Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“Detroit” . Un necesario retrato de las revueltas raciales de 1967 con sabor a Oscar

El guion parte de la documentación periodística sobre los hechos ocurridos en Detroit en el verano de 1967, cuando, en medio de unas revueltas raciales sin precedentes, las fuerzas de seguridad asaltaron el Motel Algiers con el saldo de tres jóvenes negros muertos a tiros, y otros muchos vejados y golpeados, incluidas dos chicas blancas.

FICHA TÉCNICA

Detroit (***)

EEUU, 2017

Directora: Kathryn Bigelow

Guion: Mark Boal

Duración: 143 min.

Intérpretes: John Boyega, Jack Reynor, Hannah Murray, Anthony Mackie, Will Poulter, Jacob Latimore

Después de siete años desde que recibiera los Oscars a mejor directora y película, y tras cinco sin estrenar nada, Kathryn Bigelow vuelve a la pantalla con otro producto de alta intensidad política y reivindicativa. En este caso, el guion parte de la documentación periodística sobre los hechos ocurridos en Detroit en el verano de 1967, cuando, en medio de unas revueltas raciales sin precedentes, las fuerzas de seguridad asaltaron el Motel Algiers con el saldo de tres jóvenes negros muertos a tiros, y otros muchos vejados y golpeados, incluidas dos chicas blancas. Aquellos sucesos están relatados en un libro cuyos derechos no están a la venta, así que el guion de Mark Boal se ha tenido que armar a partir de testimonios, documentos, fotos, archivos policiales y las informaciones del periódico Detroit Free Press. Uno de los mayores logros de esta película es su brillante producción y su vibrante puesta en escena, que en algunos momentos nos hace creer que se trata de un documental y olvidamos que estamos ante una película de ficción. Otro acierto es su desgraciada actualidad, con los rebrotes racistas que se han dado últimamente en algunos lugares de Estados Unidos. Más cuestionable es el tono tendencialmente maniqueo del film, que aunque trata de matizar ciertos personajes, no deja de ser una película de blancos y negros, nunca mejor dicho, sin apenas grises. No queremos decir que no haya que subrayar la brutalidad de aquellos atropellos, sino que remarcar en exceso puede acabar restando verosimilitud a los hechos narrados.

detroitLa película, de clara vocación de denuncia, se centra en unos pocos protagonistas reales de aquellos hechos: tres policías, encabezados por Krauss (Will Poulter), el cantante Larry Reed (Algee Smith) y su compañero Fred (Jacob Latimore), las jóvenes Julie y Karen, y Dismukes (John Boyega), un vigilante jurado negro, que es la figura más interesante del film, y con el que es más fácil identificarse. De estos, Larry, Dismukes y Julie aún viven y han prestado su testimonio y colaboración en la producción del film.

La estructura de Detroit, de mucho metraje, tiene tres partes. Una primera es de contextualización, en la que, a modo de rompecabezas de tono documental, se nos ambienta en los conflictos raciales en la ciudad de Detroit en aquellos años, en los que población negra vivía recluida en barrios-guetto en unas condiciones inaceptables. La segunda parte se centra en el asalto al Motel, con un montaje angustioso y una cámara en mano muy verista. Por último, el tramo final, un poco precipitado, recrea parte de los juicios que se hicieron a los policías, y que suponen una prolongación de la agonía de la población negra de la ciudad.

En fin, una película interesante, probablemente necesaria, pero desinhibidamente militante, y por tanto, con poco margen para el espectador a la hora de sacar sus propias conclusiones. Huele a Oscar en estos tiempos anti-Trump.

Escrito por

Director de Cine de la Conferencia Episcopal Española y crítico cinematográfico en medios como 13Tv, Cadena Cope y el semanal Alfa&Omega.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons