El Debate de hoy

Jesús Montiel

Profesor de Lengua y Literatura. Hasta la fecha ha publicado cinco poemarios que le han valido distintos reconocimientos, entre los que destacan el Premio Internacional Alegría y el Hiperión: Placer adámico (2012), Díptico otoñal (2012), Insectario (2013), La puerta entornada(2015) y Memoria del pájaro (2016). Suya es la traducción de Resucitar, de Christian Bobin (Ed. Encuentro, 2017). Asimismo, ha publicado cinco libros de difícil clasificación, entre la narrativa, la poesía y el aforismo: Notas a pie de instante (Esdrújula, 2018), Sucederá la flor (Pre-Textos, 2018) , El amén de los árboles (Esdrújula, 2019), Señor de las periferias (Pre-Textos, 2019) y Casa de.tinta (Hiperión, 2019).

imagen

Treinta y seis

Hoy cumplo treinta y seis años pero no tengo miedo. Ahora la muerte se me antoja un lugar acolchado, la puerta necesaria para alcanzar la claridad.

Aunque es de noche

Aunque es de noche

Vivir es mantener una llama sin que se apague. Aunque a tientas, borroso, en la más completa oscuridad, el hombre puede cultivar una luz.

Vivir en el amén

Vivir en el amén

Todo cuanto buscamos pensando en el futuro, escarbando en el pasado, está sucediendo ahora mismo.

Cada segundo es una iglesia

Cada segundo es una iglesia

Hoy creo que Dios anida en nuestra torpeza. Que la debilidad es el cable de cobre por el que Dios viaja hasta nosotros.

Un banquito de madera

Un banquito de madera

Hay sucesos de nuestra vida, los más importantes, que nadie comprenderá por más que nos expliquemos.

Un milagro de seis años

Un milagro de seis años

Después de muchos años, he comprendido qué pintaba yo dando catequesis a los niños de primera comunión aquel único año: que Lucía, un milagro de seis años, me mostrase lo que significa la oración.

Las cosas hablan

Las cosas hablan

No escuchamos la realidad porque la manipulamos. Es decir, usamos las cosas para nuestros propios fines.

Elogio del niño despistado

Elogio del niño despistado

El mundo tendría peor ventilación sin alguien lanzando los ojos al techo de la oficina o dibujando monigotes en los márgenes de un libro de texto.

Los días tristes

Los días tristes

Hay días lánguidos, de una tristeza repentina, y otros henchidos de luz, con la suavidad de la caricia.