Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“Un océano entre nosotros”. Los límites de la moral y una lección de amor matrimonial

Un océano entre nosotros cuenta la historia real de Donald Crowhurst. La película, con grandes interpretaciones, se centra en una intensa aventura naval que tiene mucho de drama moral y que encierra una bella relación matrimonial.

FICHA TÉCNICA

Un océano entre nosotros

The Mercy

★★★

Dirección: James Marsh

Reparto: Colin Firth, Rachel Weisz, David Thewlis, Jonathan Bailey, Adrian Schiller, Tim Downie

Reino Unido

2018

Duración: 101 minutos

Biopic, drama

Sitio web

Donald Crowhurst fue un veterano de la RAF (Real Fuerza Aérea Británica) y padre de familia al que le iba mal su empresa de complementos náuticos electrónicos. Seducido por un importante premio económico, decidió participar en la vuelta al mundo en velero Golden Globe, que organizaba el semanario británico Sunday Times. La condición era navegar completamente solo y sin escalas. Crowhurst, bastante inexperto como navegante, partió desde el puerto de Teignmouth el 31 de octubre de 1968. Y ahí empezó para él una historia que tuvo mucho más de drama moral que de aventura naval. Esta es la historia real que cuenta el director británico James Marsh, que ya ha demostrado su solvencia en diversas ocasiones, especialmente con su película La teoría del todo, y que ahora, igual que entonces, vuelve a una historia real en cuyo centro gravita una bella relación matrimonial.

Un océano entre nosotros nos presenta a un hombre de clase media, marido y padre ejemplar, con el que es fácil empatizar. Para asegurar el bienestar de los suyos, se ve en la tesitura de cruzar líneas rojas de no retorno, quedando atrapado entre su conciencia y su amor propio. Probablemente, solo Tom Hanks podría haber igualado la interpretación de Colin Firth, que encarna brillantemente a ese mártir de su propio sueño. No parece caprichoso relacionar esta película con la enorme Un hombre para la eternidad, de Fred Zinnemann. Se ilustra en ambas, de forma complementaria, lo aparentemente banal que puede resultar cruzar el límite de nuestra conciencia y las terribles consecuencias interiores -que no exteriores- que ello puede conllevar.

https://twitter.com/vertice360_cine/status/1037418839984623616

Si el personaje de Tomás Moro explica visualmente, en un plano, cómo el agua que se escapa entre sus dedos sería su alma si aprobara el matrimonio del Rey, el personaje de Crowhurst tendrá que experimentar, de facto, cómo se le va el alma entre los dedos hasta no quedar nada. Este sinsabor o sabor nihilista se compensa con el personaje de su esposa, interpretado por la fascinante Rachel Weisz. Toda una lección de amor de esposa, que apoya a su marido a pesar de las dudas, que se traga sus miedos por amor a su familia, y que perdona salvando siempre lo más noble de su esposo. El título original de la película es La misericordia (The Mercy), y ello se propone como interesante clave de interpretación del filme. La necesidad de no hacer spoilers nos impide profundizar más en la cuestión.

Esta película es en muchos aspectos una obra convencional -sin dar a la palabra ningún sentido peyorativo-, pero al tratarse de un conflicto moral y, por tanto, de una película de personajes, y estar sostenida por brillantes interpretaciones, gana puntos a medida que avanza su metraje. Además, hay un aderezo de ricos secundarios, como el personaje del publicista Hallworth (David Thewlis) o los hijos del matrimonio. No falta la banda sonora de Jóhann Jóhannsson, nominado al Óscar por la citada La teoría del todo.

Imagen de portada: Fotograma de Un océano entre nosotros | VerticeCine
Escrito por

Director de Cine de la Conferencia Episcopal Española y crítico cinematográfico en medios como 13Tv, Cadena Cope y el semanal Alfa&Omega.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons