Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“Hermanas”, cainismo en estado puro

Irene Escolar y Bárbara Lennie se dejan el alma en el escenario en Hermanas. La obra de Pascal Rambert, hecha a medida para las actrices, refleja con extrema dureza una relación fraternal viciada por el rencor, la rivalidad y la frustración.

FICHA TÉCNICA

Hermanas

Texto, dirección y espacio escénico: Pascal Rambert

Reparto: Irene Escolar y Bárbara Lennie

Teatro Pavón Kamikaze

Calle Embajadores, 9. Madrid

Del 10 de enero al 10 de febrero de 2019

Miércoles a Sábados, 20:30 h.
Domingos, 18:00 h.

Precio: a partir de 19 euros

Sitio web

Hermanas es un producto original. Escrita y dirigida por Pascal Rambert (Niza, 1962), la obra se ha estrenado de manera casi simultánea en Madrid -en el Teatro Pavón Kamikaze– y en París. El dramaturgo galo, galardonado con el premio de Teatro de la Academia de Francia, ha concebido el texto con la mente puesta en las dos parejas de actrices protagonistas.

Bárbara (Bárbara Lennie) e Irene (Irene Escolar) son dos hermanas que se reencuentran a raíz de un triste episodio que acontece con su madre. En cuanto se ven, se desencadena un cruel enfrentamiento entre ambas. Un ajuste de cuentas en el que salen a relucir episodios silenciados durante veinte años. Casi noventa minutos de acalorada discusión.

Diálogo y monólogo se entremezclan en un espeso guion en el que los recuerdos desgarradores se cruzan con ataques despiadados y faltas de respeto. La catarata de reproches desemboca en descalificaciones, puñaladas por la espalda e incluso agresiones físicas. La relación familiar entre ambas está marcada por los celos, la frustración y la rivalidad.

Dos hermanas, dos mundos

Las hermanas representan dos mundos opuestos. Bárbara, la mayor, es una trabajadora social que ayuda a los más desfavorecidos, mientras que Irene, periodista, escribe artículos de opinión. Una empatiza, la otra juzga. La primera es una mujer fuerte. La menor, por el contrario, muestra una gran fragilidad. Sensibilidad frente a racionalidad, entrega frente a egoísmo, comprensión frente a indiferencia, orden frente a caos.

El guion profundiza en temas como los vínculos familiares, la cosificación del ser humano, la vejez, el lesbianismo, el poder del lenguaje o el papel de las redes sociales. También trata, con suma crudeza, cuestiones como la inmigración o las efectos devastadores de la demencia.

Amor y odio

Hermanas es un fiel reflejo de cómo influyen en la edad adulta la educación recibida y las vivencias infantiles. La interacción entre las protagonistas es tan despiadada que resulta preferible pensar que bajo ese odio subyace el amor, sin el cual sus sentimientos no serían tan fuertes ni les causarían tanto tormento.

El texto evoca la película ¿Qué fue de Baby Jane?, dirigida por Robert Aldrich y basada en la novela homónima de Henry Farrell. También recuerda al filme Eclipse total, de Taylor Hackford, brillante adaptación al cine del libro de Stephen King Dolores Claiborne.

La obra consigue su propósito de abrumar al espectador. La tensión solo se rompe cuando las hermanas sucumben a una versión de la magnífica canción de Black Wonderful life (Vida maravillosa). Un título optimista que parece irónico en un momento de tanto dolor.

Un reto interpretativo

Hermanas es un auténtico desafío desde el punto de vista interpretativo. El texto es tan largo y tan denso, el ritmo de los diálogos (y monólogos) tan rápido, que supone una proeza para cualquier actor.

“33 El Musical”. Jesús es mucho más que un ‘influencer’

No se puede negar que las protagonistas lo dan todo sobre las tablas. Irene Escolar, una intérprete con mucho talento, está espléndida y absolutamente creíble en su papel de hermana menor. El público se identifica con ella, siente su desgarro. Bárbara Lennie, que encarna a un personaje histriónico, responde al duelo con brillantez. Es indudable el extraordinario mérito del trabajo de ambas, que en cada función tienen que dejarse la piel.

Sencillez frente a complejidad

El complejo guion se acompaña de un sencillo decorado. La acción se desarrolla en una sala de conferencias, pintada en blanco y con sillas de colores, que también juegan un papel en la obra.

Hermanas representa la antítesis de cómo debería ser una relación fraternal sana, tanto en el fondo como en la forma. Extrapolándolo al contexto social, es el vivo ejemplo de un enfrentamiento entre dos mundos opuestos que deberíamos evitar.

  • Luces: la interpretación de ambas actrices, en especial de Irene Escolar.
  • Sombras: la excesiva virulencia del guion, en ocasiones innecesaria, y la visión cainita de las relaciones fraternales.
Imagen de portada: Bárbara Lennie (i) e Irene Escolar, en el cartel publicitario de Hermanas | teatrokamikaze.com
Escrito por

Licenciada en Derecho y diplomada en Ciencias Empresariales. Redactora de El Debate de Hoy.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons