Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“Mujeres de luz” . Modelos femeninos llenos de sombras pero que han pasado a la historia

María Vallejo-Nágera propone un amplio recorrido por la historia sirviéndose de personajes femeninos que han dejado huella. En tiempos de feminismo Mujeres de luz pierde la oportunidad de ser un libro que reivindique el verdadero papel de la mujer. 

Ahora que está tan de moda el feminismo, que el movimiento, en sus diferentes vertientes, ocupa páginas y páginas en la prensa internacional diaria, que las reivindicaciones están presentes en casi todos los niveles de la sociedad, es necesario, quizá más que nunca, encontrar modelos, personajes históricos femeninos que guíen el proceso, que ayuden a orientarse para no perder el norte. Esa parece haber sido la intención de María Vallejo-Nágera al escribir su último libro, Mujeres de luz, que publica ahora La Esfera de los Libros. La escritora, tras un par de incursiones en el terreno escatológico, con libros como Entre el cielo y la tierra: historias curiosas sobre el Purgatorio o Cielo e Infierno, se interna ahora en la historia de ocho mujeres que, a lo largo de la Historia, consiguieron llegar a lo más alto de sus respectivos ámbitos, partiendo, en ocasiones, de los lugares más bajos de la sociedad.

Mujeres de luz

MUJERES DE LUZ | MARÍA VALLEJO-NÁGERA | LA ESFERA DE LOS LIBROS | 2018 | 376 PÁGS. | 21,90 € | EBOOK: 9,99 €

En Mujeres de luz, Vallejo-Nágera pretende e intenta ponerse en la piel de estas mujeres, comprender sus circunstancias y el mundo que les rodeó, entender quiénes eran y por qué hicieron lo que hicieron. Y, para ello, escribe todas las historias en primera persona. La intención de la autora es dejar que sean ellas quienes cuenten su historia, y ése es, probablemente, el primer error del libro. El estilo es demasiado coloquial e informal, y no varía en función del personaje descrito. Realmente es inconcebible que una mujer del segundo milenio antes de Cristo utilice las mismas expresiones que una que vivió en el siglo XX. Aunque, por otro lado, el uso de este estilo permite que la lectura sea ágil, sencilla y muy ligera (quizá demasiado).

El libro está dividido en dos secciones (cuatro mujeres del siglo XX y cuatro anteriores) y organizado en ocho capítulos, uno por cada mujer: la Reina de Saba, Cleopatra, María Magdalena, Lucrecia Borgia, Mata Hari, Coco Chanel, Peggy Guggenheim y Maria Callas. A primera vista, las mujeres no pueden ser más diferentes, tanto por su origen, como por su época o por los aspectos en que destacaron. Encontramos dos reinas poderosísimas, uno de los discípulos privilegiados de Jesucristo, la hija de un Papa, una bailarina exótica, una diseñadora de moda, una coleccionista de arte y una soprano inigualable. Lo que realmente tienen en común las ocho es que no tuvieron parangón, ni en su época ni, quizá, en ningún otro momento en la Historia. Todas brillaron en lo que hicieron y consiguieron tocar la gloria, y casi todas ellas acabaron cayendo en lo más profundo de la miseria humana (no solo material).

Y es que una de las cosas más importantes que la autora señala sobre estas mujeres es que no eran perfectas. Por eso son modelos, porque, sin ser perfectas, con todos sus defectos y pecados, poseían un fondo de humanidad, un destello de luz en sus corazones. Ese es el significado del título del libro: las mujeres de Vallejo-Nágera están llenas de sombras, pero siempre hay, por lo menos, un aspecto positivo de ellas, algo que ha permitido que pasen a la historia y su legado y su recuerdo sea absolutamente imborrable. Los auténticos modelos son aquellos que podemos imitar, y la perfección en el ser humano es, simplemente, una aspiración. Somos seres limitados, y lo máximo que podemos hacer es acercarnos a la perfección todo lo que podamos. Siempre tendremos defectos, y lo importante es luchar contra ellos, contra las tentaciones del mundo. Por eso los héroes son tales, porque, a pesar de los pesares, luchan hasta el final por superarse a sí mismos, por resistir contra la tentación, aunque hayan acabado sucumbiendo.

Sin embargo, la elección de la autora resulta un tanto ambigua. Las mujeres del libro no son exactamente ejemplos de conducta, y muchas veces no solo no lucharon para mejorar, para transformar sus defectos en virtudes, sino que, conscientes de sus faltas, no dudaron a la hora de aprovecharse de ellos para conseguir sus fines. Es el caso, por ejemplo, de Cleopatra, Mata Hari o Coco Chanel, quienes utilizaron su cuerpo y su atractivo erótico para obtener dinero, poder o una posición privilegiada. De hecho, otro de los defectos del libro es que se centra prácticamente en la vida amorosa de las mujeres descritas, tocando a veces sólo de refilón los verdaderos aspectos por los que destacaron. Este libro es, en ese sentido, una oportunidad perdida para reivindicar los elementos más necesarios para guiar a la sociedad y al feminismo en estos tiempos tan convulsos. Además, la selección de los personajes parece ser absolutamente arbitraria. Quedan fuera verdaderos ejemplos a pesar de sus, en ocasiones, defectos o sombras, como Marie Curie, la Madre Teresa de Calcuta o Lady Di. Pero lo que realmente interesa a la autora, al parecer, es la mera crónica rosa, el relato de los devaneos amorosos de los personajes. Y no quiero decir con esto que la historia de estas supuestas “mujeres de luz” no sea interesante. Al contrario, una de las virtudes del libro es que, a pesar del problema ya mencionado del estilo, sabe atraer el interés y contar de una forma fluida las biografías.

Pero, siendo positivos, es realmente interesante la reivindicación de María Vallejo-Nágera de ciertos personajes a los que el tiempo (o la leyenda) no ha tratado demasiado bien. Me refiero especialmente a Lucrecia Borgia, mujer desgraciada y muy calumniada a lo largo de los siglos. El tópico hace que, al escuchar su nombre, pensemos en turbias historias de incesto, orgías, sexo, corrupción y degeneración, cuando, al parecer, era un “juguete roto”, una bellísima mujer de buen corazón que fue siempre dominada y manipulada por la omnipresente sombra de su poderoso padre, el papa Alejandro VI.

En conclusión, Mujeres de luz es un libro entretenido y revelador para quien quiera conocer, de una forma muy superficial, la historia de ocho mujeres legendarias, nombres de sobra conocidos (aunque sus historias no lo sean tanto), que tiene numerosos defectos, como las mujeres de las que habla. Con sus luces y sombras, María Vallejo-Nágera traza un interesante recorrido por la Historia a través de ocho personajes que, por unas cosas o por otras, han pasado a la memoria colectiva.

Imagen de portada: Detalle de la portada de Mujeres de luz | La Esfera de los Libros
Escrito por

Graduado en Humanidades por la Universidad Carlos III. Crítico de Arte.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons