Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Las series que recomienda Ana Samboal para empezar el curso . Entre el poder y la política

Las series para empezar el curso, que propone Ana Samboal, van desde El Ala Oeste de la Casa Blanca a Juego de Tronos. Recomendaciones que incluyen clásicos y novedades, pero que comparten un factor común, el interés por la política y el poder.

El Ala Oeste de la Casa Blanca

Una de las primeras series para empezar el curso es el El Ala Oeste de la Casa Blanca despertó en mí el interés por la política. El día a día del bienintencionado presidente demócrata Bartlet y su escogido ramillete de asesores me atrapó de tal modo que, en un tiempo en el que todavía era imposible visionar productos online, la compré entera para poder ver cada capítulo cuantas veces quisiera. Y siempre había un detalle más, una enseñanza más. Todavía recurro a ella, cuando algún hecho de la vida real me recuerda a algún episodio de una trama que en su día mereció tres Globos de Oro y casi 30 Premios Emmy. Tal vez, con los tiempos que corren, algunos la consideren hoy una historia demasiado inocente, pero solo por su capacidad para educar al espectador, para enseñarle las normas, y los procedimientos con los que funciona la democracia estadounidense, vale la pena rescatarla del baúl de los recuerdos.

House of Cards

Nada que ver, aunque se desarrolle en el mismo escenario. Si El Ala Oeste es la cara amable de la política, la serie que protagoniza Kevin Spacey, basada en otra británica del mismo nombre, es la cruz de una actividad tan noble como depravada. Es la lucha descarnada por el poder de un individuo inteligente e inmoral que logra sus objetivos recurriendo incluso al asesinato. El malo gana,  ¿o no? Tan admirable es el papel del protagonista como el de su consorte. Robin Wright crece con su personaje en cada temporada. Una mujer compleja, paciente y terriblemente ambiciosa, y ¿tan malvada como su esposo? Dejo en manos del espectador una respuesta que todavía no encuentro. Por cierto, la historia, que es magnífica, tiene su morbo: algunos les comparan con los Clinton.

Borgen 

Mucho más pegada a la vida real parece Brigitte, la protagonista de la serie danesa Borgen. Es la historia de una política danesa, centrista y pactista, capaz de aunar voluntades a un lado y otro del espectro político, que se convierte en presidenta porque es la que tiene la llave de la mayoría. En su momento, antes de que hubiera que repetir las últimas elecciones, Pedro Sánchez y Albert Rivera se disputaban su papel en las columnas de opinión. Nada que ver con la realidad española, pero interesante, muy interesante. Atentos a un secundario de lujo, el spin doctor de la presidenta, el asesor de imagen sin escrúpulos con más protagonismo que muchos ministros. Cuentan que algunos quisieran parecerse a él. En notoriedad, por supuesto.

Juego de Tronos 

Para notoriedad, la que alcanzó en su día Juego de Tronos. Fue Pablo Iglesias el que la popularizó en España cuando decidió regalársela al Rey Felipe VI. No es una historia política al uso, es una trama de fantasía, un juego de poder que por los paisajes y vestimentas parece sacado de la Edad Media, pero que está plenamente de actualidad. Cada uno de los personajes podría tener su propia serie. Son historias de inocencias perdidas en la batalla, de traiciones entre personas a las que unen lazos de sangre, de supervivencia o muerte… por el poder, solo por el poder. Magnífica. Más de uno en Podemos, pero sobre todo en el PP o en el PSOE, podría encontrar paralelismos entre sus personajes y algunos de sus más destacados dirigentes. Cristina Cifuentes lo hizo, se subió al trono de hierro y se puso la camiseta de la Kalehsi. ¿Un mensaje para los del partido morado o para los suyos?

The Crown

Todas las ya citadas, son series para empezar el curso que merecen una tarde o varias de sofá y palomitas, son perfectas para las noches de calor del verano. La última: The Crown. Es la historia de Isabel II, la Reina de Inglaterra. Pero sobre todo, es la historia del peso que ejerce el poder y la responsabilidad sobre el ser humano, de la envidia, de los protocolos que rigen las instituciones por encima de los individuos, de la ceguera ante la necesidad de renunciar, de la soledad cuando todo acaba. Deliciosa la interrelación entre la Corona y el Gobierno, entre la reina y su primer ministro, el histriónico y brillante Wiston Churchill. Solo ha llegado a España una temporada, de la mano de Netflix, y ya espero la segunda.

Imagen de portada: Fotografía promocional de El Ala Oeste de la Casa Blanca, una de las series para empezar el curso que propone Ana Samboal
Escrito por

Periodista. Actualmente presentadora de 'TRECE al Día' en 13TV. Ha sido también coordinadora de Economía de los Servicios Informativos de Telemadrid. Autora del libro "Gabinete de crisis" y "Ana Botín, nacida para triunfar".

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons