Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Naxos presenta la primera grabación mundial de la Sinfonía Coral de George Dyson

Naxos presenta la primera sinfonía del compositor británico George Dyson. Completa el compacto el poema St Paul’s voyage to Melita, con la interpretación de la Bournemouth Symphony Orchestra y The Bach Choir, bajo la batuta de David Hill.

FICHA TÉCNICA

Choral Symphony

Compositor: George Dyson (1883–1964)

Intérpretes: Bournemouth Symphony Orchestra y The Bach Choir. David Hill (director), Elizabeth Watts (soprano), Caitlin Hulcup (mezzo soprano), Joshua Ellicott (tenor), Roderick Williams (barítono)

Sello: Naxos

Año: 2018

Sitio web

En caso de que todavía resulte interesante comentar los movimientos comerciales de la industria musical, en un momento en el que más de la mitad de sus ventas procede de internet, con servicios de compra o suscripción online en los que el posicionamiento de marca de las plataformas de venta (Apple Music, Google Play, Spotify) empequeñece la presencia y labor del sello discográfico. En caso de que todavía importe distinguir de dónde viene, y quién produce qué música en particular, es interesante recordar que Naxos, aquella discográfica que en los años del compacto ponía a precios asequibles grabaciones que bajo la producción de otras disqueras exigían desembolsos notables, aquel sello entre cuyo catálogo se podían encontrar interesantes y extraños repertorios inéditos, sigue en funcionamiento y continúa con gran éxito su misión.

Naxos sigue ostentando el título de mayor sello independiente de música clásica del mundo, y como distribuidor no desmerece en nada a su principal competidor, Chandos, al que, por cierto, ha vuelto a ganar en la carrera que ambos sostienen por grabar la obra del compositor británico George Dyson. Naxos presenta la primera grabación mundial de su primera sinfonía, la denominada Sinfonía Coral (Choral Symphony).

A la batuta David Hill y sobre el escenario la Bournemouth Symphony Orchestra, una de las agrupaciones recurrentes del sello, y el coro amateur The Bach Choir, confirman la principal propuesta de valor de Naxos: ofrecer repertorios inusuales y alternativos, ejecutados por intérpretes dignos, aunque de fama media, y una presentación de producto mínima: nada de libretos extensos ni atractivos diseños especiales de cubierta. La cláusula “lo importante es el interior, no el exterior” podría muy bien ser el eslogan perpetuo de la discográfica.

Sir George Dyson

George Dyson es poco o nada conocido entre los ajenos a la melomanía y aun entre los mismos. No es por falta de fuentes a las que recurrir, puesto que Dyson probó con todas las formas musicales a su alcance, conciertos, sinfonías, obras corales y hasta un concierto para violín y orquesta; de hecho, lo más destacado de su obra, bien es cierto que sin prisa, pero tampoco con pausa, ha ido quedando registrado en las fonotecas de Chandos y Naxos desde los noventa. Además, disponemos para más información de la única, pero completa, monografía de su biógrafo Paul Spicer, Sir George Dyson. His Life and Music.

Su anonimato se debe más bien a que, pese al cuidadoso trabajo formal de su composición, sus magníficas cualidades como orquestador, el interés lírico de su música y el incuestionable espíritu británico que respira, sus contemporáneos lo aventajaron en todo esto y más. El intenso carácter de la música vocal de Vaughan Williams y Gustav Holst, o el trabajo con las cuerdas de Edward Elgar o Benjamin Britten, está muy por encima del alcance de su producción.

Teniendo esto en cuenta como antecedente de lo que Dyson puede ofrecer, las circunstancias no restan, en cualquier caso, interés a sus aportaciones. En concreto, el curioso ejemplo que nos brinda su Sinfonía Coral es paradigmático de sus notables, nada despreciables aptitudes como compositor. Descubierta en 2014 por su biógrafo, Paul Spicer, firmante, además, del comentario introductorio ofrecido en el libreto de este álbum, la obra fue escrita en 1910, con veinticuatro años de edad, para la obtención de su doctorado en Música en la Universidad de Oxford, trabajo que, con motivo del cumplimiento de plazos académicos, no pudo ser presentada hasta 1917. La sinfonía, para orquesta y coro y solistas, toma los versos del Salmo 107 para narrar la expulsión de los judíos de Israel en un continuo canto y descripción del mar.

Esta obra temprana de Dyson antecede, de hecho, a la primera sinfonía de Vaughan Williams, A Sea Symphony, estrenada más tarde ese mismo año, también de temática “acuática”. Claro que la Sinfonía Coral despliega un formato y duración más discretos, menos grandilocuentes, propios del estilo debido a una composición con finalidad académica, si bien la obra respira juventud, lirismo y carácter. Sus influencias hay que buscarlas en el radio del posromanticismo, tomadas del estilo y formas centroeuropeos que el compositor tuvo la oportunidad de conocer de primera mano en Italia, Austria y Alemania, gracias a la obtención de la Mendelssohn Scholarship; así como en las composiciones de Julius Reubke, cuyas obras sacras interpretó Dyson en su juventud, y cómo no, en La Mer de Claude Debussy, estrenada pocos años antes, en 1905. Y es que hay motivos interválicos directamente extraídos del tercer movimiento de La Mer en el comienzo del cuarto movimiento planteado por el británico.

Completa el compacto la grabación del poema sinfónico St Paul’s voyage to Melita (1933), acertada inclusión por su relación con la primera: recupera desde la madurez referencias a los versos de su Sinfonía Coral, así como la inspiración marítima por la que tanta debilidad guardó Dyson, recurso explotado además en otras obras del compositor, como In Honour of the City y Agincourt.

Escrito por

Director de eldebatedehoy.es, doctor en Comunicación Social y profesor de la CEU USP

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons