Jesús Montiel

Profesor de Lengua y Literatura. Hasta la fecha ha publicado cinco poemarios que le han valido distintos reconocimientos, entre los que destacan el Premio Internacional Alegría y el Hiperión: Placer adámico (2012), Díptico otoñal (2012), Insectario (2013), La puerta entornada(2015) y Memoria del pájaro (2016). Suya es la traducción de Resucitar, de Christian Bobin (Ed. Encuentro, 2017). Asimismo, ha publicado cinco libros de difícil clasificación, entre la narrativa, la poesía y el aforismo: Notas a pie de instante (Esdrújula, 2018), Sucederá la flor (Pre-Textos, 2018) , El amén de los árboles (Esdrújula, 2019), Señor de las periferias (Pre-Textos, 2019) y Casa de.tinta (Hiperión, 2019).

imagen

Dos mediodías

Este es el drama, el verdadero conflicto del hombre, a mi parecer: que no hace lo que desea en realidad. El único infierno que conozco es saber dónde está la vida y no caminar hacia ella.

Mi casa y los desperfectos

Mi casa y los desperfectos

Me gustaría vivir con todo bien encarrilado siempre. Es un afán de línea recta que, puesto que la realidad viene con curvas, acaba siempre malográndose.

Quiero ser la montaña

Quiero ser la montaña

La montaña no se mueve, no se derrumba ni cambia de postura. Acepta el cielo del invierno y calla bajo la nieve, helándose cada noche.

Mi cráneo y yo

Mi cráneo y yo

Mirar la vida desde el lecho de muerte nos devuelve a nuestro tamaño de criaturas y nos aleja del espejo deformante del ego, que nos hace dioses.

Historia de Juan el Enano

Historia de Juan el Enano

No obedecemos la realidad, y por esto sufrimos, porque lo que pretendemos es que la realidad nos obedezca.

Olor a leña

Olor a leña

Me han gustado siempre los monjes, su vida se me antoja más auténtica que la del youtuber. De modo que siempre me he preguntado si es posible vivir así en la ciudad.

Mi soledad no es para mí

Mi soledad no es para mí

La soledad, si no tiene las puertas abiertas o no termina en un amor concreto, es el infierno. Donde uno está muy solo, aunque de otra manera.

Un mundo que no enseña la muerte

Un mundo que no enseña la muerte

La muerte ha sido expulsada de nuestros hogares. Se la ha sacado a rastras para encerrarla en edificios con profesionales y máquinas.