Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Los focos deslumbran al soldado Billy Lynn

Billy Lynn amaga con con convertir en película un buen guión. Al final se vuelve en una batalla entre civiles y militares por llevarse la fama de una guerra. Humor y drama mezclados y agitados. 

FICHA TÉCNICA

Billy Lynn (**)

Billy Lynn’s Long Halftime Walk

(Estados Unidos, 2016)

Dirección: Ang Lee

Guion: Simon Beaufoy, Jean-Christophe Castelli (Novela: Ben Fountain).

Reparto: Joe Alwyn, Steve Martin, Kristen Stewart, Garrett Hedlund, Vin Diesel, Chris Tucker,Beau Knapp, Ben Platt, Deirdre Lovejoy, Bo Mitchell, Bruce McKinnon, Randy Gonzalez, Christopher Matthew Cook, Ricky Muse, Ric Reitz

 

Duración: 110 min

Género: Drama

Que nadie espere mucho del primer film rodado a 120 fotogramas por segundo. No se nota. No se siente nada. Más o menos como pasa con la película de Ang Lee (La Vida de Pi, Brokeback Mountain o Tigre y dragón). Billy Lynn cuenta la historia de un soldado americano que regresa a su país como un héroe después de que la batalla que libró su patrulla fuese grabada por las cámaras y difundida por todo el mundo.

Una buena historia que Ang Lee convierte en, cuanto menos, rara. Una especie de sátira interminable donde no hay límite entre el humor y el drama. La cinta se adentra en el personaje de Billy Lynn, interpretado por el debutante Joe Alwyn, como protagonista del pelotón Bravo, soldados muy jóvenes y con pocos valores morales que son homenajeados por todo EEUU. Lynn se juega la vida en la batalla intentando salvar la vida de su superior, al que da vida Vin Diesel, algo que le da aún más fama al militar y menos a la película. El protagonista de XXX es un pegote que descoloca al espectador, acostumbrado a verle en otras lides. Los flashbacks son introducidos de una manera muy sutil a lo largo de la película y trasladan al espectador a momentos de la batalla.

Billy Lynn parece alcanzar un momento de cordura cuando el protagonista vuelve a casa de sus padres y ve la cruda realidad de su entorno, su hermana y su padre enfermo. Es precisamente su hermana quien tiene unos diálogos muy personales con Lynn para intentar que deje el Ejército y se olvide de la promesa que hizo.

billy lynnEl descrédito le llega a la película cuando la tropa es invitada a un partido de fútbol americano en Texas el Día de Acción de Gracias para homenajearles en el descanso. Ahí se ve la falta absoluta de moral tanto del pueblo americano como de los militares. La fama y los focos se traducen en conseguir dinero a toda costa. Compañeros de Lynn agrediendo al público o el propio Lynn teniendo una relación furtiva con una de las animadoras (Makenzie Leigh) detrás de una cortina. Debacle absoluta del guión cuando la chica pregunta al militar si cree en Dios para después intentar presentarse como una mujer de valores que ha encontrado al hombre de su vida.

El director taiwanes es capaz de dejar en el espectador el sabor de boca de la fastuosidad con la que trata América a sus militares una vez devueltos a la seguridad de su patria. Todo desmedido, incluso la figura de Steve Martin que interpreta al presidente del equipo de Dallas Cowboys y que pretende comprar los derechos de la batalla para rodar una película. El dinero vuelve a ser el problema aunque la trama lo hace todo muy infantil.

Que no nos lleven a un lugar seguro. Que nos lleven a la guerra“. Así termina Billy Lynn. Intentando demostrar que la guerra es una película en el país donde el que es militar y ha nacido en Texas tiene valor doble.

 

Escrito por

Periodista en El Debate de Hoy. Presentador del programa de fútbol sala, Pista Azul.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons