Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Las mejores miniseries actuales . Pequeñas dosis de entretenimiento televisivo de calidad

Selección de las mejores miniseries recientes, pequeñas dosis de entretenimiento de calidad con las que saciar tu sed compulsiva de capítulos y hacer más llevadera la espera entre temporadas de tu producción favorita.

El número de series que se estrenan cada mes aumenta a ritmo exponencial: los nuevos títulos por ver se acumulan, los capítulos de nuevas temporadas siguen pendientes y el tiempo de que disponemos para abarcar el total de la oferta, como las más de 400 series producidas en 2017, sigue siendo el mismo: poco, poquísimo, insuficiente.

Las plataformas de vídeo bajo demanda lo saben y, sin perder de vista que una de las claves fundamentales del sostenimiento del negocio pasa por el incremento incesante de su catálogo, han dado con una paradójica “solución” al problema: la producción de más series… aunque en un formato reducido, las denominadas “miniseries”.

El pequeño formato no es nuevo en el universo de las series, y ejemplos memorables, como la estupenda y todavía actual Yo, Claudio (1976, Herbert Wise) o la sesuda Dekalog (1988, Krzysztof Kieslowski) dan buena cuenta de su longevidad. Sin embargo, en la edad dorada del streaming, las miniseries, con una duración asequible de entre seis y diez horas, han adquirido un triple propósito comercial adicional: alimentar el maratón nocturno de capítulos sin interrupción, fenómeno conocido como binge-watching; servir de descanso entre temporadas; proporcionar el disfrute de una nueva serie sin el compromiso de las cinco o más temporadas de rigor. Las miniseries, con una función muy parecida a las sitcom de hoy, son algo así como un “descanso” adictivo entre series que permite a las productoras ganar tiempo hasta el lanzamiento de la nueva temporada de turno, manteniendo entretanto los niveles de consumo.

En esta selección, te proponemos cinco miniseries de éxito recientes y de calidad con las que alimentar un par de noches de entretenimiento audiovisual y saciar tu sed compulsiva de series. Dejamos a un lado los subgéneros; estupendas miniseries documentales, como The Jinx (2015, Andrew Jarecki) o Wild Wild Country (2018, hermanos Way), y otras muchas procedentes del género bélico, como Generation Kill (2008, David Simon) o Hijos del Tercer Reich (2013, Philipp Kadelbach) merecen ser parte de nuevas listas especializadas de nuestro Especial Series de EL DEBATE.

Crematorio (2011, Jorge Sánchez-Cabezudo) | Canal+ | 8 episodios

Las miniseries españolas han proliferado desde la aparición de Crematorio, y contamos con un buen catálogo reciente a tener en cuenta. La zona (2017), también de Jorge Sánchez-Cabezudo, La peste (2017, Alberto Rodríguez) o Vergüenza (2017, Juan Cavestany), todas bajo el sello de Movistar+, son nuestras últimas aportaciones de interés, cada una en su medida, al género de las series, y han fundado un nuevo estándar de calidad cercano al admirado norteamericano en cuanto a su grabación, fotografía y guion.

Sin embargo, a pesar de los años transcurridos y de los mencionados esfuerzos realizados en el género, Crematorio, la que fuera primera producción propia de Canal+, sigue siendo la miniserie española por excelencia. Un inconmensurable Pepe Sancho da vida a Rubén Bertomeu, exitoso, obstinado, astuto y, cómo no, mafioso constructor del Levante español. Los ocho capítulos, que se pueden ver uno detrás de otro, y aún querríamos más, presentan el ocaso empresarial y vital de este antihéroe y su entorno, siempre con un altísimo nivel interpretativo y una fotografía pulcra. Este miniserie nos ofrece una interesante mezcla del tema universal de la ambición, la codicia y la decrepitud moral con la especial idiosincrasia española para los negocios.

Show Me a Hero (2015, David Simons y Paul Haggis) | HBO | 6 episodios

Imaginen que en Chamberí, Argüelles o cualquier otro barrio de clase media-alta de Madrid se decidiera construir un bloque de viviendas subvencionadas para ciudadanos en situación de exclusión social. ¿Estaría a favor o en contra? ¿Cambiaría su opinión si fuera vecino de la zona y temiera por la devaluación del valor de su vivienda, adquirida con los ahorros de toda una vida de esfuerzo y trabajo, debido a las costumbres que los nuevos inquilinos del barrio pudieran traer consigo? ¿Y si fuera una de las familias favorecidas por la construcción de estas viviendas y viera en ellas la oportunidad de comenzar una nueva vida más digna?

