Javier Díaz Vega

imagen

El cumpleaños de mamá

Es incómodo hablar del suicidio. Nos estamos acostumbrando a huir del sufrimiento, a no querer mirarlo a la cara o incluso a tratarlo con una frialdad estadística que prefiere no descubrir que detrás de cada dato hay una persona, y con ella una familia, una historia rota por un dolor muchas veces incomprensible, inesperado y lleno de interrogantes.