Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“Me desconecto, luego existo”. Somos adictos digitales y reconocerlo es urgente

Me desconecto, luego existo, último libro del periodista, profesor y escritor Isidro Catela, identifica el uso abusivo de la tecnología actual. El autor propone medidas para tratar la adicción digital a la que todos estamos expuestos o que sufrimos sin saberlo.

Decía el Blade Runner Rick Deckard: “Los replicantes son como cualquier otra máquina. Pueden ser un bien o un peligro. Si son buenos, no son asunto mío”. La tecnología, como cualquier otra realidad en este mundo moral que transitamos, puede representar un beneficio o una amenaza, y la responsabilidad social del especialista no reside en las alabanzas, sino en estar alerta para detectar sus anomalías, y exponer y señalar sus peligros, pues son estos los que urgen, por poner en riesgo el discurrir natural de las cosas.

me desconecto, luego existo

ME DESCONECTO, LUEGO EXISTO | Isidro Catela | Encuentro | 2018 | 128 PÁGS. | 14 €

De ahí que resaltar las bondades de la tecnología no sea asunto de Me desconecto, luego existo, ni tampoco asunto de su autor, el periodista, profesor y escritor Isidro Catela. Y no caben los reproches, puesto que su misión como experto en materia de comunicación es denunciar el empleo abusivo de la tecnología. No por apocalíptico, no; no va de apocalípticos versus integrados, sino, como el mismo Catela señala, por no dejar pasar la evidencia de que “la tecnología puede unir océanos y separar sofás” a un mismo tiempo, y mientras que lo primero es maravilloso, pero no determinante para el ser humano, lo segundo es preocupante, y mucho, y puede llegar a destruir la naturaleza de las personas. La adicción digital existe. Reconocerlo es urgente.

La omnipresencia de los dispositivos no solo ha exacerbado patologías graves como el aislamiento total de los hikikomoris, o creado nuevas enfermedades como la nomofobia, el terror derivado de no llevar el móvil encima. El aislamiento derivado del uso de dispositivos electrónicos, o la necesidad de recurrir a nuestro smartphone cada diez minutos se han extendido progresivamente hasta conformar patologías sociales normalizadas, como son también la sexualización de la realidad, en especial de la mujer, incluso de la infancia, o el consumismo frenético. Una silenciosa conquista de la naturaleza humana de la que hay que ganar conciencia como primer paso para ponerle remedio.

Desconectar, reconectar

La máxima cartesiana que da título al libro Me desconecto, luego existo no es bandera de sesudas reflexiones imposibles de abordar, ni de revisiones historicistas sin contacto con la realidad. Es un conveniente juego de palabras, descriptivo de una necesidad actual, que Isidro Catela aborda, dentro de la brevedad de la obra, combinando la revisión de referentes de la sociología y la filosofía con la exposición de métodos prácticos para fomentar un uso positivo y saludable de la tecnología.

De la parte teórica (si cabe la distinción en un libro en que teoría y experiencia están absolutamente entrelazados), es de destacar el esfuerzo de hacer asequible y llevadero lo complejo, llevando cada reflexión a su significación práctica. Los bien avisados apreciarán además la referencia prudente, limitada, al viral filósofo surcoreano Byung-Chul Han, el Zygmunt Bauman de nuestra generación.

En la parte final, Catela reúne una serie de herramientas y ejemplos para aplicar en el día a día: un sencillo test para medir nuestro grado de adicción (el 95% de los lectores encontrarán que tienen al menos una pequeña adicción digital), aplicaciones para conocer y limitar el uso de los dispositivos o ciertas app, métodos escalonados para abrir espacios libres de tecnología y heroicos ejemplos de quienes lo lograron. Tácticas y nuevos modelos de uso moderado que nos descubren que es posible vivir sin Internet, que es necesario vivir sin Internet. Desconectar de la Red para reconectar con la vida.

Imagen de portada: detalle de la cubierta de la portada del libro “Me desconecto, luego existo”| Editorial Encuentro
Escrito por

Director de El Debate de Hoy. Profesor en la USP CEU.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons