Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Paradoja de la obesidad: pesar lo correcto es la mejor opción de salud

Según la paradoja de la obesidad, tener algunos kilos de más puede estar asociado a un mayor índice de supervivencia ante ciertas enfermedades. Es probable que esta hipótesis sea solo un artefacto metodológico. Pesar lo correcto es la mejor opción de salud.

La paradoja de la obesidad es una hipótesis médica que dice que un sobrepeso u obesidad moderada pueden, en contra de lo que se pueda pensar intuitivamente, ser protectores y estar asociados a un mayor índice de supervivencia ante determinadas enfermedades. Después de mi chequeo médico anual, de volver a comprobar que me sobran kilos, grasa y me falta ejercicio, por no hablar de un colesterol en el menguante límite, he pensado en escribir sobre esta historia un poco a modo de intento de consuelo que a la postre no será tal.

Se ha sugerido que, en pacientes con enfermedad renal crónica o con cáncer, las reservas acumuladas pueden facilitar la supervivencia ante la frecuente pérdida de peso asociada a estas enfermedades. En la enfermedad renal crónica, la aparición frecuente de inflamación persistente y pérdida de energía proteica puede explicar la mejor perspectiva en personas con sobrepeso. Otras investigaciones han propuesto que la paradoja puede explicarse por el tejido adiposo que almacena sustancias químicas lipófilas que de otro modo serían tóxicas. La obesidad es el principal factor de riesgo para la diabetes tipo 2, aunque hay un porcentaje de enfermos que la contraen con peso normal (un 30% aproximadamente). En una investigación realizada para averiguar el motivo de que estas personas desarrollen la enfermedad, se descubrió algo desconcertante: los pacientes con diabetes de peso normal parecen tener el doble de probabilidades de morir que los que tienen sobrepeso u obesidad. La diabetes es el último ejemplo del fenómeno de la paradoja de la obesidad. La acumulación de supuestas evidencias está haciendo que se reexaminen suposiciones sobre la asociación entre la grasa corporal y la enfermedad.

El fenómeno se describió por primera vez en 1999, en personas con sobrepeso y obesas sometidas a hemodiálisis, y posteriormente se encontró en pacientes con insuficiencia cardíaca, infarto de miocardio, síndrome coronario agudo, cáncer y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Conviene precisar que las personas con sobrepeso son las que tienen un Índice de Masa Corporal (IMC) de entre 25.0 y 29.9 (se calcula dividiendo el peso en kilos por el cuadrado de la altura en metros), y hablamos de obesidad (con sus distintos grados) por encima de 30 de IMC.

La paradoja de la obesidad causa confusión

Las críticas hacia esta idea son múltiples y no dan mucho margen de alivio para los que tenemos tendencia a ser gorditos. La paradoja de la obesidad ha sido criticada por ser un artefacto que surge de los sesgos en los estudios observacionales. Por ejemplo, en el caso de los procesos relacionados con el tabaquismo. Los fumadores, que están sujetos a tasas de mortalidad más altas, también tienden a ser más delgados, lo que puede hacer que se subestimen los índices de riesgo asociados con las categorías de IMC con sobrepeso y obesidad. Otra preocupación es la causalidad inversa debido a la pérdida de peso inducida por la enfermedad. Es decir, puede que no sea un IMC bajo el que esté causando la muerte y que la obesidad parezca protectora, sino que el avance de la enfermedad sea lo que cause un IMC bajo.

La obesidad infantil, causa de enfermedades crónicas, se puede prevenir con vida saludable

Se ha publicado hace pocos días en el JAMA Cardiology un nuevo estudio centrado en personas que han sido diagnosticadas con enfermedades cardiovasculares. Los autores se proponen aclarar el asunto de la influencia del peso, ante la gran cantidad de pacientes que les hacían preguntas como: ¿por qué bajar de peso si la investigación dice que se vive más con sobrepeso? El estudio consta de datos de 190.672 exámenes presenciales en 10 grandes cohortes prospectivas, con un total de 3,2 millones de años de seguimiento. Todos los participantes estaban sanos al inicio del estudio. Durante el seguimiento, los investigadores evaluaron la aparición de enfermedades cardiovasculares y los casos de muerte como consecuencia de ellas. Los participantes fueron clasificados en grupos según su peso: personas con peso normal, con sobrepeso y obesas. Los resultados mostraron una longevidad similar entre las personas de peso normal y con sobrepeso (no es el caso de las obesas, cuya esperanza de vida es casi dos años menor y seis años menor en el caso de obesos mórbidos), pero un mayor riesgo para los que tienen sobrepeso de desarrollar enfermedades cardiovasculares durante su vida y, por tanto, una disminución del tiempo de vida con buena salud. Así, la probabilidad de tener un accidente cerebrovascular, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o muerte cardiovascular en hombres de mediana edad (40 a 59 años) con sobrepeso fue el 21 por ciento más alta que en hombres de peso normal. Las probabilidades eran 32 por ciento más altas en mujeres con sobrepeso que en mujeres de peso normal. En los obesos del mismo grupo de edad, dicha probabilidad fue un 67 por ciento más alta en hombres y un 85 por ciento mayor en mujeres obesas, frente mujeres de peso normal.

El doctor Khan, autor principal del trabajo, dice que de su estudio se desprende que perder peso no solo reduce el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, y otras como el cáncer, sino que muestra que alarga el tiempo de vida saludable. Otro de los autores, el Dr. Sadiya Khan indicó que “la paradoja de la obesidad ha causado mucha confusión y daño potencial porque sabemos que hay riesgos cardiovasculares y no cardiovasculares asociados con la obesidad”.

Obesidad y cáncer

En lo referente al cáncer, la situación se torna poco clara. Que la obesidad parece un factor de riesgo frente a diversos cánceres es algo repetido por numerosos estudios. Pero lo que se trata de dilucidar es si, una vez enfermo, el paciente tiene más probabilidades de supervivencia si tiene sobrepeso o incluso si es obeso. Según un trabajo de revisión publicado en Current Oncology Reports, hay algunos ejemplos en los que tumores de pacientes obesos tienen características menos agresivas en comparación con los de pacientes de peso normal. También algunos estudios apuntan a que el estado de sobrepeso y obesidad puede influir positivamente en los resultados del tratamiento. Por ejemplo, un volumen alto de grasa intra-abdominal produce una mayor exposición a doxorrubicina (un quimioterápico) en mujeres con cáncer de mama. La tercera hipótesis sobre el posible efecto beneficioso del sobrepeso se llama hipótesis de la hibernación. El exceso de tejido adiposo podría servir como una reserva de nutrientes y dar una ventaja de supervivencia en momentos de estrés, como el tratamiento contra el cáncer. Por el contrario, se dice que los estudios que hablan en favor de la hipótesis de la paradoja de la obesidad están plagados de sesgos debidos una serie de defectos en la metodología, como la falta de otros datos de salud del paciente, mal uso de los datos de IMC, causación inversa etc.

El cáncer de mama en el embarazo . Escenarios de esperanza para superarlo con éxito

Se insiste en la precaución. Es muy probable que la paradoja de la obesidad sea un artefacto metodológico. Y hay que insistir en que el incremento de probabilidad de padecer todas las enfermedades aparecidas en este artículo para personas con sobrepeso u obesas está muy fundamentado. Pesar lo correcto es, sin duda, la mejor opción de salud, aunque estos estudios tienen su interés y deberán ser completados por los investigadores.

Imagen de portada: Maternidad, escultura del colombiano Fernando Botero en el Parque Eduardo VII de Lisboa
Escrito por

Catedrático de Química Orgánica en la USP CEU y Licenciado en Ciencias Empresariales. Dirige el grupo de investigación de síntesis con compuestos organometálicos. Pertenece al grupo de trabajo Ciencia y Fe.

Ultimo comentario
  • enhorabuena. artículo original, ameno, claro, interesante, documentado y objetivo

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons