Diario de análisis, reflexión y valores    

 

“The Story of God”. Un acercamiento a la religión que roza el relativismo

The Story of God ofrece un acercamiento respetuoso a la religión y a sus grandes cuestiones. Lo hace en un formato audiovisual de calidad, pero muy cerca de tendencias relativistas y de espiritualidad new age.

El ser humano lleva desde sus orígenes intentando comprender. Vive fascinado por el mundo que le rodea y le sobrecoge, y a diario se enfrenta a cosas que no es capaz de entender. A lo largo de los siglos, la ciencia ha encontrado la solución a muchos de esos interrogantes. Pero, parafraseando a Shakespeare, hay más cosas en la tierra y en el cielo de las que la filosofía y la ciencia pueden abarcar. Esa búsqueda ha llevado a una gran parte de la humanidad a encontrar a Dios. La religión ofrece respuestas y consuelo a quienes se acercan inquietos y angustiados por quiénes son y qué lugar ocupan en este complejo universo. Estas diferentes maneras que tiene cada religión de hacer frente a esas grandes cuestiones son abordadas por la serie documental The Story of God, producida por National Geographic y que podemos encontrar en Netflix.

A lo largo de nueve episodios divididos en dos temporadas, el actor Morgan Freeman, ganador del Óscar por Million Dollar Baby y de sobra conocido por sus papeles en películas legendarias como Paseando a Miss Daisy o Sin perdón (y que había interpretado a Dios en las irreverentes Como Dios y Sigo como Dios), guía al espectador en una investigación comparando los diferentes puntos de vista sostenidos por las distintas religiones, buscando aspectos en común, tratando de construir puentes que puedan poner en claro qué o quién es Dios, las diferentes ideas acerca del origen y el final del universo, qué hay después de la muerte o la posibilidad de los milagros.

En líneas generales, la serie es tremendamente respetuosa y delicada al tratar temas tan espinosos. Morgan Freeman se muestra curioso y abierto de mente a la hora de entrevistar a representantes y expertos de las religiones, y nunca se posiciona a favor o en contra de las ideas que le son planteadas. A menudo, en The Story of God el actor parte de experiencias personales e íntimas que cuenta al espectador, como la muerte de su hermano durante su juventud, que, además de ayudar a empatizar con él, permiten llegar al tema tratado en ese episodio.

Es importante señalar, sin embargo, que a menudo The Story of God peca de cierto relativismo y de una espiritualidad más cercana a la new age que a una verdadera religión. Entender a Dios como una energía armónica que llena todo y que todo lo comprende no es incompatible para nada con las ideas cristianas, pero la idea del ser divino no puede limitarse a ello si no quiere incurrir en el panteísmo. Porque hay un matiz muy importante y complicado que diferencia a las grandes religiones monoteístas del panteísmo: todo participa de Dios y Dios está en todas las cosas, pero todas las cosas no son Dios.

El encuentro entre fe y razón

Por otro lado, el querer buscar algo en común, lo que subyace a todas las religiones (sorprendentemente, más de lo que podría pensarse a priori) es un elemento favorable a la hora de contemplar la serie, ya que permite “limar asperezas” entre los distintos credos y dar algo de luz a esos conceptos tan complejos e inabarcables. Si bien es imposible saber a ciencia cierta qué es Dios, ya que, evidentemente, es una cuestión de fe, la serie ayuda a aclarar algunas ideas confusas y neblinosas. Además, The Story of God pretende también comparar las creencias de las religiones con la ciencia. El eterno debate entre ciencia y fe tiene también hueco en The Story of God, con respuestas favorables para la religión.

En definitiva, The Story of God es una serie recomendable, con algunos aspectos negativos que podrían resultar peligrosos si se ve sin preparación previa, pero que se mantiene respetuosa y sensible a las experiencias de las personas, y que se ve de una forma amena y entretenida, si bien alguno de los episodios puede resultar algo aburrido.

Imagen de portada: El actor Morgan Freeman, en una imagen promocional de The Story of God | National Geographic
Tags publicados
Escrito por

Graduado en Humanidades por la Universidad Carlos III. Crítico de Arte.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons