Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Cine y boxeo: cinco películas recientes que no te puedes perder

Cine y boxeo en cinco películas recientes, poco conocidas, pero imprescindibles: porque el cuadrilátero no solo incluye directos, crochet y ganchos; más bien esfuerzo, sacrificio y entrega.

Para la gran mayoría de personas, el boxeo en el cine se reduce a las siete entregas de la serie Rocky y, si acaso, a las famosas y excelentes Toro salvaje (Martin Scorsese, 1980) y Million Dollar Baby (Clint Eastwood, 2004). Para una mayoría menos numerosa, la temática pugilística incluye también otros muchos momentos destacados entre los clásicos:

Los que han dirigido maestros del celuloide como King Vidor en la fascinante historia de superación de El campeón (1931), filme por lo demás pionero para el género, por introducirlo en la edad moderna del séptimo arte. Los protagonizados por auténticos iconos de la interpretación, como Humphrey Bogart en su última aparición, Más dura será la caída, y Paul Newman en Marcado por el odio (ambas vieron la luz en 1956). Los que llegaron bajo el sello de una corriente cinematográfica de largo recorrido y la sombra de una nación, como la italiana y titánica Rocco y sus hermanos (1960), de un neorrealista Luchino Visconti, o la posmoderna Fat City (1972), de John Huston con un joven Jeff Bridges.

Pero hay vida más allá de la extensa saga protagonizada por el Potro italiano, las viejas glorias de la gran pantalla y las exquisitas obras maestras sobre cine y boxeo de las últimas, pero pasadas décadas. La temática deportiva llegó al cine con el boxeo, cuando el séptimo arte todavía iba en pañales y Chaplin y Keaton se servían de los guantes para aderezar sus chanzas, y no ha dejado de acompañar rodajes desde entonces. El boxeo nos deja metrajes recientes poco conocidos, pero de gran calidad, aptos para todos los públicos, porque el cuadrilátero no va solo de directos, crochet y ganchos; más bien de esfuerzo, sacrificio y entrega. Aquí la selección en cinco asaltos, ¡segundos fuera!.

El declive de Patrick Leary (Lights Out, 2010)

Comenzamos haciendo esquivas: no se trata de una película, sino de una serie o de una película “larga”, según se mire, porque la productora FX suspendió El declive de Patrick Leary tras su primera temporada; seguro que el motivo de su cancelación no fue su falta de calidad. Ahí quedaron trece episodios con final cerrado para deleite de quienes se animen a acercarse a una serie que contiene todos los temas propios del género tratados con la pausa y la profundidad que permite su extensa grabación: los tejemanejes y chanchullos de los promotores, la rivalidad enconada entre competidores, la evolución de las relaciones familiares en contacto con el deporte, el vínculo entrenador-boxeador. De fondo, aunque la desafortunada traducción al español del título lo desvela demasiado a las claras, el declive de un boxeador retirado y enfermo que debe volver al ring por motivos económicos… y por defender su honor. Gran interpretación de Holt McCallany. Final estremecedor.

The Fighter (2010)

Además del fantástico tándem interpretativo de Mark Wahlberg y Christian Bale, de esta película nos dejó boquiabiertos la audacia de la grabación de David O. Russell, combinando las escenas fílmicas con tomas que simulan la transmisión televisiva del combate, una idea que ya introdujo Rocky Balboa (Rocky VI, Sylvester Stallone, 2006), aunque con menos maestría y atrevimiento, y que vimos poco después repetida en el escenario de las artes marciales mixtas en la excelente Warrior (Gavin O’Connor, 2011). Las relaciones familiares en su colisión con la fama, el dinero y los egos personales gravitan en torno a esta entretenida cinta que en su día llenó las salas de cine.

Warrior (2011)

La inclusión de este título es una pequeña, pero necesaria, traición al noble arte. Sustituimos el cuadrilátero por un octágono y las cuerdas por vallas metálicas: artes marciales mixtas (MMA). La intensidad de esta película, con 140 minutos de metraje que parecen diez, es motivo suficiente para figurar. Un auténtico drama familiar a todos los niveles, llevado hasta sus últimos extremos, envuelto en una capa de acción y emociones fuertes in crescendo. Joel Edgerton se sale y Tom Hardy pone la nota icónica en esta explosiva fiesta deportiva que trasciende a la violencia del MMA.

Urtain (2011)

Qué decir de esta película, adaptación cinematográfica de la obra teatral homónima estrenada en 2008 por Animalario en el Centro Dramático Nacional. A su manera, el homenaje artístico a uno de nuestros púgiles internacionales más recordados, interpretado por un inconmensurable Roberto Álamo. El guión sigue un desarrollo invertido, comenzando con la trágica muerte del Tigre Bengalí, a pocos días, por cierto, de la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, y remontándose, a base de ebrios recuerdos, a sus comienzos en el ring y las fortunas amasadas a su costa por empresarios y amigos. Es, sin duda, la mejor aportación del cine español al boxeo, puesto que Alacrán enamorado (Santiago A. Zannou, 2013), pese a sus cuatro nominaciones a los Goya y buenas intenciones, resultó ser algo plana y previsible y Segundo asalto (Daniel Cebrián, 2005) nos ofreció muy poco boxeo.

 cine y boxeo urtain

Southpaw (2015)

Antonie Fuqua llevaba años sin subir el listón, quizás desde Shooter (2007), y siempre bajo la sombra de su filme más conocido: Training Day (2001). Con Southpaw recuperó parte de su atractivo en taquilla. Jake Gyllenhaal continúa con su sobresaliente línea interpretativa junto a un notable Forest Whitaker en este largometraje que, aun explotando todos los tópicos del género y no presentando ninguna particularidad excelsa, nos deja un par de horas para disfrutar al máximo; previsible, pero muy entretenida. Es la incursión más reciente del boxeo en la gran pantalla; llegó a los cines en 2015 junto a Creed, séptima entrega de la saga de Stallone, lo que tal vez le restó algo de protagonismo; a España llega este viernes 24 de marzo, de la mano de Filmax, tras un año y medio de larga espera para los aficionados al boxeo y la cultura.

Escrito por

Director de El Debate de Hoy. Profesor en la USP CEU.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons