Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“Tan poca vida” para tanto dolor

La historia de cuatro personas a las que no las une el sexo, la atracción física, el dinero, los hijos o una propiedad; cuatro personas que comparten “el compromiso de seguir adelante y la dedicación mutua a una unión que nunca podría ser codificada”.

Tan poca vida

Tan poca vida | Hanya Yanagihara | Lumen | 2016 | PÁGINAS: 1008 | 24,90€

Firma este retrato de vivencias a cuatro voces Hanya Yanagihara (Los Ángeles, 1974) californiana de origen hawaiano que ya recorrió los States con éxito gracias a The People in the Trees (2013, sin traducción al español), y ha terminado desembarcando en todo el mundo con su segundo viaje novelístico: A Little Life (2015). Este relato, finalista del National Book Award (ficción), y un incontestable éxito de ventas, nos llega a España un año después de la mano del sello editorial Lumen como Tan poca vida.

Lo sugerente del título y su fulgurante triunfo internacional no esconden ningún best-seller de fin de semana; muy al contrario, ambos fenómenos hacen justicia a una gran novela. Un retrato íntimo, a ratos duro, siempre intenso y emocionante, de la relación de amistad entre cuatro personas muy unidas desde la Universidad a las que vamos a seguir durante años de maduración personal y profesional. En verdad, personajes secundarios frente al verdadero protagonista de la novela: el pasado.

Lo sugerente del título y su fulgurante triunfo internacional no esconden ningún best-seller de fin de semana; muy al contrario: estamos ante una gran novela

Un pretérito omnipresente inocula su germen en los estudios, las relaciones personales, la profesión, los pensamientos, reflexiones, aspiraciones e ilusiones de cada uno de los cuatro inseparables del relato. Los recuerdos, la memoria, la proyección del ayer en el hoy, lo absorben todo; conforman una evocación perpetua del pasado que inunda la narración de desdichas y dolor. Tan poca vida es un retrato lacerante de la existencia, con momentos durísimos y conmovedores; donde el sexo explícito, la homosexualidad, los abusos y las vejaciones son todos recursos válidos para hurgar en el fondo de los afectos y las aversiones humanas.

La autoflagelación de los personajes es, de hecho, otra de las constantes de la narración, representada por una huida constante e insana hacia delante, intentando estirar sus vidas cuanto y como sea posible para hacer sitio a nuevas experiencias que sobrescriban el pasado. Vivencias extremas y desesperadas donde entran las autolesiones, el maltrato, la drogadicción y el alcoholismo; en las que la desesperación es una adicción más y la depresión,  el eje central de un círculo vicioso insalvable.

Tan poca vida es un retrato lacerante de la existencia, con momentos durísimos y conmovedores. Todo es válido para hurgar en el fondo de los afectos y las aversiones humanas

No es, desde luego, un libro apto para lectores sensibles e impresionables, pero tampoco es tremendismo absoluto: la mirada hacia el ayer posee también no poco de esa “felicidad de estar triste” (Víctor Hugo) que es la melancolía. Gracias a la dualidad de alegrías y desconsuelos encontraremos momentos narrativos de gran belleza. Se abre así una puerta a la certidumbre y la ilusión. No hay felicidad en el mundo de Yanagihara, pero sí, al menos, un atisbo de optimismo. No todo se pierde en el pasado. Hay un resquicio para la esperanza.

MÁS INFORMACIÓN


Hanya Yanagihara fue entrevistada recientemente por el veterano programa cultural Página 2. Una cita muy especial aderezada por la mágica realización a la que nos tiene acostumbrada su producción, magnífica ocasión para introducirnos en el pensamiento y cosmovisión de la escritora y conocer a la, hasta ahora, desconocida figura que ha hecho vibrar a millones de personas en todo el mundo.

 

Escrito por

Director de eldebatedehoy.es, doctor en Comunicación Social y profesor de la CEU USP

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons