El quijotesco anhelo de que la RAE reine y también gobierne

Por HILDA GARCÍA | La controvertida decisión de la RAE de aceptar la forma “iros” nos lleva a cuestionar si la excesiva permisividad puede poner en peligro nuestro idioma.