Indultar más toros no convencerá a los animalistas. El triunfalismo no salvará la fiesta

Por JAVIER F. MARDOMINGO | Si la fiesta de los toros pierde integridad, el espectáculo se resiente y ningún animalista quedará satisfecho.