Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“Campeones” . La comedia de Javier Fesser no es el mejor camino para tratar la discapacidad

La película Campeones ha sido preseleccionada por la Academia de Cine para representar a España en los premios Oscar. La cinta de Javier Fesser competirá contra Handia y Todos lo saben. EL DEBATE DE HOY recuerda la crítica de Juan Orellana. 

FICHA TÉCNICA

Campeones

★★★

Comedia

Dirección: Javier Fesser

Guión: David Marqués, Javier Fesser

Reparto: Javier Gutiérrez, Daniel Freire, Luisa Gavasa, Itziar Castro, Juan Margallo, Athenea Mata, Roberto Chinchilla, Alberto Nieto Ferrández, Gloria Ramos, Jesús Vidal

España, 2018

Sitio web

Al director Javier Fesser le precede una irregular carrera. Empezó con la surrealista El Milagro de P. Tinto -que es la que probablemente tenga más relación con Campeones-, le siguió La gran aventura de Mortadelo y Filemón, una adaptación gamberra y divertida de los cómics de Francisco Ibáñez; en 2007 estrenó Camino, su patético ajuste de cuentas con el Opus Dei. Por fin, en 2014 ve la luz la primera película de animación de Fesser, Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo, que repite la fórmula gamberra de la anterior, pero en animación. Una trayectoria de vocación popular y cómica, si exceptuamos el fiasco de Camino, que resulta al menos inquietante a la hora de afrontar un proyecto sobre discapacitados mentales, que es lo que ha hecho en Campeones.

El argumento se centra en Marco (Javier Gutiérrez), segundo entrenador de un equipo de baloncesto de primera división. Como consecuencia de sus problemas personales, tiene un accidente conduciendo borracho, lo cual le supone un juicio y una sentencia: entrenar a un equipo de baloncesto formado por personas con discapacidad intelectual.

La película cuenta con un elenco de actores discapacitados, cuyos personajes se tornan una auténtica pesadilla para el entrenador, hombre poco sensible y no acostumbrado a que le lleven la contraria. Como el lector puede imaginar, el contacto con sus jugadores deficientes lo irá humanizando y convirtiendo en una persona nueva. Y este es el problema de esta película: su absoluta previsibilidad. La película es tan evidente en sus buenas intenciones, y de planteamientos tan obviamente “buenistas”, que sabemos desde el principio cómo van a terminar las cosas. Eso no quita para que la película sea muy divertida, llena de situaciones y gags hilarantes, y coronada por la interpretación magistral de Javier Gutiérrez.

Sin embargo, a pesar del innegable agrado que atraviesa el film, y de su ternura y simpatía, hay un punto, quizá sutil, quizá invisible para muchos, que le impide convertirse en una cinta inmortal. La razón estriba precisamente en el hecho de convertir a los discapacitados en actores sometidos a un guion cómico. Digamos que su función consiste en hacernos reír gracias a un guion divertido. De esta forma, ellos no son más que piezas de un producto hilarante. Pero de esta forma nos perdemos lo mejor, que son ellos mismos, en sí, no como medios para un fin. A lo mejor es que este género no es el adecuado para poner de manifiesto el valor intrínseco de estas personas. En cualquier caso, es una película positiva sobre el cambio que se opera en un hombre autosuficiente cuando descubre el verdadero valor de la vida.

Escrito por

Director de Cine de la Conferencia Episcopal Española y crítico cinematográfico en medios como 13Tv, Cadena Cope y el semanal Alfa&Omega.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons