Diario de análisis, reflexión y valores    

 

“Nautiloid Quest” . Divertido y prometedor álbum presentación del trío nipón Nautilus

El joven trío japonés Nautilus debuta en la escena del jazz internacional con su tercer álbum de estudio, Nautiloid Quest. Un divertido y prometedor trabajo repleto de sorprendentes cambios de tempo y una cuidada selección de temas con colaboraciones vocales de altísima calidad.

FICHA TÉCNICA

Nautiloid Quest

Músicos: Toshiyuki Sasaki (batería), Shigeki Umezawa (bajo), Daisuke Takeuchi (teclados). Invitados: Mizuki Kamata, Kei Owada, Sara Yoshida (voz).

Año: 2017

Sello: Agogo Records

Comienzan a resonar con fuerza en el panorama internacional del jazz álbumes notables procedentes del continente asiático. Nombres como el de la cantante surcoreana Youn Sun Nah, cuyo último álbum hemos presentado en esta publicación, o la contrabajista malaya Lynda Oh han presentado en los últimos años trabajos de gran altura con los que han conseguido trascender, romper moldes acerca de la naturaleza del género y convertirse en auténticas e incontestables referencias a nivel mundial.

Desde Japón, pensado como carta de presentación fuera de sus fronteras, nos llega ahora Nautiloid Quest, curioso y divertido álbum del joven trío Nautilus, liderado por el batería Toshiyuki Sasaki. El grupo ha extraído el nombre y buena parte de su inspiración de la música del productor de jazz fusión estadounidense Bob James, quien recogió en su álbum One (1974) la famosa pista, origen de cientos de samples, titulada Nautilus. El trío nipón también plantea su propia versión de la pieza en este trabajo atrevido, original, a la vez que meticuloso y perfeccionista, con el que ha conseguido un temprano pero prometedor despegue de tierras niponas y debuta, con apenas tres años de vida, en la escena global.

El bajista Shigeki Umezawa y el teclista Daisuke Takeuchi completan la formación y los ritmos de un conjunto de estilo propio y auténtico; maneras que el trío ha rotulado con la audaz marca de modern rare groove. No hay enredo ni artificio en la etiqueta, absolutamente sincera para rubricar la atractiva combinación de jazz, funk (mucho funk), disco y soul de métrica swing que son capaces de producir en las más diversas formas, baladas incluidas.

Ejemplos y buenas dosis de todo ello trae consigo el tercer álbum de Nautilus, un total de doce pistas resultado de la reunión de algunas grabaciones del pasado, solo distribuidas en su momento en Japón, con otras de nueva factura en las que, como viene siendo costumbre en sus propuestas, recurren a las colaboraciones vocales femeninas. En total, tres intervenciones de altísimo potencial, tanto por el exquisito versionado de los temas escogidos como por la excelente ejecución alcanzada: Mizuki Kamata y Kei Owada resuelven, respectivamente, las conocidas Tom’s Diner (Suzanne Vega) y Lady Day and John Coltrane (Gil Scott-Heron), con resultados que tienen muy poco que envidiar a las interpretaciones originales; por su parte, Sara Yoshida da fe de la versatilidad del conjunto con la balada Good Enough.

El gran nivel y buenas vibraciones de las partes vocales son tan solo los intermedios de un trabajo que tiene su principal aliciente en las continuas sorpresas que nos deparan los cambios de tempo y el ingenioso uso de la electrónica, con auténticas muestras de habilidad técnica desde el comienzo del álbum, como los frenos de We Live In Brooklyn Baby o la riqueza tímbrica de I.G.Y.

En definitiva, Nautiloid Quest presenta una agradable muestra de post jazz, ritmos simpáticos y divertidos efectos sonoros, en lo que sin duda es una prometedora apuesta de futuro que habrá que seguir de cerca.

Escrito por

Director de El Debate de Hoy. Profesor en la USP CEU.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons