Diario de análisis, reflexión y valores    

 

España acogerá un nuevo museo judío . Un espacio para compartir las raíces de la fe

Madrid acogerá en los próximos años un museo sobre la comunidad judía. Un centro que busca ser referente mundial y romper ciertas mentalidades inherentes en nuestra sociedad. De momento, no hay emplazamiento pero sí se trabaja en su contenido. 

El día 11 de junio de 2015 el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad la ley en materia de concesión de la nacionalidad española a los sefardíes originarios de España. Fue una cita histórica, con enorme trascendencia pues intenta ser el punto de encuentro entre los españoles de hoy y los descendientes de quienes fueron injustamente expulsados a partir de 1492, para construir juntos, frente a la intolerancia de tiempos pasados, un nuevo espacio de convivencia y concordia. Con motivo de este acto, el presidente de la Comunidad Judía de Madrid, David Hatchwell, se dirigió al entonces ya exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, y artífice de la ley, para mostrarle la necesidad de que Madrid, al igual que otras tantas capitales europeas y americanas, fuera sede del Museo Judío de España. Existen museos judíos en distintas ciudades españolas, incluyendo los que acogen las distintas comunidades judías, pero son de ámbito reducido. “El proyecto se dirige a crear un museo de gran envergadura, de dimensión internacional en Madrid y en español, aprovechando que nos encontramos en el epicentro de ese hemisferio entre América e Israel”, afirma David Hatchwell.

El día 11 de junio de 2015 el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad la ley en materia de concesión de la nacionalidad española a los sefardíes originarios de España

El primer paso ha sido la institución de la Fundación Hispano-Judía, que tiene por fines “fomentar el conocimiento de la cultura judía, facilitar el diálogo intercultural y promover la concienciación social contra el neo-antisemitismo, la xenofobia y el racismo, contra la intolerancia religiosa, racial o de cualquier tipo”, tal como reza en su web. Esta Fundación será la que aúne voluntades y los deseos de concretar este proyecto del Museo Judío aglutinando a personas muy diversas para colaborar en esta tarea común. Los patronos fundadores son Alberto Ruiz Gallardón y David Hatchwell. “Agradezco profundamente a Alberto el magnífico trabajo que está haciendo. Se ha involucrado de forma totalmente altruista en el proyecto, porque él lo ve como una reparación de una injusticia.”, expresó el presidente de la CJM.

El papa Francisco reúne a las religiones

El Patronato de la Fundación está compuesto por los fundadores y por Javier Cremades Calvo-Sotelo como secretario general, colaborando igualmente en la Secretaría Carlos de la Mata y Mariola Ruiz. Como patronos colaboradores proporcionando servicios que ayuden a la fundación a materializar la iniciativa del Museo colaboran igualmente Carmen Iglesias, directora de la Real Academía de la Historia; Saffron Consultants, especialista en gestión de marcas y el estudio arquitectónico de Luis Vidal que, junto con Santos Bembunán, asesorarán a la fundación sobre los mejores medios para implementar el proyecto. También cooperan como patronos aquellos donantes que colaborarán económicamente tanto para sufragar los gastos operativos como para dotar a la Fundación de patrimonio que le permita promover el museo y desarrollar sus fines fundacionales. Es importante hacer notar que entre los patronos no solo encontramos personalidades judías, sino que muchos otros han querido unirse a esta tarea, como Amancio Ortega, la familia Álvarez, herederos de Isidoro Alvarez o Alicia Koplowitz, entre otros. Por último, David Hatchwell no olvida a los donantes de tiempo: “Tenemos una serie de personas que colaboran con nosotros y que son muy importantes pues dan su tiempo, que no vuelve en este proyecto concreto de vida. Los que somos creyentes sabemos que retorna de otra forma”.

El emplazamiento del futuro museo todavía es una incógnita y se debate entre dos proyectos: una concesión municipal de un palacete durante 75 años o comprar una superficie en el centro de Madrid

El emplazamiento del futuro museo todavía es una incógnita, puesto que la fundación se debate entre dos proyectos: una concesión municipal de un palacete durante 75 años, que habría que adecuar para ser utilizado como museo, o comprar una superficie en el centro de Madrid y construir el museo ab initio. La labor de fundraising es estos momentos es crucial, pero el presidente de la Comunidad Judía de Madrid comenta que en ningún momento se descuida ir pensando con detenimiento cuál será el contenido sustancial del museo: “El objetivo del museo es ser didáctico, positivo, pluralista, que enseñe los valores judíos, la especificidad de ese mensaje judío sin olvidar su universalidad”, señala David Hatchwell. Por lo tanto, no será el museo judío de la comunidad judía de Madrid, ni el museo sefardí, ni el museo de la Shoah. Todas esas perspectivas quedarán, por supuesto, incluidas, pero no serán ninguna de ellas por sí mismas la parte central del museo. Se trata del Museo Judío, de España, porque estará localizado en nuestro país, pero su dimensión universal vendrá dada por tratar cuestiones tales como la música y el mundo judío,  la medicina y el mundo judío, el cine, etc… Su meta es quebrar ciertas mentalidades inherentes en nuestra sociedad. Como bien apunta el presidente de la CJM, la idea es que “un joven salga, tras la visita al museo, y éste le haya respondido unas cuantas dudas, pero también le haya planteado una serie de nuevos interrogantes. Se trata de romper ese estereotipo judío de un señor vestido de negro y con barba, que también lo es, pero dar a conocer el verdadero crisol que supone la cultura judía”. Para ello y, aprovechando las nuevas tecnologías, se pretende que la visita sea una experiencia emocional, didáctica y, siempre que sea posible, interactiva.

Estamos en las fases primigenias, pero esperamos que pronto podamos disfrutar, al igual que otras capitales occidentales, de un Museo Judío que nos acerque más a un pueblo con el que compartimos las raíces de nuestra propia fe y junto con el cual se han forjado los cimientos de nuestra civilización.

Escrito por

Abogado. Enlace Institucional del Centro de Estudios Judeo-Cristianos.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons