Juan Pablo Colmenarejo

Periodista. Director y presentador de 'Buenos días Madrid' en Onda Madrid.

imagen

El órdago

La pareja Sánchez-Iglesias seguirá echando órdagos en todos los terrenos, con el fin de cerrar las vías a un cambio político en España. Tienen tres años por delante para asentar los cimientos.

Otoño en Madrid

Otoño en Madrid

Isabel Díaz Ayuso se desgasta en el corto plazo, los demás creen que ganando tiempo todo pasará. De esta crisis sanitaria no va a salir ileso ningún dirigente político. Por eso Sánchez se ha apartado del foco.

Solo Madrid

Solo Madrid

Sánchez soltó el mando único para que las autonomías asumieran un papel que no les corresponde ante una amenaza externa y global. Ahora ve cómo todo el peso de la culpa cae solo en Madrid, la joya del PP.

Ocurrió en 2019

Ocurrió en 2019

Pedro Sánchez se dedicó en 2019 a todo menos a cumplir con lo que estaba escrito en los presupuestos. Hoy, con una batalla indisimulable por los fondos europeos, Europa quiere controlar el uso que haga Sánchez del dinero del contribuyente.

Nueva normalidad

Nueva normalidad

La «nueva normalidad» no será normal si es nueva. Tampoco puede ser la prolongación de la excepcionalidad basada en la declaración de una guerra, que no ha existido, a un enemigo tan invisible como letal.

40 meses

40 meses

Pedro Sánchez sabe que sacar adelante los presupuestos le garantiza acabar la legislatura. Si consigue pasar el examen, ya no le preocupará Iglesias, salvo para quedarse con buena parte de sus votos, que para eso el PSOE es el grande y Podemos el chico.

La verdad aplazada

La verdad aplazada

Los acontecimientos ocurridos en España durante el estado de alarma confirman que había un plan, de derribo más que de reforma, ahora truncado por unas circunstancias dramáticas.

Ruido en la mayoría silenciosa

Ruido en la mayoría silenciosa

Pedro Sánchez denosta al PP porque sabe que es el único partido capaz de aglutinar a la mayoría silenciosa detrás de una alternativa cuando el ruido se apague. El estruendo llegará si Bildu entra en el Gobierno con Podemos y el PSOE.