Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Un recorrido por la historia de “Hora 25” de la Cadena SER . El programa cumple 45 años

Hora 25 cumple 45 años. El programa comenzó a emitirse a partir de la medianoche y, así, le robaba una hora al día, aunque lo complicado era desafiar al franquismo saltándose las normas de la censura.

Cuando la Cadena SER se planteó poner en antena un programa informativo en plena era de la censura y del control informativo de la radio por el régimen de Francisco Franco, fue el irrepetible –¡y tan desconocido!- Antonio G. Calderón quien decidió darle el nombre de Hora 25.

Su hijo, Javier González Ferrari, siempre explica que se debió a que este espacio comenzó a emitirse a partir de la medianoche y, así, le robaba una hora al día. Por entonces había tenido cierta repercusión la versión cinematográfica de la novela La hora 25, de Constantin V. Gheorghiu.

Los desafíos de “Hora 25”

Pero lo del nombre del programa era lo de menos. Lo verdaderamente complicado hace 45 años, el último día del mes de enero de 1972, era desafiar al franquismo saltándose a la torera todas las normas sobre la censura que venían aplicándose en la radio desde 1938 y la obligatoriedad de conectar con Radio Nacional de España para emitir los diarios hablados de las dos y media de la tarde y las diez de la noche, impuesta en 1939.

La Cadena SER necesitaba imperiosamente masculinizar su audiencia, predominantemente femenina por el éxito de la ficción

Solo la emisora creada por el bando nacional en 1937 estaba autorizada a emitir noticias de España y del mundo. Las demás podían dar, una vez recibido el visto bueno del censor 24 horas antes, informaciones locales y deportivas. Nada más.

Hoy en día, cuando han transcurrido casi 40 años de la libertad informativa en la radio –no se produjo hasta octubre de 1977, dos años después de la muerte del generalísimo, pero esa es otra historia-, resulta impensable que una emisora generalista tenga prohibido dar noticias, sobre todo, cuando es la actualidad, en sentido amplio, la que conforma la columna vertebral de su programación y le sigue dando, hoy en día, su auténtico sentido.

Los podcast se hacen un hueco en el EGM

En la década anterior, en los años 60, la Cadena SER ya había tenido algunas escaramuzas con la puesta en marcha de ‘Matinal’, todo un éxito de audiencia que hizo reaccionar a la aletargada radio pública, que puso en marcha el excelente ‘España a las 8’.

Este programa, dirigido por Manuel Martín Ferrand, fue la cabeza de puente de una operación más ambiciosa, dilatada en justamente diez años: la emisión en la franja nocturna de un espacio informativo, aunque disimulado como “un programa de cuestiones actuales”.

¡Qué habilidad la de Antonio G. Calderón! Pero, ¿qué razones llevaron a la emisora hegemónica en audiencia durante todos esos años a jugársela con las autoridades?

La épica podría relatar deseos incontenibles de libertad entre sus periodistas y es absolutamente cierto que una buena parte de ellos tenía una clara conciencia deontológica de cuál debía ser su labor y evidentes anhelos democráticos, pero la empresa buscaba otros fines.

Se pretendía que sus oyentes supieran que la que había sido la emisora de éxito constante durante los años del régimen, la “de toda la vida”, se estaba convirtiendo ya en la “nueva radio”

En una reciente y excelente investigación científica, Beatriz Martín Pérez, mediante testimonios de los protagonistas, entre ellos el propio Martín Ferrand, Basilio Rogado e Iñaki Gabilondo, sus tres primeros directores, y la consulta de numerosas fuentes, revela cuáles fueron los dos principales objetivos.

El primero tenía un carácter fundamentalmente económico. La idea era poner en valor la franja nocturna, en esos momentos acaparada por programas de acompañamiento, como el de Encarna Sánchez en Radio España o los de música anodina.

La Cadena SER necesitaba imperiosamente masculinizar su audiencia, predominantemente femenina por el éxito de la ficción –sobre todo, los seriales- y los concursos, ya decreciente. Para ello, el horario era ideal, pues a medianoche concluían las emisiones de Televisión Española.

 Era evidente que se acercaba un tiempo nuevo tras la muerte de Franco y la Cadena SER quería colocarse antes que nadie en él

Si a esa ubicación se le añadían contenidos informativos clandestinos y noticias deportivas, nada menos que con un innovador y polémico José María García, el cóctel podía resultar explosivo.

El segundo era más estratégico. Era evidente que se acercaba un tiempo nuevo y la Cadena SER quería colocarse antes que nadie en él. Se pretendía que sus fieles oyentes supieran que la que había sido la emisora omnipresente y de éxito constante durante los años del régimen, la que les había entretenido tras la Guerra Civil, la que consideraban como su radio “de toda la vida”, se estaba convirtiendo ya en la “nueva radio”.

El boom del podcast

Y así fue. Una vez más, Antonio G. Calderón se adelantó a los tiempos. Lamentablemente, años más tarde, los cambios de propiedad en la emisora olvidaron premiar sus servicios y le condenaron al ostracismo.

Hora 25 comenzó a emitirse a partir de la medianoche y, así, le robaba una hora al día

En todo caso, la tarea no fue fácil, ni mucho menos, pues hubo tensiones constantes con la censura y con las autoridades –expedientes y sanciones incluidas-, aunque los protagonistas de aquellos angustiosos y preocupantes momentos los recuerdan ahora con añoranza y regocijo, confesando a media voz que contaron con la vista gorda, en diferentes etapas, de los ministros de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne y Pío Cabanillas Gallas; y con el apoyo y respeto profesional del sector radiofónico, que galardonó al programa y a sus dos primeros directores con otros tantos Premios Ondas en los años 1973 y 1974 y con uno más a José María García en 1975.

Imagen de portada:  El periodista  y director del programa Hora 25, Manuel Martin Ferrand, rodeado de invitados en los antiguos estudios de Radio Madrid de la Cadena SER,
Escrito por

Decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación de USP CEU. Ha sido editor superior de los servicios informativos de Onda Cero.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons