Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“El hombre de blanco”. Johnny Cash narra la conversión de san Pablo… y la suya

Johnny Cash vivió un profundo proceso de redención. El cantante, aferrado a la fe y a su mujer, escribió la novela El hombre de blanco, en la que la conversión de san Pablo se cruza con la suya.

La figura de Johnny Cash (1932-2003) no necesita mucha presentación. Leyenda de la música, icono del country y del folk, el “Hombre de negro” ha deleitado con sus canciones a millones de personas. Sus temas de juventud hablan de rebeldía y delincuencia, de armas y violencia, de delincuencia y adicciones, pero, con el paso del tiempo, Johnny Cash fue derivando hacia una música más profunda, con letras que reflexionan acerca de temas como Dios, el perdón o la redención. Fruto de esa dimensión religiosa y espiritual, llegó a escribir incluso una novela acerca de la conversión de san Pablo, El hombre de blanco, publicada en Estados Unidos en 1986, pero que acaba de llegar por primera vez a las librerías españolas con Reservoir Books.

El hombre de blanco

EL HOMBRE DE BLANCO | JOHNNY CASH | RESERVOIR BOOKS | 2018 | 272 PÁGS. | 20,90 € | EBOOK: 9,99 €

Para quien no conozca bien la figura y las dimensiones del alma y el trabajo de Johnny Cash puede resultar sorprendente conocer el hecho de que el rebelde que desafió al mundo y a las autoridades, y que alabó la figura del recluso en canciones como Folsom Prison Blues o San Quentin, dedicara su única novela a la conversión de san Pablo. Pero, a poco que se investigue acerca de su biografía, los paralelismos entre los dos son evidentes, y la redacción de El hombre de blanco cobra mayor sentido.

En efecto, ambos vivieron una profunda transformación en sus vidas. Uno pasó de ser Saulo de Tarso, fariseo y judío radical perseguidor de los primeros cristianos (presente e involucrado en el martirio de san Esteban), a ser Pablo, el apóstol de los gentiles, discípulo de Cristo y predicador infatigable del Evangelio. El otro, después de atravesar un infierno de drogas, alcohol y autodestrucción, consiguió, también de la mano de Cristo, dar un cambio radical a su vida y centrarse en una carrera musical brillante. Los dos pasaron de desperdiciar sus dones a hacer un buen uso de ellos. Y los dos fueron grandes conocedores de la Palabra y dedicaron sus vidas a difundirla (cierto es que uno con mucho mayor alcance y consecuencias mayores).

Y es que si algo llama la atención en El hombre de blanco es el profundo conocimiento y amor de Johnny Cash por el mensaje de Cristo. Era un hombre de profunda fe, como se aprecia también en las canciones de sus últimos años, como Help me, una desgarradora petición de ayuda a Dios ante la falta de fuerzas y el cansancio de su vejez, o I Corinthians, 15:55, basada precisamente en el desafío lanzado por san Pablo a la muerte en una de sus cartas (“¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está, muerte, tu aguijón?”). Cash, durante los largos años que duró el proceso de redacción, investigó largamente para poder escribir su novela y, de hecho, sorprende la calidad de la ambientación.

En el largo prólogo de la novela, Johnny Cash nos habla sin tapujos de sus problemas con los estimulantes y de lo cerca que estuvo de ser destruido por sus adicciones. La película En la cuerda floja, en la que el cantante es interpretado por Joaquin Phoenix, es una buena forma de acercarnos a ese proceso y al clavo ardiendo que supuso su esposa, June Carter, a la hora de volver a salir a flote. El otro pilar sobre el que afianzó su nueva vida fue Jesucristo y su fe cristiana (baptista), de modo que la escena del encuentro entre Cristo y Saulo a las puertas de Damasco en El hombre de blanco resulta especialmente sentido y emotivo. Se nota que Cash siente que él mismo es también el destinatario del mensaje.

El hombre de blanco es una gran novela, de rápida y cómoda lectura, que introduce en su primera mitad al personaje fanático y violento que, tras el contacto con la Luz del Resucitado, se convirtió en el paladín del Evangelio, un hombre que entregó su vida a la predicación de la Palabra. Léanla y aprecien la intensidad de la conversión, porque, en el fondo, su historia de conversión se dirige a todos nosotros. No dejen de acercarse al momento en que el “Hombre de blanco” transformó al “Hombre de negro”.

Imagen de portada: Detalle de la portada de El hombre de blanco | Reservoir Books
Escrito por

Graduado en Humanidades por la Universidad Carlos III. Crítico de Arte.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons