Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“En el corredor de la muerte”, la lucha de Pablo Ibar por demostrar su inocencia

En el corredor de la muerte detalla la historia de Pablo Ibar, preso español que lucha por demostrar su inocencia y evitar la pena capital en Estados Unidos. Un excelente ejercicio periodístico que permite una profunda reflexión sobre este castigo. 

La vida de Pablo Ibar se interrumpió bruscamente en 1994. Cuando tenía 22 años, fue detenido por un triple asesinato que él afirma no haber cometido. En el año 2000 recibió la fatal sentencia: había sido condenado a muerte. Comenzó entonces una lucha desesperada por la vida a base de recursos y apelaciones. Dieciséis años aferrándose a cualquier clavo ardiendo. En 2016, consiguió lo que llevaba persiguiendo tanto tiempo: que declararan que no había tenido un juicio justo, se anulara su condena y se anunciara la repetición del juicio. De todo ello trata En el corredor de la muerte, el nuevo libro -publicado en Espasa- de Nacho Carretero, quien lleva un tiempo en la cresta de la ola por Fariña.

en el corredor de la muerte

EN EL CORREDOR DE LA MUERTE | NACHO CARRETERO | ESPASA | 2018 | 176 PÁGS. | 19,90 € | EBOOK: 10,99 €

En el corredor de la muerte, y todo el caso de Pablo Ibar, por lo escandaloso de la condena (sin pruebas físicas, la acusación se basó en un testimonio dudoso y en una grabación muy borrosa de una cámara de seguridad), permite poner en tela de juicio la pena de muerte y reabrir un debate que, en realidad, nunca se ha cerrado. A la luz de las palabras del papa Francisco en el mes de agosto, la pena de muerte es inadmisible bajo cualquier circunstancia, ya que supone un ataque directo a la dignidad del ser humano. El carácter sagrado de la vida está por encima de todo.

Pero es que, además, en este caso resulta especialmente vergonzosa la condena. ¿Cómo es posible que, en el país que presume de ser la cuna de la democracia moderna, la vanguardia de la civilización, la nueva cabeza del imperio, se condene a un hombre sin pruebas? Más aún, ¿cómo es posible que siga existiendo la pena capital? La pena de muerte supone, incluso, una hipocresía en el ámbito jurídico: si un Estado basa su sistema penal en el castigo a quien mata, la pena de muerte supone saltarse su propia ley para condenar a un hombre. Por otro lado, la pena no equivale para nada a hacer justicia para la víctima o sus familiares, sino que, más bien, se asemeja al concepto de venganza.

No es este un lugar para valorar la inocencia o la culpabilidad de Pablo Ibar (eso debe hacerse en un tribunal y, afortunadamente, no es mi responsabilidad), del mismo modo que tampoco lo es En el corredor de la muerte. El libro de Nacho Carretero es un ejercicio magistral de periodismo, un relato ágil y certero de un caso complicadísimo y muy espinoso, narrado desde la cercanía que le permiten las horas de entrevistas pasadas con el condenado y su familia. Uno de sus aciertos consiste en narrar todos los antecedentes de la historia, desde la llegada de su padre, Cándido, desde el País Vasco a Estados Unidos para desarrollar su carrera de pelotari. Pablo es, por cierto, sobrino del mítico boxeador Urtain, que, tras una brillante y exitosísima carrera pugilística, acabó con su vida en 1992 (la maldición de los Ibar viene de lejos).

En el corredor de la muerte cuenta, además de un hecho propio del periodismo de sucesos, una profunda tragedia humana. El libro se aleja del morboso sensacionalismo imperante en nuestros días para centrarse en dos cosas: por un lado, los hechos objetivos, y, por otro, el dolor y la amargura de Pablo y su familia, separados desde hace casi un cuarto de siglo, y que les ha llevado a luchar de forma incansable por sacar a Pablo del corredor de la muerte (y, si es posible, demostrar su inocencia y obtener su libertad). Han recibido muchos varapalos desde 1994, pero no han perdido la fe. Porque lo importante no es lo fuerte que golpee la vida, sino la capacidad de levantarse y continuar luchando.

El 1 de octubre se reabre el juicio. Hoy, Pablo Ibar está más cerca de la libertad de lo que lo ha estado desde 1994. Esto no quiere decir, sin embargo, que vaya a ser fácil. Delante tiene un sistema que se defenderá con uñas y dientes (cada hombre sacado del corredor de la muerte, cada pena anulada, supone poner en entredicho el mismo sistema penitenciario), un fiscal que volverá a pedir la pena de muerte y una opinión pública contraria a su liberación, deseosa de carnaza y venganza. Mientras esperamos la resolución en los próximos meses, leer En el corredor de la muerte es una buena opción. Es una lectura que, si bien resulta ligera y amena por las portentosas dotes de narrador de Nacho Carretero, genera angustia y dolor al lector por el caso de Pablo. Estaremos atentos. Que se haga justicia.

Imagen de portada: Detalle de la portada de En el corredor de la muerte | Espasa
Escrito por

Graduado en Humanidades por la Universidad Carlos III. Crítico de Arte.

Ultimo comentario

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons