ATS, fisioterapeutas, etc., que tratan con menores deberán acreditarlo como condición indispensable para poder conseguirlo. De lo contrario, mientras que la Federación Española no acredite la existencia de dicho certificado negativo, estará totalmente prohibido que cualquiera de ellos pueda ejercer sus funciones con menores de edad. Obligación que afecta también a los intermediarios que quieran registrarse en la Federación Española de Fútbol y que tengan intención de buscar o captar a menores de edad para representarlos.

Los niños frente a la excesiva presión en el deporte

De un año a esta parte, todas aquellas licencias que estaban expedidas antes de la puesta en marcha de esta normativa han tenido que ser acreditadas ante la Federación Española de Fútbol. Así quedaba recogido en la circular de junio del 2016, donde la RFEF exigió a todas sus federaciones que presentaran “a la mayor brevedad posible” el mismo certificado negativo actualizado del Registro Central de delincuentes sexuales. De no hacerlo, se le suspendería de inmediato la licencia, en cualquiera de las labores mencionadas y que afectan a las catorce categorías distintas que recoge el ordenamiento actual del fútbol español.

Está claro que el fútbol federativo debe ser estricto y contundente en este tipo de acciones y no puede dejar ni un solo resquicio legal sin atar. El objetivo no es otro que evitar y atajar de raíz cualquier posible nuevo episodio de violencia sexual, intimidación, etc. que pueda producirse dentro de las categorías inferiores y en cada una de las diecisiete comunidades autónomas. De momento, sigue habiendo casos; esperemos que con esta normativa, que ahora cumple un año de vigencia, se logre ir acabando con todos ellos.

Escrito por

Periodista. Presentador de Deportes en Telemadrid. Colaborador del diario AS.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons