Las series de televisión de hoy son más oscuras y perversas que nunca

Por FERNANDO BONETE | El canon de las series de televisión de hoy es presentar personajes sombríos y comportamientos corruptos. La fascinación por el mal es la fórmula de éxito.