Yonkers (Nueva York), no Madrid, es el escenario de este dilema ético y social en el marco de las fuertes pugnas políticas que los candidatos a alcalde del municipio sostienen para atraer el voto de las partes enfrentadas y jugar con las ilusiones y protestas de los ciudadanos. Actuación soberbia de Oscar Isaac, que tuvo una vida antes de Star Wars; del mismo año de su participación en la legendaria saga de ficción data Show Me a Hero, así como su aparición en la excepcional Ex Machina (2015); anteriores apariciones a tener en muy en cuenta son El año más violento (2014) y A propósito de Llewyn Davis (2013).

De la calidad de esta miniserie dan buena cuenta las dos grandes mentes creadoras detrás de su realización, David Simons y Paul Haggis. Su autoría certifica por sí sola el soberbio conjunto que atesora cada uno de sus capítulos: guion inteligente, imágenes cargadas de significado y gestos interpretativos emocionantes para representar grandes ideas, como el desgaste personal al que somete la política, la construcción de la verdadera convivencia, las bases de un auténtico compromiso social…

The Night Of (2016, Steven Zaillian y Richard Price) | HBO/BBC | 8 episodios

Ocho años después de su emisión, la BBC Worldwide, apoyada por la norteamericana HBO, recuperó el argumento de la galardonada miniserie Criminal Justice (2008), en un intento de convertir su indigesto guion en una propuesta que supiera aprovechar al máximo su interesante premisa de partida: un ingenuo joven paquistaní de apariencia responsable decide salir a explorar la noche en el taxi de su padre, conociendo a una atractiva joven con la que se acuesta tras una ingesta excepcional de drogas y alcohol. Al despertar, la joven yace muerta, apuñalada, y el joven no recuerda nada de lo ocurrido. Se inicia entonces un largo proceso legal en el que el joven, defendido por un excéntrico abogado de oficio, deberá demostrar su inocencia.

Los defectos e injusticias del sistema procesal, que antes de emitir una condena formal ya ha condenado y supone la culpabilidad del acusado; la degradación moral a la que se ve sometido el individuo en la cárcel, pasando de ser una persona normal y decente a un criminal sin escrúpulos; el protagonismo del factor racial en un contexto en el que la raza no debería siquiera considerarse… Son algunos de los temas que desgranan los ocho capítulos de esta miniserie de ritmo reposado en el entorno del Nueva York más sombrío.

James Gandolfini fue elegido en un principio para interpretar al abogado defensor John Stone. Su repentina muerte en 2013 provocó que la HBO derivara la propuesta a Robert De Niro; por problemas de agenda, el actor rechazó el papel, que finalmente recayó en John Turturro, quien firma una interpretación soberbia junto a Riz Ahmed (Naz Khan).

Godless (2017, Scott Frank) | Netflix | 7 episodios

Scott Frank viene de colaborar con grandes cineastas desde finales de los ochenta, en la dirección y como guionista colaborador, en la pequeña y en la gran pantalla. Pero Godless es su primera incursión de éxito como director y guionista original. Este wéstern a la moderna nos ha descubierto su extraordinaria capacidad para la narrativa. El peso de sus siete episodios recae en un argumento sensacionalmente construido con un ritmo muy bien medido, en el que la historia del poblado y de sus propios y extraños se nos revela a fuego lento. Además de suponer una digna recuperación del Lejano Oeste, con alguna que otra licencia contemporánea y sus correspondientes guiños feministas, esta miniserie rescata una condición olvidada en buena parte de las producciones de hoy, y es que hay héroes y villanos de verdad: los malos son realmente malos; los buenos, auténticamente buenos. Atentos al último episodio, con un final digno del mismísimo Peckinpah.

Manhunt: Unabomber (2017, Greg Yaitanes) | Netflix | 8 episodios

Siguiendo la estela de la exitosa Mindhunter (2017, David Fincher), Netflix repite contexto argumental reexaminando el territorio de los asesinos en serie y los horizontes de la criminalística. En esta ocasión, la investigación protagonista es Unabomber, apodo con el que se acabó conociendo al terrorista Theodore Kaczynski, quien entre los años 1978 y 1993 mantuvo en vilo al FBI con el envío de cartas bomba como protesta por la opresión social ejercida por la modernidad y la tecnología. La resolución de este caso, que trajo de cabeza a los federales durante décadas, acabará recayendo sobre Jim Fitzgerald, un introvertido, brillante e incansable agente federal que basará la búsqueda y acopio de pruebas en la lingüística forense cuando su práctica todavía no se consideraba una ciencia criminológica y su lógica, suficiente en sí misma para sostener una acusación.

Paul Bettany como Kaczynski y Sam Worthington como el agente Fitz configuran un formidable tándem interpretativo para completar un disfrutable elenco repleto de grandes actuaciones en las que el epicentro de la reflexión se sitúa en la valoración de los egos personales y los caminos, justos o malvados, por los que nos conducen.

Imagen de portada: Fotograma del actor Pepe Sancho (1944-2013) en la serie Crematorio.
Escrito por

Director de El Debate de Hoy. Profesor en la USP CEU.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons