Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“Borg McEnroe. La película” . Dos talentos opuestos que pagaron caro ser los mejores

Narra la historia de la rivalidad entre dos leyendas del tenis: el sueco Björn Borg y el norteamericano John McEnroe, un duelo que tuvo su culminación en la final de Wimbledon de 1980. Un film interesante para descubrir a dos talentos del deporte.

FICHA TÉCNICA

Borg McEnroe

★★★★

Dirección: Janus Metz Pedersen

Guion: Ronnie Sandahl

Reparto: Sverrir Gudnason, Shia LaBeouf, Stellan Skarsgard, Tuva Novotny,Marcus Mossberg, Leo Borg, Robert Emms, Ian Blackman, James Sobol Kelly,Jackson Gann

Duración: 103 minutos.

Suecia, 2017

Drama

Sitio web

Tras el Masters de tenis de Madrid se estrena esta película sueca que más allá de ser un homenaje al que fuera número uno del mundo -el sueco Björn Borg-, y a su rival -el norteamericano John McEnroe-, es un homenaje al tenis como deporte. El director Janus Metz no hace un biopic, sino que se centra en el torneo de Wimbledon de 1980, en cuya final se enfrentaron Borg y McEnroe, aspirando el sueco a su quinta victoria consecutiva en ese Grand Slam. Evidentemente, la narración está trufada de flashbacks que nos permiten indagar en las raíces de la personalidad compleja de ambos deportistas.

El actor sueco Sverrir Gudnason interpreta con mucho talento al austero y comedido Borg, un hombre cuya disciplina mantenida por años le ha convertido en un ramillete de neurosis y obsesiones. Una figura clave de su recorrido es su entrenador personal Lennart Bergelin (encarnado por el siempre convincente Stellan Skarsgård), que le ha seguido desde niño y que ha hecho de él una máquina de autocontrol, para lo bueno y para lo malo. El otro sustento moral del tenista es su sacrificada novia Mariana Simionescu, que interpreta Tuva Novotny con la contención requerida por el personaje. Por su parte, el agresivo y desquiciado McEnroe es interpretado por el famoso actor Shia LaBeouf, que a pesar de no parecerse mucho físicamente, hace su trabajo con mucha seriedad y convicción. La tensión creada entre los dos personajes es una de las columnas vertebrales del film, pero no tanto una tensión “deportiva”, sino la que origina unas personalidades tan opuestas que hace que no se entiendan mutuamente: McEnroe no sabe cómo Borg puede ser tan impasible, y Borg no comprende esa crispada y hostil forma de ser del americano.

Una vez que la película nos da los suficientes apuntes biográficos como para empatizar un poco más con los tenistas, nos lleva en el tramo final al que se considera el mejor partido de la historia del tenis, el del 5 de julio de 1980 en Wimbledon. Los medios de comunicación lo bautizaron como “El partido del siglo”, un partido agotador y eterno, donde la alta calidad de los contrincantes los llevaba a rascarse los puntos uno al otro en un agotador duelo.

La película, que ha pasado por el Festival de Toronto, el de San Sebastián y el BCN FILM FEST, merece nuestra atención y es muy interesante, pues plantea la difícil pregunta de si merece la pena pagar el precio que hay que pagar para ser el mejor. Un film que no sólo disfrutarán los amantes del tenis.

Escrito por

Director de Cine de la Conferencia Episcopal Española y crítico cinematográfico en medios como 13Tv, Cadena Cope y el semanal Alfa&Omega.

Ultimo comentario
  • La peli es buena, está hecho con detalle en la personalidad de ambos, al estilo de Rush pero con menos artificio comercial. Valga decir que la historia tampoco da para mucho más…está claro que eran muy diferentes pero tampoco hay eventos o giros en las vidas de los personajes que lleven al drama ni al impacto (al contrario que Lauda en Rush). Eso hace que pueda ser un poco aburrida/monótona. La narración del partido es correcta (creo que se apoya en imagen real), pero al final tampoco queda mucho mensaje. Como entretenimiento, historia deportiva e indagar algo más en estos personajes es una buena peli, pero no cuenta nada espectacular. Un 7.

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons