José María Contreras Espuny

Licenciado en Filología Hispánica y doctor en Estudios Literarios. Profesor en la Escuela Universitaria de Osuna (Universidad de Sevilla). Autor de Crónicas coreanas (Renacimiento, 2016) y Confesiones de un padre sin vocación (Homo Lengens, 2018).

imagen

Mis niños y otros bichos

El cortijo de mis padres, donde almorzamos los domingos, se parece más al Serengueti que a Cantora. Hay que contar 19 adultos y 12 niños. Y siendo ya vida suficiente, aún habría que desglosar la bichillería.

Como conejos

Como conejos

Dice el salmo que dichoso el hombre que llena con hijos su aljaba, y lo usual en el Camino, al menos hasta ahora, es tener una aljaba grande, de al menos nueve plazas, de esas que pitan cuando dan marcha atrás.

Vida, demasiada

Vida, demasiada

La vida está llena de acontecimientos, o lo que es lo mismo, cosas que pasan debido a los encuentros y desencuentros de las cosas que son.

Día de playa

Día de playa

Como en tiempos de Bécquer, como en cualquier tiempo, los muertos se quedan solos. Pero ahora su soledad empieza antes, en la enfermedad y en la agonía, cuando la muerte aún no lo era todo pero ya se propagaba como un incendio de oscuridad.

Coronavirus a medida

Coronavirus a medida

Hay opiniones para todos los gustos. Sea para las medidas, sea para la evolución de la pandemia, uno puede elegir según su estado de ánimo, temperamento o ganas de quitarse a los niños de encima.

Lo bueno de fumar

Lo bueno de fumar

La primera calada de cualquier cigarro va directa al cuerpo y le desagrada. Sería pues el momento de tirarlo. Es la mente la que da la segunda, y con ello se separa del cuerpo, se eleva a costa de enfermarlo.

Tres veces confinada

Tres veces confinada

Cuando mi hija nació el 14 de febrero de 2020, no sospeché hasta qué punto la pandemia iba a marcar sus primeros meses de vida. Pronto las cosas empezaron a irse de madre y entraron en nuestra vida las llameantes cejas de Fernando Simón, los augurios de Bill Gates y la intrigante faja coronavírica en la web de As.

Apaleado

Apaleado

Cuanto más me alejo de lo publicado, más clara veo su mediocridad. A día de hoy solo volvería a firmar un puñadito de párrafos; puñadito que, probablemente, no firme mañana.