Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“La Reina Victoria y Abdul” . Autocrítica británica con humor inglés y buen gusto

El gran director Stephen Frears, que ya había filmado The Queen, sobre la actualmente reinante Isabel II, lleva ahora a la gran pantalla un guion de Lee Hall, basado en el libro Victoria & Abdul, de Shrabani Basu. Narra la relación imprevista de la reina Victoria (Judi Dench) con su sirviente indio Abdul Karim (Ali Fazal).

FICHA TÉCNICA

Victoria and Abdul

Reino Unido, 2017

Director: Stephen Frears

Guion: Lee Hall (Novela: Shrabani Basu)

Reparto: Judi Dench, Eddie Izzard, Adeel Akhtar, Tim Pigott-Smith, Ali Fazal, Robin Soans, Jonathan Harden, Sukh Ojla

Género: Drama

Pocas reinas han propiciado últimamente tantas películas y tvmovies como la reina Victoria de Inglaterra (1819-1901). Pero en este caso lo más llamativo es el paralelismo que tiene la película que nos ocupa con Su Majestad Mrs. Brown (John Madden, 1997), interpretada por la misma actriz, Judy Dench, y que también nos cuenta el encaprichamiento de la monarca con un varón de origen humilde. Si en aquella se trataba del hombre que cuidaba sus caballos, en este se trata de un sirviente indio. En ambos casos, el vacío dejado por su difunto marido, el príncipe Alberto, es la razón que le lleva a buscar una compañía que vaya más allá de la aburrida y protocolaria cohorte de Palacio. Pero si en la primera el tono era claramente dramático, en esta es la ironía y la comicidad su más importante característica.

la reina victoria y abdulLa película, inglesa y participada por la BBC, es un ejercicio de autocrítica de la idiosincrasia británica lleno de inteligencia y elegancia. Y sin dejar de ser al cien por cien una cinta intensamente británica en su estilo y humor. La reina Victoria se convierte en un personaje políticamente incorrecto, que denuncia de forma insospechada el racismo, la intolerancia religiosa y el clasismo. La reina, que se supone que encarna la quintaesencia de los valores británicos tradicionales, se revuelve contra su propio sistema, e incluso contra sus propias costumbres, para vivir un paréntesis de libertad y aire fresco, algo que va a suponer una pesadilla para todo su entorno, desde el primer ministro al último sirviente. En realidad, Stephen Frears aprovecha la ocasión para ventilar temas de enorme actualidad y para mostrar que los tiempos nuevos exigen modelos nuevos y que los esquemas del pasado tienen que revisarse para no hacerse añicos en el presente. A fin de cuentas, lo único que hace la reina Victoria es rendirse ante las evidencias de la realidad, mirar lo que tiene delante de los ojos (maravilloso el primer contacto visual que mantiene la reina con Abdul).

La película está llena de humor inglés, sutilezas irónicas y burlas disimuladas, sin perder el buen gusto y el refinamiento, sostenidos ambos por una producción impecable y una dirección artística propia de la BBC. Aunque el tándem interpretativo Dench-Ali Fazal funciona de maravilla, no podemos olvidar algunos secundarios de lujo como Olivia Williams o Michael Gambon.

Escrito por

Director de Cine de la Conferencia Episcopal Española y crítico cinematográfico en medios como 13Tv, Cadena Cope y el semanal Alfa&Omega.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons