Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“Luz de Soledad”: la luz en el sufrimiento

Luz de Soledad es otra prueba más de que el cine español sigue luchando por encontrar un espacio e identidad propias.  El celuloide español no ha dejado de dar muestras de interés por volver y querer reencontrarse con su historia.

Como ya hiciera recientemente con Poveda (2016) o también en la afamada Un Dios prohibido (2013), el director Pablo Moreno y su equipo vuelven a ponerse manos a la obra con Luz de Soledad para contar otra original aunque desconocida historia.

FICHA TÉCNICA

LUZ DE SOLEDAD (***)

(España, 2016)

Director: Pablo Moreno

Interpretación: Laura Contreras, Lolita Flores, Elena Furiase, Carlos Cañas, Raúl Escudero, Eva Higueras, Julio Lázaro, Susana Sucena

Duración: 85 minutos

Género: Drama

La película sitúa la acción en nuestros tiempos relatando la vida de Olga, una abogada afincada en Madrid que necesita la ayuda temporal de alguien que acompañe a su padre enfermo. A su petición acude sor Inés, una hermana perteneciente a las Siervas de María quien, mientras hace lo posible por entenderse con el intratable don Arturo, va leyendo junto a su hija un libro que cuenta precisamente la vida de la santa Soledad Torres Acosta, impulsora principal de esta congregación fundada a mediados del convulso siglo XIX para asistir a los enfermos.

Luz de Soledad es otra prueba más de que el cine español sigue luchando por encontrar un espacio e identidad propias, ahondando dentro de su misma historia. A datar quizás desde la fallida Alatriste (2006) hasta la próxima 1898: los últimos de Filipinas que se estrena en diciembre,  el celuloide español no ha dejado de dar muestras de interés por volver y querer reencontrarse con su historia. El cine de Moreno entra dentro de este grupo de creadores con ganas de hablar de lo sucedido para mostrarnos las entrañas de otra realidad tan histórica como es la vida de la Iglesia y de sus principales protagonistas, los santos.

El cine de Moreno entra dentro de este grupo de creadores con ganas de hablar de lo sucedido para mostrarnos las entrañas de otra realidad tan histórica como es la vida de la Iglesia

luz de soledadCabe hacer mención en ese sentido de las ganas que ha tenido este equipo de producción por hacer de la historia de la hermana Soledad algo más que un retrato puramente hagiográfico, abriendo de igual modo una mirada panorámica a su época y a esa intrahistoria del barrio de Chamberí dentro de aquel Madrid que recorrieron las primeras siervas de María. Por mucho hábito que llevasen, pensar en mujeres andando solas de noche a casa de desconocidos, asistiendo a enfermos sin más recursos que la voluntad y la Providencia, recorriendo unas calles en las que casi cualquiera podía morir perfectamente de un navajazo, es algo que desafía desde luego al sentido común. Una idea muy concorde con el sentir romántico decimonónico, impelido generosamente hacia grandes iniciativas que no siempre habían de llegar a buen puerto, como bien muestra el film.

El mimo estético de la producción, sumado a la afinidad con la que esta compañía de actores trabaja y se compenetra desde Un Dios prohibido, hacen que el relato se haga amable y cercano al espectador. A esta familiaridad del elenco se le añade el desparpajo de Lolita Flores, en un papel entrañable, y la presencia de actrices sólidas como Susana Sucena, que con su presencia en el papel de sor Inés le da peso a la cinta, la propia Laura Contreras o Carlos Cañas, en una buena interpretación del romántico padre Miguel.

Por mucho hábito que llevasen, pensar en mujeres andando solas de noche a casa de desconocidos, recorriendo unas calles en las que casi cualquiera podía morir perfectamente de un navajazo

Todos estos elementos convierten a Luz de Soledad en una película distinta y solvente, considerando además los modestos medios con que parte dentro de este complicado mundillo cinematográfico, que afianza el salto de calidad del cine de Moreno, cargado en sí de bastantes buenos elementos que podrían presagiar empresas aún mayores. Un film para todos los públicos y cargado de actualidad, en un mundo que rehúye generalmente los hospitales y la vida de los enfermos, por penosa e incomprensible. La esencia de la santa y de las Siervas, palpable en esta obra, será seguro sugerente para muchos, deslumbrante para algunos, revelador en todo caso.

Escrito por

Licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la USP CEU. Ha trabajo en medios como Fila Siete y Punto Radio.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons