Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Conseguir una lactancia materna exitosa con la guía de los 10 pasos de la OMS y UNICEF

La lactancia materna es un proceso natural que podría salvar anualmente la vida de más de 820.000 niños menores de cinco años. Además de mejorar el desarrollo del bebé, tiene beneficios para la salud de la madre y potencia el vínculo entre ambos.

La lactancia materna es un proceso natural basado en la alimentación del lactante a partir de la leche segregada por los senos maternos para aportar al bebé los nutrientes que necesita, incluido el agua, en sus 6 primeros meses de vida, y al menos un tercio de los requerimientos necesarios hasta el 2º año de vida. Este modelo de crianza fomenta el desarrollo cognitivo y sensorial del niño, lo protege del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante y de infecciones y de enfermedades crónicas en etapas posteriores de la vida.

Por otra parte, la lactancia materna ayuda a la madre en la recuperación posparto, disminuye la prevalencia de cáncer de ovario y mama, y reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Un proceso que crea vínculos entre madre e hijo

Desde el año 2000, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida hasta los 2 años o más, asociado a la introducción de alimentos adaptados al niño, de manera progresiva.

Junto a los beneficios nutricionales y de salud, la lactancia materna brinda a nivel afectivo la oportunidad de crear vínculos entre madre e hijo, ayudando a relajarlos, reforzando dicha unión.

El cáncer de mama en el embarazo . Escenarios de esperanza para superarlo con éxito

Sin embargo, a pesar de las múltiples ventajas indicadas, las tasas de inicio del amamantamiento y de lactancia exclusivamente materna, así como la duración de la misma, han disminuido notablemente desde la amplia promoción de diversos sucedáneos artificiales de leche materna. En 2014 la venta de estas fórmulas infantiles generó ingresos por valor de 44.000 millones de dólares a nivel mundial, en 2019 se llegará a los 70.000 millones, según las previsiones.

Otros aspectos, como la legislación europea sobre la conciliación de la lactancia materna y el trabajo de las mujeres, en muchos países, no apoya a las madres a compaginar ambos hechos, provocando grandes inconvenientes a la hora de instaurar la lactancia natural en la sociedad desarrollada.

La lactancia materna evitaría muertes infantiles

La cifra estimada de muertes de niños por desnutrición en el mundo ronda los 2,7 millones al año. Alrededor de 820.000 niños menores de 5 años se salvarían si todos los bebés de entre 0 y 23 meses fueran amamantados, ya que actualmente, sólo un 40% de los nacidos son alimentados con leche materna. Las principales causas de abandono de la lactancia son la agresiva comercialización de las fórmulas infantiles, la falta de formación de los profesionales sanitarios en este ámbito, la alimentación en las primeras horas del recién nacido con lactancia artificial o materna en biberón, la difícil conciliación de la lactancia natural y la vida laboral en los países desarrollados, e incluso la ausencia de educación en general en los países en desarrollo.

El privilegio de la lactancia materna . La ONU la considera un derecho humano

En nuestro país, en los últimos años, afortunadamente han aumentado los porcentajes de lactancia materna exclusiva en todas las edades del niño. A los seis meses de edad, las cifras muestran un 70% de instauración de lactancia materna exclusiva, pero se reducen hasta un 46% a los 2 años de edad, debido principalmente a la incorporación a la vida laboral de la madre, la escolarización de los lactantes y la ingesta de alimentos altamente azucarados.

A pesar de que la lactancia materna es un acto natural, hay que resaltar que es una técnica aprendida, demostrando, en numerosos casos, que tanto la madre como los profesionales implicados necesitan apoyo para iniciarla y mantenerla. Por ello, la OMS y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) crearon la Iniciativa Hospital Amigo del Niño (1991), cuya estrategia está focalizada en centros sanitarios, hospitales, servicios de salud y, sobre todo, de maternidad, para que colaboren en pro de la lactancia materna exclusiva a nivel mundial. En este sentido, dentro del Plan de Aplicación Integral de Nutrición Infantil, del lactante y de la madre desarrollado por la OMS, uno de los objetivos para el año 2025 es aumentar las tasas de lactancia materna exclusiva en los primeros 6 meses de vida hasta un 50%, como mínimo.

Los 10 pasos para la lactancia materna

En abril del presente año, la OMS y UNICEF han publicado la guía Los 10 pasos para la lactancia materna, con el fin de destacar la importancia de la lactancia materna, sobre todo desde el mismo inicio del nacimiento. Es una revisión de la presentada en 1989, la cual estaba dirigida al nacimiento ideal, a bebés nacidos a término (39ª semana de gestación). En cambio, la versión actualizada es aplicable a todos los casos, también a prematuros, bebés con bajo peso o enfermos:

1) Disponer de fórmulas infantiles, pero no promover su uso ni facilitar muestras gratuitas.

2) Personal sanitario con formación cualificada en lactancia materna.

3) Informar de la importancia y el manejo de la lactancia materna con mujeres embarazadas y sus familias.

4) Facilitar el contacto directo e ininterrumpido piel con piel e iniciar la lactancia tan pronto como sea posible después del nacimiento.

5) Apoyar a las madres para iniciar y mantener la lactancia materna.

6) No proporcionar al recién nacido alimentados con leche materna ningún alimento o líquido que no sea leche materna, a menos que esté médicamente indicado.

7) Facilitar que madres y bebés permanezcan juntos en la misma habitación las 24 horas del día.

8) Enseñar a las madres a reconocer y responder las señales de alimentación de sus bebés.

9) Aconsejar a las madres sobre el uso y los riesgos de alimentar con biberones, tetinas y chupetes.

10) Ofrecer asistencia continua sobre la lactancia materna después del alta hospitalaria.

La última versión de la guía ofrece novedades

Las novedades a destacar en la guía (2018):

  • Los centros hospitalarios a cumplirán el compromiso ético del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna que regula la comercialización de estos productos;
  • Colocar al bebé piel con piel, para iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida o tan pronto como sea posible. Sin embargo, es paradójico que en países de ingresos elevados es donde hay “mayores barreras” a la lactancia materna, debido entre otros factores a un personal médico con mentalidad “intervencionista”, con intención de actuar aun cuando no es necesario, por ejemplo, para lavar al bebé nada más nacer en lugar de esperar;
  • La familia esté informada y preparada para la lactancia, no solo la mujer embarazada, como en la versión de 1989.
  • Se insiste en la capacitación y en la autoeficacia de las madres en los cuidados de ella y su bebé, así como en la necesidad de prepararla para conocer a su bebé y sus necesidades.

La adecuada alimentación en el embarazo es esencial para la salud y calidad de vida del hijo

La OMS aclara que su estrategia no “obliga” a la mujer a optar por la lactancia materna, si esta prefiere renunciar a ella o hacerla sentir culpable por tal elección, sino con que cada madre tenga toda la información adecuada a su alcance. Asimismo, esta institución alienta a aquellas mujeres que desean continuar con la lactancia materna después de los dos años, pero algunas sociedades rechazan la escena de una madre dando el pecho a un niño de esta edad. Por lo que la OMS intenta evitar juzgar a las madres en cualquiera de los dos sentidos.

Escrito por

Profesora Adjunta Doctora en el Departamento de Ciencias Farmacéuticas y de la Salud en la USP CEU.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons