Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“La herida”, el dolor de la incomunicación

Manuel Galiana dirige y protagoniza una interesante obra coral que aborda uno de los grandes dramas del hombre posmoderno: la incomunicación. Ante un acontecimiento inesperado, una familia se reúne y saca a la luz secretos, mentiras y rencillas enquistadas.

FICHA TÉCNICA

La herida

Dirección: Manuel Galiana

Autora: Elena Belmonte

Compañía: Martes Teatro

Reparto: Manuel Galiana, Pilar Civera, Susana Sanz, Jesús Ganuza, Óscar Olmeda, Pedro Fajardo.

Estudio 2 – Manuel Galiana

Calle Moratines, 11. Madrid

Sábados 22 y 29 de diciembre de 2018, a las 20 h.

Precio: 15 euros

Sitio web

En un mundo dominado por la tecnología, estamos más alejados que nunca unos de otros. La incomunicación es uno de los grandes males del siglo XXI, un doloroso silencio del que advierte La herida. La obra, dirigida y protagonizada por Manuel Galiana, se representa en el teatro Estudio2, propiedad del veterano actor.

Las relaciones entre los integrantes de una familia que vive aislada en el campo centran el guion. La madre, Ada (Pilar Civera), se siente sola y arrepentida de haber perdido su vida junto a Toni (Manuel Galiana), su marido. Este es un hombre idealista y con mucha imaginación que no ha sido capaz de reunir valor para cumplir sus sueños.

La hija, Enma (Susana Sanz), tiene un trabajo anodino y vuelca su insatisfacción en una nociva relación con la comida. Su hermano, Henry (Jesús Ganuza), abandonado por su mujer y padre de una niña de seis años, se ve abocado a recurrir a una transacción económica para paliar su vacío.

Mentiras, secretos y rencor

Un día, dos misteriosos forasteros (Óscar Olmeda y Pedro Fajardo) irrumpen en la vivienda pidiendo agua para sus caballos. Pese a la desconfianza de Enma, la matriarca los acoge con agrado, ya que para ella supone un acontecimiento que rompe su monótona existencia.

La llegada de los intrusos es un solo pretexto para que la familia se reúna. Durante la catarsis, salen a la luz los trapos sucios que durante años permanecieron escondidos. Reproche tras reproche, se dan cuenta de que han ocultado sus verdaderos sentimientos. La falta de comunicación y de sinceridad ha hecho que vivan una mentira. Una relación falsa, dominada por el rencor y los secretos y en la que los afectos son escasos. Tan solo el amor entre padre e hija y el vínculo madre-hijo parecen tener una base sólida.

“El precio”, el poder irreversible de las decisiones

Basada en un texto de Elena Belmonte, también autora de la premiada Baile de huesos, la obra se hace eco de las principales amenazas de la sociedad actual, como la soledad, el poder, la codicia o la enfermedad. También nos habla de los sueños rotos, las falsas apariencias, la hipocresía, el paso del tiempo y, sobre todo, las rencillas familiares enquistadas.

Una obra de artesanía hecha con esmero

La herida cuenta con una notable interpretación actoral. Sobresale la actuación de Susana Sanz y, sin duda, la de Manuel Galiana, que nos ofrece una soberbia intervención llena de matices. La compañía que dirige hace un teatro cercano, de artesanía, con cariño y dedicación. Y eso se nota.

La puesta en escena es sencilla. Toda la acción transcurre en el jardín de la vivienda familiar, con escaso decorado. Al tratarse de un recinto de pequeñas dimensiones, hay mayor cercanía entre los actores y el público, lo que permite que el espectáculo se saboree mejor. Sin embargo, el reducido espacio limita las posibilidades escenográficas.

El amargo destino del hombre

La herida es una obra sugerente y consigue mantener la intriga de cuál es el verdadero objetivo de los forasteros, si bien el final resulta un tanto abrupto. Aunque no está exenta de cierta dosis de ironía y de algún que otro golpe de humor, el guion pinta un panorama descorazonador sobre el destino del hombre posmoderno y su relación -o ausencia de relación- con los demás.

El mensaje que nos transmite el texto queda patente: la incomunicación solo conduce al dolor. Todos tenemos una herida y no se sabe si es mejor cerrarla o que permanezca abierta.

  • Luces: la interpretación de Manuel Galiana.
  • Sombras: ofrece una visión negativa de la familia y de las relaciones humanas.
Imagen de portada: Fotograma de la representación de La herida | estudio2-manuelgaliana.com
Escrito por

Licenciada en Derecho y diplomada en Ciencias Empresariales. Redactora de El Debate de Hoy.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons