Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“Diré tu nombre”: postales para concienciar

Diré tu nombre es una película errática. Que el mundo sería un lugar peor de lo que es sin el trabajo de los voluntarios y las ONG’s es algo que ya se sabe.  Sean Penn quiere subrayarlo de un modo tan burdo que dice muy poco de la estima intelectual que tiene hacia sus potenciales espectadores.

FICHA TÉCNICA

Diré tu nombre (**)

The Last Face

(Estados Unidos, 2016)

Dirección: Sean Penn

Guión: Erin Dingam

Reparto: Charlize Theron, Javier Bardem, Adèle Exarchopoulos, Jean Reno, Jared Harris,Sibongile Mlambo, Bronwyn Reed, Sarah Muhoho, Ebby Weyime

Duración: 131 min

Género: Drama

Diré tu nombre, curiosa opción para titular en castellano el original The last face, ha cosechado críticas feroces allí dónde se ha exhibido, con el pasado Festival de Cannes como principal escaparate. El esfuerzo por hacerlos a un lado y enfrentarse al quinto largometraje como director del actor Sean Penn sin el menor atisbo de prejuicio tarda pocos minutos en demostrarse vano. En efecto, la cinta es tan mala como nos advirtieron aquellos que la vieron antes.

La génesis no auguraba nada bueno. Se trata de un proyecto muy personal… de alguien que finalmente no participó en él. Robin Wright trabajó con ahínco en su preproducción en 2004, con la idea de interpretar el papel principal. Por algún motivo no se hizo. Pero su ex marido, Sean Penn, decidió resucitarlo con su nueva pareja, Charlize Theron, como musa. Aquí se habla de cine y no de la vida privada de quiénes hacen las películas. Pero a veces éstas se enredan en determinados proyectos y es difícil separarlas.

Lo que queda sobre la pantalla es la historia de amor intermitente entre dos médicos cooperantes: la burócrata Wren (Charlize Theron) y el español Miguel (Javier Bardem). Su romance va y viene a lo largo de los años y los países africanos en guerra. Que el mundo sería un lugar (todavía) peor de lo que es sin el trabajo de los voluntarios y las ONG’s es algo que cualquier ciudadano mínimamente informado sabe perfectamente. Penn, sin embargo, quiere subrayarlo de un modo tan burdo que dice muy poco de la estima intelectual que tiene hacia sus potenciales espectadores. ¡Qué uso de la cámara lenta! ¡Qué apuesta por emplear la música como mero potenciador de la sensiblería! Podríamos darle mil vueltas al asunto, pero no lo resumiríamos mejor que Benjamin Lee en The Guardian: “No es una película sobre Penn ayudando a la gente, es una película para mostrarnos lo mucho que quiere ser visto ayudando a la gente.”

dire tu nombreLa evolución del relato no puede ser más errática. En un momento dado parece dar un giro, pero es un espejismo tan tramposo que sorprende que no haya sido eliminado del montaje final. El horror real de los campos de refugiados nos es mostrado con énfasis propio de la peor de las “tv movies”. Imposible empatizar. ¿Qué puede haber peor que optar por las más tremebundas de las soluciones a los conflictos sin que haya el menor estremecimiento en el patio de butacas?

Theron y Bardem se han llevado una buena porción de los comentarios negativos que ha generado la película. Están lejos, muy lejos, de realizar aquí sus mejores trabajos. Pero sería injusto cargar las tintas con ellos. Ni el mejor de los intérpretes estaría en condiciones de defender con dignidad el guión que aquí firma Erin Dignam. Particularmente sangrante es lo que sucede con Jared Harris y Jean Reno. Ambos asoman por ahí sin nada parecido a un personaje que incorporar. Hay una referencia a la Transición española, para explicar el origen del personaje de Miguel, que mueve directamente a la risa de puro ingenua.

Como sucesión de postales, Diré tu nombre puede tener un qué. Si sirve para concienciar a algún espectador, bienvenida sea. Como película es un monumento a la inanidad.

Escrito por

Periodista. Jefe de redacción en Non Stop People. Ha trabajado en Intermedios de la Comunicación, Onda Cero, Popular TV, esRadio y 13TV.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons