Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“El Círculo”: Con fecha de caducidad

Basada en la novela del mismo nombre, El Círculo es un thriller que sitúa a una chica corriente en medio de los malvados planes de una inmensa compañía de telecomunicaciones para aprovechar en su favor el control de casi cada rincón del planeta. Emma Watson sigue en pleno auge, midiéndose ahora a un Tom Hanks por encima del bien y del mal.

FICHA TÉCNICA

El Círculo (**)

(Estados Unidos, 2017)

Dirección: James Ponsoldt

Guion: James Ponsoldt (Novela: Dave Eggers)

Reparto: Emma Watson, Tom Hanks, John Bodega, Karen Gillan, Bill Paxton, Parron Oswalt, Ella Coltrane, Ellen Wong, Nate Corddry, Jimmy Wong, Poorna Jagannathan, Kelli Barksdale, Allyson Nicole Jones, Amir Talai, Regina Saldivar

Duración: 110 min

Género: Ciencia ficción. Thriller

Se pueden discutir muchas cosas sobre El Círculo. Que sea una película “muy de su tiempo” no es una de ellas. (“¿Cómo puede un hombre vivir en un tiempo que no sea su propio tiempo?”, se preguntaba el escéptico Marcos en uno de los pasajes más divertidos de Arte, de Yasmina Reza). Uno la ve y no puede evitar ver reflejada la realidad que le circunda. Una realidad reciente e inmediata. Tanto que lo que produce un mayor asombro es que se base en una novela de Dave Eggers publicada en 2013. ¡Qué clarividencia la de este autor, que ha participado el guion de esta adaptación! Cualquiera diría que vio en una bola de cristal el auge de las Instagram Stories, esos vídeos de 15 segundos que duran un día alojados en la red social y que suelen mostrar actividades ciertamente mundanas de sus protagonistas.

Tanta frescura temática suele tener un elevado coste en forma de caducidad prematura. Los filmes con asuntos más o menos universales no solo aguantan, sino que mejoran con el paso del tiempo. En un determinado momento, un personaje puede sacar un vetusto teléfono móvil que delate el tiempo transcurrido, provocando un esbozo de sonrisa en el espectador. Pero los que quieren levantar rapidísima acta notarial de un momento determinado del desarrollo tecnológico quedan ridículamente envejecidos a los pocos años. Es, nos tememos, el futuro que espera a El Círculo. Una película que puede entretener a los adolescentes que se graben una Story a la salida del cine diciendo lo mucho que les ha gustado. Pero que probablemente les haga sentir cierta vergüenza de sí mismos cuando la repesquen accidentalmente en algún pase televisivo dentro de no mucho.

El gran problema de El Círculo es que su atractivo trasfondo queda muy ensombrecido por lo rutinario del desarrollo argumental y de los personajes. Todo es de una previsibilidad sorprendente viniendo de un producto que quiere ser de primera magnitud

Mae (Emma Watson) consigue, gracias a su amiga Annie (Karen Gillian), entrar a trabajar en el servicio de atención al cliente de la compañía de telecomunicaciones The Circle. Dueños de una exitosa red social, la firma busca abrir nuevos horizontes a través de la instalación de múltiples cámaras de dimensiones diminutas que podrían convertir el occidente industrializado en un gigantesco plató de televisión por Internet. Mae consigue escalar rápido en la empresa –cuya política respecto a la implicación del empleado la asemeja a una secta- gracias al apoyo de su carismático fundador, una poco disimulada mezcla de Steve Jobs, Bill Gates y Mark Zuckerberg llamada Bailey (Tom Hanks). Por supuesto, hay aviesas intenciones en la compañía (el cine de los tan capitalistas Estados Unidos ha tenido un filón de villanía en las grandes corporaciones desde hace aproximadamente una década). En otras palabras, el peligro que sobre cualquiera de nosotros podría tener el control, casi en exclusiva, de nuestras comunicaciones, por parte de un mismo ente ansioso de lucro y poder. Todo acaba desembocando en el thriller, hasta llegar a un desenlace que está muy lejos de poder calificarse como álgido.

El gran problema de El Círculo es que su atractivo trasfondo queda muy ensombrecido por lo rutinario del desarrollo argumental y de los personajes. Todo es de una previsibilidad sorprendente viniendo de un producto que quiere ser de primera magnitud. Ya sabemos que el trabajo acabará distanciando a las dos amigas. O la muy burda labor de contrapeso que ejerce el personaje del noblote vecino eternamente enamorado de la protagonista, al que da vida el chaval de Boyhood (Richard Linklater, 2014), Ellar Coltrane. Por no hablar de los padres de ella. Él, enfermo de ELA, es Bill Paxton, en la que será ya su última aparición cinematográfica después de haber fallecido el pasado febrero. Ella es la estupenda Glenne Headly, a la que algunos aún recordamos como “chica” de Warren Beatty en Dick Tracy (Warren Beatty, 1990). Mención aparte merece lo de John Boyega. Su personaje es otro pastiche, en esta ocasión resultante de mezclar a Edward Snowden con Julian Assange con otros elementos de aquí y allá. Pero en ningún momento adquiere el mínimo desarrollo exigible.

Luego, claro, está Tom Hanks. El actor opera ya por encima del bien y del mal. Es su segunda participación en una adaptación de Dave Eggers, tras Esperando al rey (A hologram for the King, Tom Tykwer, 2016). El dos veces ganador del Oscar encara la sexta década de su vida con exceso de trabajo: ha intervenido en seis largometrajes solo en los dos últimos años. Puede permitirse, pues, un papel así, con el que lucirse solo con unas pocas secuencias. Ni sumará ni restará nada especial a su apabullante filmografía.

¿Qué pensaremos de ella cuando nos la topemos, de nuevo, dentro de algunos años?

El Círculo resulta llamativamente convencional allí donde uno esperaba algo (¡un poco!) de rupturismo. Que nadie se alarme: resuelve la tarde de palomitas sin el menor asomo de problema. El director James  Ponsoldt es impersonal pero sabe llevar el ritmo. La duda está en lo que pensaremos de ella cuando nos la topemos, de nuevo, dentro de algunos años.

Escrito por

Periodista. Jefe de redacción en Non Stop People. Ha trabajado en Intermedios de la Comunicación, Onda Cero, Popular TV, esRadio y 13TV.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons