Diario de análisis, reflexión y valores   

 

La protesta de Wikipedia y el debate entre protección de contenidos y libertad en internet

Wikipedia cerró de forma temporal para protestar ante la posible aprobación de una directiva europea que restringe el intercambio de contenidos en internet en favor de una mayor protección de los autores. El debate sobre el futuro en la web sigue adelante. 

In extremis, y después de 36 horas de tensión en las que los usuarios de Wikipedia veían imposibilitado el acceso a sus contenidos gratuitos por la protesta de esta enciclopedia digital, el Parlamento Europeo no se ha atrevido a aprobar la controvertida directiva sobre los derechos de autor en el mercado único digital. Esta propuesta comunitaria reabría el debate que enfrenta a los partidarios de una internet libre y los defensores de la protección de los creadores y autores de contenidos protegibles por la propiedad intelectual. En este contexto se enmarca el cierre de Wikipedia, que alega que dicha normativa limitaría el desarrollo de internet tal y como lo conocemos en la actualidad.

Los dos principales artículos que se encuentran cuestionados son el 11 y el 13 de la propuesta de directiva comunitaria. El artículo 11 equipara a las editoriales de publicaciones de prensa a los autores protegidos por la propiedad intelectual, que, a través de la remisión a la Directiva 2001/29/CE, deberán ser requeridas y su autorización necesaria para el uso de sus contenidos por cualquier usuario de internet. El artículo 13 obliga a los proveedores de servicios de la sociedad de la información a que controlen los contenidos protegidos por la propiedad intelectual que los usuarios comparten a través de sus plataformas. Para ello, se plantea la necesidad del uso de software de reconocimiento de contenidos, es decir, programas que comparen los contenidos albergados por los usuarios con bases de datos de obras protegidas.

El problema que plantea el artículo 11, y que es denunciado por un gran número de expertos y usuarios de internet, es que modificaría la forma de entender la red en la actualidad. El libre intercambio de contenidos típico de internet se vería frenado por la necesidad de disponer de autorización de cualquier contenido que proviniese de una publicación de prensa. Esa es una de las razones que alega Wikipedia, que se vería coartada la libertad para poder enlazar contenidos de forma libre a las entradas de esta enciclopedia digital que, además, no posee ánimo de lucro. Lo cierto, no obstante, es que las disposiciones finales dejan fuera de la aplicación de esta normativa europea a quienes no persigan beneficio económico o comercial directo o indirecto, donde podría incluirse Wikipedia.

El peligro de la censura privada

Especialmente polémico es también el artículo 13. La aplicación de sistemas de filtrado por parte de las compañías de internet supondría someter cualquier publicación de un usuario de internet a un control por parte de un programa sobre la licitud de los contenidos albergados. Como indica el investigador de Harvard Rodrigo Cetina, estos sistemas de filtrado facultan a los titulares de los derechos para controlar todo tipo de acceso y uso, incluidos los usos que no pudieron ser restringidos previamente. Máxime cuando el TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea) tiende a interpretar los límites de manera muy restrictiva y nunca ha dado una orientación clara sobre cómo pueden aplicarse los mecanismos privados de control.

Propiedad intelectual y piratería . Una fiscalía especializada podría proteger a los creadores

Ello nos sitúa de nuevo ante la problemática de otorgar funciones jurisdiccionales a empresas privadas, tal y como hace Google cuando decide sobre la eliminación de contenidos como consecuencia del derecho al olvido, decidiendo si debe primar el derecho a la información o el derecho a la privacidad. En el caso de la aplicación del artículo 13, nos encontramos de nuevo en situaciones cercanas a la censura privada, pues las empresas de internet, a través de sus programas de filtrado, podrán decidir qué contenidos deben ser eliminados y cuáles no, por vulnerar los derechos de autor. Ello podría vulnerar el derecho a buscar, comunicar y recibir información garantizado por el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Si bien es cierto que la propuesta de directiva prevé en el punto 2 de dicho artículo 13 mecanismos de reclamación y recurso a los que puedan acceder los usuarios en caso de litigio, la efectividad y sumariedad de estos procedimientos será clave para que la defensa de la libertad de internet, tal y como la conocemos, perviva, aunque sea de forma limitada.

Imagen de portada: Logo de Wikipedia
Escrito por

Licenciado en Periodismo y Derecho. Doctor en Ciencias de la Información por la UCM. Compagina labores docentes e investigadoras como profesor titular de Derecho Constitucional (especialidad en Derecho de la Información) en la USP CEU. IP del proyecto “Brecha digital y personas mayores: alfabetización mediática y e-inclusión” y actualmente del proyecto “Personas mayores, E-commerce y administración electrónica”.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons